Los problemas binarios de la justicia

La justicia está chungaQue en España hay un problema con la justicia a estas alturas de la vida nadie lo duda. Por mucho que digan que las cosas mejoran, en realidad no pueden más que empeorar, porque cada vez somos más, cada vez somos más cabrones y cometemos más delitos, y al parecer el ministerio de la justicia en este país es bastante inamovible. Resulta que aproximadamente unos 270.000 casos penales están archivados pendientes de ser ejecutados, encabezando el ranking Cataluña con unos 50.000, caso arriba o abajo. Y todo porque no les da la puñetera gana de poner un sistema informático que solucionaría enormemente esta crisis judicial. Lo más curioso de todo es que aparte de lo obvio (un software cuesta dinero, y más si es para la administración y para una cosa tan tocha), es que encima se lo están pensando porque resulta que además habría que formar a una cantidad tal de funcionarios que les resulta inasequible intentarlo. Téngase en cuenta que ser funcionario es para toda la vida, como el matrimonio, y que el pibe que lleva cuarenta años archivando papeles en un juzgado cualquiera no tiene ni repajolera (ni le importa) de como usar un equipo informático, y por supuesto el software correspondiente.

Porque claro, ahora sí es posible dado que esas cosas se exijen en las oposiciones, pero hasta hace poco no era así. Formarlos les saldrá tan caro o más que el propio software en si mismo. Eso, unido a la movilidad laboral y la escasa preparación que al parecer tienen muchos de ellos, hace quetodo sea mucho, mucho más complicado.

¿Y a donde vamos? Porque Mariluz ya no va a volver, ni la mujer que murio porque un juez no ejecutó la sentencia de encarcelación del marido, y donde andará la que fue violada y que se soltó a su violador porque “iba vestida como una puta”… Ciertamente estamos indefensos. Los españoles, hoy por hoy, estamos inmersos en la inseguridad del día a día, sin saber a ciencia cierta porque las cosas siguen funcionando tan mal, y porque nadie pone remedio. Pues fundamentalmente porque no interesa y porque no hay voluntad. Seguirán ocurriendo cosas y nadie saldrá a nuestro rescate. Al final, el problema de la justicia es binario: este lo ejecuto, este no, este lo ejecuto, este no, este…

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: