Quiero mis árboles

Lo que quiero expresar en este artículo es un malestar general por mi parte por una situación que no por crítica es menos cansina: la sequía y los trasvases de las narices. No quiero entrar en vanas polémicas con este tema, sólo quiero intentar explicar una cosa que me reconcome y me da regomello, porque me parece gravísima.

España es un territorio situado al sur de Europa, en contacto casi con África, y donde año tras año la sequía y el desierto van abriéndose paso sin parar. Hace mil años, al contrario, España era un luegar muy diferente. Estaba hasta los topes de bosques, era una Zona Libre de Desiertos. Y África, sin embargo, era más o menos como en la actualidad. El Sáhara ya existía y llegaba hasta donde llega hoy. Así que obviamente algo ha tenido que cambiar.

Los musulmanes, en su día, crearon una vasta red de acuíferos que permitían cultivar incluso en zonas donde no había agua. Porque obviamente, no en todos los sitios hay agua. Los rios no se dejan caer por todos lados, lo que no significa que la vida vegetal salvaje pueda crecer sin problemas aún en condiciones adversas de humedad. Hay un antiguo dicho castellano que decía que una ardilla podía ir de punta a punta de la península sin bajar una vez al suelo. Tal vez sea un poco exagerado, pero podía no ir demasiado desencaminado.

Sin embargo, ahora nos encontramos con media España como un desierto. Sólo las cuencas de los principales ríos son las que tienen una floreciente vida vegetal. Y lo cierto es que encima la culpa es nuestra: hemos destruído nuestra riqueza forestal para cultivar, lo que claro está, a nosotros nos viene bien, pero nos la están empezando a dar todas juntas. Aquellas aguas traen estos barros, nunca mejor dicho.

La reforestación del país es primordial. Rajoy decía en campaña que quería replantar no se cuantos árboles, como la extensión de La Rioja. Me parece genial, pero aparte de prometerlo, hay que hacerlo, y en más cantidad. El PP gobierna en muchas comunidades autónomas y yo no veo que nadie haga un ápice de esfuerzo por reforestar sus zonas. Estoy fráncamente desilusionado con esto, y sería una de la soluciones más viables a largo plazo, ya que una zona convenientemente reforestada ayuda a que el suelo se fije, a que la tierra absorva más agua, a que avance menos el desierto y a que se formes acuíferos naturales que de otra forma no pueden formarse. Pero claro, es mejor hacer parches como trasvases, reconducciones o como quieran decirlo, antes que tomar las decisiones valientes de verdad. Y mientras, a pelearse a tenernos a todos ocupados pensando en que vamos a beber mañana.

Anuncios

  1. titaju

    Serio problema. Muy serio.
    cuando sales de Galicia, te encuentra un paisaje más parecido a Africa que a Europa; y no parece que a nadie le importe. Este año tuvimos sequía en La Coruña, y tuvieron que cerrar las fuentes porque ¡no tenían circuito cerrado!
    montones de fuentes tirando litros y más litros de agua, sólo para que la ciudad luzca bella… Es demencial.
    Y después, en pleno desierto de Andalucía, ves enormes extensiones de campos de golf, verdes como el trigo verde, porque el turismo da dinero.
    Pues si seguimos tirando agua así, el próximo turismo vendrá en camellos.

  2. Mira, yo soy de Castilla (de Valladolid más exactamente), y no sé si sabes como es Tierra de Campos, pero es (incluso geológicamente hablando) lo mismito que Siberia, pero sin frío. Es una planicie yerma, con los lógicos bosques, pero no hay más que campos de trigo y otros cereales. Para ver algo de regadío tienes que estar, desde luego, cerca de un río. Es una llanura inmensa que va desde los montes de León hasta Navacerrada, desde Zamora hasta el nacimiento del Duero. Y es toda igual. Lo mismo pasa en Castilla La Mancha, Andalucía y otras partes, pero en estas zonas es donde es más evidente.

    Luego otro tema, del que ya me gustará hablar más adelante, es lo que dices de los campos de Golf. En Valencia y Murcia sólo se han preocupado de ese tipo de temas (turismo y alto standing), y ahora necesitan agua para beber. Lógico. Ojo, no voy a decir nada sobre el tema de trasvases, que es complejo y quiero dedicarle atención, pero estos trasvases no harían tanta falta si desde hace al menos diez a quince años se hubieran reforestado las cuencas hidrográficas. Es un desastre que estamos sufriendo ya, no es para el futuro.

    Sólo espero que alguien haga algo de una vez, pero pronto. Y por pronto estoy hablando de aquí a cinco años, porque más tarde podemos estar hablando de una catástrofe de proporciones increíbles, y me gustaría, pero no estoy hablando en broma.






A %d blogueros les gusta esto: