La escoria de la televisión

Como sé que alguno se va a ofender por el título, merece una explicación por si acaso. La escoria, libre de las connotaciones negativas que le solemos aplicar habitualmente, es el sobrante cuando en siderurgia se calientan los metales hasta el punto de fundición, con lo que debe eliminarse si quiere conseguirse un metal lo más puro posible. Bueno, pues esto mismo es la televisión orientada a lo idiota, que es lo que tenemos hoy día en general en nuestro país (y en otros que duda cabe): anarosas, corazones, buscadores, hormigas, etc… Televisión idiota que genera idiotas. Esta es la realidad hoy en día.

Y claro, esto tiene como consecuencia básica que no vemos más que idioteces. Hemos tenido que esperar a que llegase un programa como Sé lo que hicisteis… para que muchos se dieran cuenta de que así era. Presentan a esta televisión idiota tal y como es, y eso está molestando enormemente, a pesar de ser hoy por hoy un programa minoritario en un canal minoritario. Pero de alguna forma se ha convertido en el programa insignia de La Sexta.

La Televisión orientada a lo idiota tiene una serie de premisas básicas, a saber: cuanto más irrelevante e idiota sea la información, más relevancia se le da. Sólo hay que ver como anunciaron que “iban a unir al Rey con su pasado” en Está pasando durante todo un programa y finalmente sólo era el primer coche que uso nuestro jefe de estado, y que encima no era una primicia, porque otra gente casi un mes antes ya lo había enseñado, y sin darle tanto bombo y platillo. Después, cuanto más irrelevante sea el famoso o semejante, más noticias se ofrecen sobre él. A ver, a estas alturas de la vida Ana Obregón no es nadie en este país, pero su ruptura con el tal Darek no ha dejado de vociferarse a los cuatro vientos como si fuera algo parecido al inicio de la Legislatura… Una excepción a esta regla es que el famoso puede ser más famoso, pero sólo se le da la misma importancia si le pasa algo malo, como lamentablemente estamos presenciando estos días con el pobre Andrés Pajares. Con lo que ha sido ese hombre, se están cebando hasta límites insospechados. Y por supuesto, cuantas más garrapatas puedan adherirse a la historia, tanto mejor.

Este mundo se realimenta a si mismo incesantemente: los “periodistas” de pacotilla se alimentan de las “exclusivas” que les proporcionan “famosos”, que a su vez, como saben que esto es así, generan conscientemente y de forma pusilánime más “exclusivas” de las que se alimentan los “periodistas”. Y así una y otra vez. Pero les voy a decir una cosa: no es culpa suya. Ellos sólo ven un negocio y lo explotan. La culpa es nuestra, que somos los que demandamos y consumimos esta basura. Lo criticamos y nos parece muy mal, pero no dejamos de hacerlo. Hombre, que ya sé que somos como raros y muy masocas, pero esto raya la estupidez.

Mi recomendación es que si van a ver famoseo y otras lindezas, lo hagan riendose de ellos, y cada vez menos. Leñe, si es que hasta los de La Sexta han conseguido que se eliminen programas de la parrilla…

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: