Archivos para mayo, 2008

Niños a medida

En la actualidad se está generando un debate interesante gracias a la posibilidad de exportar material genético (semen, dicho en plano) desde España a otras partes del mundo, por parte del IVI, el Instituto Valenciano de Infertilidad. Las parejas puede seleccionar un donante de determinadas características para, teóricamente, tener hijos que se parezcan los más posible a ellos. También, teóricamente, los españoles no pueden acceder a este servicio. Pero me gustaría hacer ver que esto no es así, o al menos en la práctica puede ser de otra manera.

Se dice que este procedimiento se usa sólo para casos de parejas infértiles que quieren tener hijos semejantes a ellos. Esto ya de por si es un problema ético, ya que por mucho que quieran negarlo, es pedir un niño “a la carta”, esto que se discute tanto desde hace años. Segundo, no tiene que ser necesariamente así. Puede que una pareja de morenos quiera un niño rubio o pelirrojo, con los ojos de un determinado color o al menos que exista esa posibilidad. Aparte de los problemas genéticos propiamente dichos que existen para esto (los rubios son genéticamente recesivos, con lo que al menos la madre debería ser rubia si el donante también es rubio para que el resultado final sea rubio también), esto acrecenta más el debate sobre los niños a medida. Y tampoco es cierto que los españoles no puedan acceder a estos servicios, puesto que no les será complicado a muchas parejas españolas solicitar a un laboratorio extranjero que a su vez solicite al IVI material en las mismas condiciones. Es decir, hecha la ley, hecha la trampa.

Mi opinión al respecto es que con todo esto jugamos a ser Dios. La genética, por su propia naturaleza, tiene unas cuestiones que le son propias y que son totalmente aleatorias. Cuando usamos nuestro libre albedrío para afectar a esas capacidades, estamos necesariamente actuando de forma consciente alterando lo que de normal es aleatorio. Si estamos de acuerdo en unas cosas, lo hay que estar en otras. Si consideramos que no se pueden usar embriones para crear niños con determinadas características, tampoco es ético que se pueda seleccionar al donante para lograr determinados resultados. Esto es, desde luego, una cuestión cultural, y lo que ahora vemos poco ético, dentro de cien años puede serlo sin problemas. Lo que sí debemos considerar en cualquier caso es que cuando hacemos esto, estamos creando una vida asignándole determinadas circunstancias que pueden no salir todo lo bien que se quisiera y que serían deseables para esa futura persona. Yo creo que nadie pone en duda que la investigación para evitar enfermedades genéticas es deseable y factible, pero eso es una cosa, y otra distinta elegir como quieres que sea tu hijo. La variedad genética es lo que ha hecho que las especies vivas tengan la diversidad y la riqueza que poseen. Si todos empezamos a elegir lo que queremos, tenderemos a unificar y empeorar nuestra especie de forma inequívoca. Como conclusión, queda claro que este tema es complicado y en mi opinión nada deseable, pero los caminos del gen son inexcrutables. Y de la estupidez humana, más.

Nosotros y los animales

“La grandeza de una nación se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”

Mahatma Gandhi

Esta claro que España no es una gran nación. Os vuelvo a recordar esto (y no quiero rememorar aquello de tirar cabras de campanarios):

Patentes absurdas

Sólo una pequeña nota para que se vea lo estúpidos que somos los humanos. Una empresa ha patentado que si usas una imagen para enlazar a otras páginas, tienes que pagarles. Como lo leen. Por suerte en Europa (aún) no existen las patentes de software, pero en USA, Australia y Nueva Zelanda ya lo pueden hacer. Esto sí es toda una revolución, y lo demás son tonterías. Ahora van a tener por ahí auténticos problemas para hacer sitios web. No puedes enlazar ni siquiera a tus propias páginas de tu propio sitio. ¿A que es terrible? La realidad, una vez más, supera a la ficción.

La cruz y la Biblia

La última polémica más o menos idiota que nuestra clase política trata sobre la necesidad o no de que en el juramento de los cargos más altos del establishment deban aparecer dos símbolos claramente religiosos como una cruz y una Biblia junto a la Constitución. Al parecer a IU les molesta mucho esto (ni que fueran a probarlo alguna vez), y ahora todo el mundo habla de ello. Todo el mundo opina y ninguno sabe muy bien lo que decir, excepto los pocos que lo tienen claro, que, curiosamente, son los que nunca caerán en la tentación.

Analicemos el problema. Por un lado, es cierto que estamos en un estado laico, pero un estado laico en el que sus más altos elementos consideran que “el páis es como es, y que por eso no hay que cambiar nada”, no es tampoco un estado muy progresista. Eso suena más a conservador. Que curioso, porque es lo que opina el PSOE. No se quieren pringar con nadie. Naturalmente, Zapatero no quiere ofender a su colega Juan Carlos, tampoco quiere poner en pie de guerra al mermado PP, y en general no quiere molestar a los millones de futuros posibles votantes que puedan verse ofendidos, aunque voten izquierda.

¿Mi opinión? Pues que efectivamente esos dos elementos no deberían estar junto con la Constitución. En un estado laico, estado civil y religión son dos ámbitos distintos que no deberían mezclarse. Y no entiendo tampoco esa idea de que jurar tiene necesariamente algo que ver con la religión, y que no deben jurar los que no sean creyentes, o algo así… Si se promete y no jura, es por una razón diferente: jurar es un concepto absoluto, moral, blanco y negro. Prometer es más gris, ético, intermedio, ambigüo. Por eso lo prefiere la progresía. Los cristianos de pro juran, porque lo hacen ante su dios. Pero no debería importar mucho si se jura o promete: cuando se es un alto cargo sólo se obedece a la idea de estado y al servicio de los ciudadanos, no a ningún dios. Y si alguno está ahí por eso, tiene un serio problema, o más bien, sus votantes. O más bien, todos.

Aplíquese el café alrededor de…

No sé si se han dado cuenta, pero yo ya he visto dos productos de cosmética que tienen la cafeína como producto base importante para provocar los supuestos efectos que dicen que tienen. Esto no dejaría de ser una cuestión semejante a la del colágeno (una sustancia que todas las células vivas producen de forma natural y gracias a la cual existen los seres pluricelulados, o sea, como nosotros), de no ser porque nosotros no producimos cafeína. Han introducido un elemento curioso dentro de sus compuestos químicos que habrá que ver que efectos pueden producir. Como casi todas las cosas de este tipo (sólo hay que ver lo de la baba de caracol), no es más que placebo, pero sólo por lo chocante de que la sustancia se encuentre en productos que la gente se aplica diariamente en la cara supongo que hasta harán que vendan más. Lo siguiente será poner gazpacho, yo que sé.

La decisión de vivir

El aborto es sin duda un tema complicado en exceso y de muy difícil solución para quien tiene que tomar la decisión ética y moral de hacerlo o no. Esto me ha venido a la memoria tras volver a ver uno de los capítulos más cáusticos de la serie House M.D., que sigo habitualmente y que incluso visiono sus repeticiones con placer. En el capítulo “Posición fetal”, House tiene que operar a una embarazada para intentar salvarla mientras de alguna manera pretendía conservar la vida también del feto en sus entrañas. Hasta esa operación, House llama al feto como lo que es, por feo y purulento que suene, un feto. Pero después comienza a llamarlo bebé. Este es el momento mágico donde ocurre todo (es una pena que no tenga audio, pero ahí va):

Seguir leyendo »

Para quien haya entendido el guiño del título, a continuación le explico el porqué de la variación. Y para quien lo haya entendido, le haré la ya clásica explicación previa totalmente necesaria. Se trata de una parafrasis muy libre de la novela del gran escritor estadounidense Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?“, que fue llevada exitosamente al cine por Ridley Scott con el título inolvidable de “Blade Runner“. Y ahora paso a explicar el por qué de este artículo.

Yo tenía un conejo. Digo tenía porque murió en extrañas circunstancias mientras una amistad me lo cuidaba mientras yo estaba de viaje. Lo cierto es que estaba chuchurría durante un tiempo antes pero no me preocupé en su momento y finalmente pasó lo que tenía que pasar. Eso sí, vivió dos años y medio la mar de contenta (era coneja), y creo que la cuidé bien, hasta ese fatídico día. Y me echo la culpa, tengo que ser sincero, porque no lo hice todo lo bien que debía. Son animales que viven poco, son muy sensibles a los cambios y a las enfermedades, y aunque intento tranquilizar mi conciencia diciéndome que era normal que ocurriese, sé que no es del todo así. Así que sí, en ocasiones recuerdo a esa coneja con cariño e intento recordarla a menudo. Nike se llamaba, como la diosa griega.

Pero esto también va por otra cosa. Los bloqueros, al menos los que estamos muy encima de nuestros blogs, soñamos con lo que hacemos o dejamos de hacer con él. En la novela de PK Dick, Rick Deckard, el protagonista, es un perseguidor de androides que no está muy seguro de que el mismo sea o no un androide (ese es el drama de la historia), pero sueña con ovejas eléctricas. El tal Dick era un visionario. Ahora tenemos perritos mecánicos y electrónicos que emulan a los normales. En la novela, los animales de compañía habían desaparecido, y la mascota de moda era la oveja-droide (o lambdroid, que quedaría más propio), y su sueño era poder tener una de verdad. Dentro de mucho tiempo tal vez termine siendo así, pero de momento debemos disfrutar de nuestros animales de verdad. Y de nuestros blogs. Debemos cuidarlos, mimarlos, cuidar también a la audiencia y no ser pretenciosos. Debemos evitar tener sueños, o pesadillas más bien, con nuestros blogs. No ayuda a la salud mental.

Nuestros amigos los perros

Me hago eco de una noticia en la que se multa con entre 6.000 y 18.000 euros a un pibe que dejó a dos perros encerrados sin comida ni agua y se marchó sin más, visto en Ellos no lo harían. Aparte de lo macabro del asunto, yo soy amante de los animales en general y especialmente de los perros, con los que tengo una especial afinidad. Descubrir cosas como estas le joden a uno la vida, pero lo peor es pensar en cuantas veces deben pasar cosas así en el mundo. Tenemos que concienciarnos de que nuestros animales de compañía son seres sintientes que en muchos casos tienen una inteligencia que no sabemos apreciar y dependen completamente de nosotros para existir. Lo justo es verlos como parte de la familia, como un elemento más de la unidad familiar y comportarnos con ellos como lo haríamos con nuestros hijos, sólo que ellos no te abandonarán nunca y morirán a tu lado siendo como siempre, unos amigos perfectos.

Recientemente hablábamos de la joven que se suicidó por culpa de un “amigo” de Internet. Lo cierto es que independientemente de casos como este, hay personas que tienen una necesidad de Internet que roza el absurdo, y en ocasiones, la adicción.

La mayoría de las personas usa Internet para leer el correo, buscar alguna información, chatear y poco más. Muchos lo usan para jugar online con personas de todo el mundo. Gente como yo lo usamos para trabajar, para contactar con nuestros clientes y desarrollar nuestros productos. También lo usamos para hacer blogs, ya lo sé, lo iba a decir… Pero nos encontramos con casos en los que, por razones muy diversas y generalmente de tipo psicológico, requieren de tener Internet a toda costa para cubrir casi todas las parcelas de su vida. Hay gente que se hace la compra por Internet, que se compra incluso la ropa, que se prepara los viajes exclusivamente por la Red y que incluso las denuncias las pone vía teclado. Estas personas tienen un serio problema y, a pesar de lo que ellas mismas puedan pensar, el problema es suyo, no de Internet. Seguir leyendo »

Italia desmadrada

No sé a ustedes, pero mi lo que está pasando en Italia me flipa sobremanera. Un país donde se han inventado gran parte de los sistemas jurídicos y políticos modernos y contemporaneos, donde existe una democracia rara, pero consolidada, y además con un sistema de valores en buena parte parecido al nuestro, y que sean capaces de apoyar semejantes salvajadas como las que se están realizando contra ciudadanos europeos. Esto es como mínimo inaudito. Y luego tienen las santas narices de criticarnos a nosotros porque les damos lecciones de democracia e igualdad de derechos. ¡Y encima hay que disculparse! O nuestro gobierno está formado por calzonazos redomados o alguien es idiota y no me doy cuenta. Esta vez estoy totalmente con Fernández de la Vega: lo que se está haciendo allí es casi un genocidio, y es casi porque no han asesinado a nadie, pero es una caza al hombre que no puede permitirse en el mundo en que vivimos, en la Unión Europea y en el mundo civilizado. Mal por Berlusconi, Bossi y toda su calaña. Malos, malos.





A %d blogueros les gusta esto: