Suicidas en la Red

Es posible que a alguien le suene, pero me ha llamado la atención esta noticia que se ha convertido en todo un fenómeno en Internet. Megan Meier, una chavala de Missouri se suicidó recientemente debido a que un supuesto “amigo” del popular sitio MySpace le insultó, lo que de alguna manera le provocó una depresión que le empujó a matarse. Lo más increible de todo es que por ejemplo en YouTube existen videos de todo pelaje, incluso de recuerdo de la muchacha, por parte de gente que no la conoció incluso (hay versiones en español de esos recordatorios). Esto pasó en 2006 y se está conociendo ahora en los medios, con una repercusión inusitada.

La cuestión es que ese amigo, un tal Josh, no existía en realidad. Al parecer se trataba de que la madre de una ex-amiga de Megan se estaba vengando porque al parecer pensaba que ella había hecho algo contra su hija. Entonces se inventó a un personaje con el que manipuló a la joven hasta que finalmente la insultó y vejó de manera que la chavala no pudo soportarlo y decidió suicidarse. Al parecer, la mujer ni su familia (que también debió participar) no han sido imputados por ningún delito, al menos hasta la fecha.

Esta noticia tiene varios enlaces en Google y una simple búsqueda da resultados de lo más variados. La cuestión es que la noticia ha sido contrastada por varios medios como la Fox y el FBI realizó la investigación, sin poder determinar responsabilidades por parte de los supuestos culpables. Sea o no un hoax (mentira), llama la atención como después de tanto tiempo un caso así se hace popular en la red.

No son pocos los casos de chicos y chicas que se han sucidado, incluso citándose en Internet para hacerlo, quedando en algún sitio y realizando tal “proeza”. El suicidio es el último recurso de los cobardes, pero las causas y razones de tales decisiones son múltiples y variadas. Ahora el caso ha salido a la luz y en todos sitios pueden verse vestigios de esta información. Juzguen ustedes mismos.

Anuncios

  1. titaju

    Desde luego, la soledad de alguien que sólo entiende de ordenadores (o lavadoras, es lo mismo) es tremenda. Conocí una vez a una chica que le pidió a su jefe que le dejase las llaves de la oficina para trabajar el fin de semana porque se aburría en casa y se le hacían muy largos.
    Este será el mismo caso. Quiero decir que esto es sólo internet: hay cosas que te hacen pensar, que te molestan, que te son indiferentes oque te hacen gracia, pero tú tienes el poder con un sólo dedo: Puedes leer, borrar, apagar, buscar otros buscadores, temas, chats… es inmenso.
    ¿Y vas a permitir que ésto te amargue la vida? ¿Vas a permitir que algo que ni siquiera sabes si es verdad, te afecte de tal manera que te haga terminar con tu vida? No lo entiendo.
    La vida des la real, la de ahí fuera. Hay calles, bares, gente, amigos. Hay fútbol y teatros; fundaciones y museos, y gente que es muy buena.
    Aquí también hay gente buena, pero… ¿qué me impide a mí decir que soy un alma solitaria, pelirroja de ojos verdes, y que no te mentiré jamás?
    No me lo impide nadie. Y tampoco va nadie a dudar de mí ¿verdad? Pues es mentira. Ni soy pelirroja, ni tengo ojos verdes (más quisiera) ni soy un alma solitaria.
    Mentir es fácil. Y creer, también.

  2. El problema es más profundo, me parece. Primero, que era una adolescente, y a esa edad todavía estás buscando un sitio en el mundo. Si no lo encuentras en el mundo real, antes te convertías en un rebelde y tirabas para adelante. Ahora, si todos te rechazan, te puedes tapar con el manto de Internet. Es el nuevo refugio. No sabemos hasta que punto la sensibilidad de la gente puede verse afectada por lo que ocurre en la Red. Igual que una persona se ve afectada por los comentarios o los ataques de otra en el mundo real, lo mismo ocurre en Internet.

    Y hay mucha gente (cada vez más) que ya no distingue una cosa de la otra. En un reportaje esta mañana sacaban a una que decía (literalmente) que no podía vivir sin estar conectada, y que lo hacía todo a través de Internet. Esto es así ya en un número muy elevado de casos, y cada vez más. No es culpa de Internet, sino nuestra. Hay una serie de animación japonesa titulada “Serial Experiments Lain” (de ahí saqué mi apodo, de la protagonista) que trata precisamente este tema y toda la problemática que hay alrededor (desde un punto de vista de ciencia-ficción, pero al tiempo desde el punto de vista de las personas que se sumerjen en el mundo medio real y medio imaginario de Internet). La conclusión a la que se llega es que sin un control personal sobre tu mundo, ese mundo termina sumergido debajo de la linea de flotación de la Red. Esto es lo que pudo pasar con la muchacha esta. Y por eso no dejo que Internet pueda con mi vida, hago un esfuerzo consciente para ello, como supongo que hacemos muchos, pero otros son incapaces. Detectar a esos elementos es lo complicado y lo que permitiría que estas cosas no pasasen.






A %d blogueros les gusta esto: