Derecho a fastidiar

La huelga de transportistas se está calentando mucho, ha muerto ya un huelguista y otro ha estado a punto en un incendio provocado. Nos encontramos en un momento en que el derecho a la huelga se está convirtiendo en derecho a fastidiar, y eso es, como mínimo, peligroso. Hace unos días daba mi apoyo a las reinvindicaciones razonables que tienen los huelguistas (transportistas, pescadores, agricultores, etc.), pero una cosa es tener derecho a exigir, y otra cosa es violar la libertad de elegir ejercer tu derecho al trabajo y a otras cosas (porque no sólo los transportistas no huelguistas son los perjudicados, ya que lo estamos siendo también los ciudadanos de a pie).

¿Que si no metes presión no ejerces fuerza y la huelga no sirve para nada? Eso es según como te lo montes, pero hay una cuestión muy clara: si pierden el apoyo popular la huelga dejará de tener sentido y estaremos ante una confrontación social muy importante. Las negociaciones no van tampoco nada bien, y precisamente los autónomos son los que están dificultando en mayor medida la toma de un acuerdo con el gobierno. El desabastecimiento es cada vez más acusado (el menda, por si acaso, ya ha tomado medidas al respecto), y al menos la gasolina la llevan los polis, porque si no la cosa sería aún peor.

El problema es serio y los transportistas más imperterritos deberán bajarse de la burra en algún momento porque si no les bajarán, y no de forma tranquila y sosegada. El gobierno también deberá forzar un acuerdo, y en su caso, proteger el derecho al trabajo de los que quieren trabajar y la llegada de productos a sus destinos para no crear una crisis social de imprevisibles consecuencias.

Anuncios

  1. titaju

    Menda también ha llenado la despensa como siempre (hago la compra una vez al mes, y coincidió con el principio del arramble generalizado de productos no perecederos), pero resultó que ayer tuve que volver a Carrefour.
    La pescadería del barrio está cerrada, pero la de Carrefour tenía pescado, mucho y a bastante bien de precio, por cierto.
    En esto que empiezan unos gritos sobre el precio de la pescadilla, y aparecen una veintena de huelguistas hablando de que si les pagan a un euro la caja de pescadilla, y aquí se vende a 5 euros el kg del mismo bicho.
    Tienen razón, claro que sí, pero resulta que yo no pude salir de Carrefour porque nos tenían acorralados, hablándonos de sus problemas, y yo me comí el marrón, cuando iba a por un libro de Kika Superbruja y una caja de tiritas.
    Por poco no llego al cole a recoger a las niñas… ¡uf!

  2. Pues como tú todos los que se han quedado atrapados en la carretera y en lugares similares. Lo que debería preocuparles, a mi entender, aparte de conseguir sus objetivos, es que la población les apoye, porque si ese apoyo falla, entonces es cuando empezarán a tener problemas ya que el gobierno empezará a tomarles la medida y a actuar en consecuencia. Hasta cierto punto lo están haciendo con la gasolina y con los atascos en Madrid, pero si la cosa persiste van a tener problemas. Sólo pueden persistir en las quejas en estas condiciones. A ver que pasa.

  3. Y añado: estuve esta mañana en el Sabeco y de perecedero (en Zaragoza digo) no había un carajo. Está la cosa muy malita en el interior al menos.

  4. charliedrums87

    tú lo has dicho: crisis. yo me tomaría este tema más en serio, ahora que estamos a tiempo, antes de que la cosa se empiece a torcer y haya confrontaciones entre conductores y huelguistas. ah, y alguien del gobierno o de la oposición, que se asome a la tele, que yo al menos no le he visto al pelo a ninguno desde que empezó la cosa esta…

  5. Ni los verás. ¿No sabes que no hay crisis? Es una ligera recesión. En condiciones como estas nos podemos temer lo peor. Entre la inactividad del gobierno y la falta de voluntad de una oposición con su propia crisis, en poco tiempo la situación va a ser caótica. Ojalá me equivoque, pero si esta semana no se arreglan algunos temas, este verano va a ser calentito calentito, y no sólo por el calentamiento global.






A %d blogueros les gusta esto: