¿Sueñan los blogueros con conejos eléctricos?

Para quien haya entendido el guiño del título, a continuación le explico el porqué de la variación. Y para quien lo haya entendido, le haré la ya clásica explicación previa totalmente necesaria. Se trata de una parafrasis muy libre de la novela del gran escritor estadounidense Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?“, que fue llevada exitosamente al cine por Ridley Scott con el título inolvidable de “Blade Runner“. Y ahora paso a explicar el por qué de este artículo.

Yo tenía un conejo. Digo tenía porque murió en extrañas circunstancias mientras una amistad me lo cuidaba mientras yo estaba de viaje. Lo cierto es que estaba chuchurría durante un tiempo antes pero no me preocupé en su momento y finalmente pasó lo que tenía que pasar. Eso sí, vivió dos años y medio la mar de contenta (era coneja), y creo que la cuidé bien, hasta ese fatídico día. Y me echo la culpa, tengo que ser sincero, porque no lo hice todo lo bien que debía. Son animales que viven poco, son muy sensibles a los cambios y a las enfermedades, y aunque intento tranquilizar mi conciencia diciéndome que era normal que ocurriese, sé que no es del todo así. Así que sí, en ocasiones recuerdo a esa coneja con cariño e intento recordarla a menudo. Nike se llamaba, como la diosa griega.

Pero esto también va por otra cosa. Los bloqueros, al menos los que estamos muy encima de nuestros blogs, soñamos con lo que hacemos o dejamos de hacer con él. En la novela de PK Dick, Rick Deckard, el protagonista, es un perseguidor de androides que no está muy seguro de que el mismo sea o no un androide (ese es el drama de la historia), pero sueña con ovejas eléctricas. El tal Dick era un visionario. Ahora tenemos perritos mecánicos y electrónicos que emulan a los normales. En la novela, los animales de compañía habían desaparecido, y la mascota de moda era la oveja-droide (o lambdroid, que quedaría más propio), y su sueño era poder tener una de verdad. Dentro de mucho tiempo tal vez termine siendo así, pero de momento debemos disfrutar de nuestros animales de verdad. Y de nuestros blogs. Debemos cuidarlos, mimarlos, cuidar también a la audiencia y no ser pretenciosos. Debemos evitar tener sueños, o pesadillas más bien, con nuestros blogs. No ayuda a la salud mental.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: