Analizando la realidad

Más bien, analizarme a mi. Esta mañana me han sacado sangre para una prueba la semana que viene y he vuelto a recordar esa terrible sensación de que te pinchen. Es que no lo aguanto, es superior a mis fuerzas. Y más que el hecho en si de que me saquen sangre, es la sensación de la aguja en la piel, y ese ligero dolor que queda en la zona del brazo que persiste durante uno o dos días. Me da una tirria inmensa. Al fin y al cabo, consientes en que te hieran, aunque sea para algo bueno. En fin, son los gajes de la vida.

Pero hay muchos tipos de analisis. El de sangre es un analisis que yo no puedo hacer, pero puedo hacer otros muchos. A eso quiero dedicar precisamente este blog, a mirar a la realidad en un momento dado y tomarle el pulso, y espero seguir haciéndolo mirando a las cosas cara a cara, porque de otra forma no me parece que deba ser. Al final hay que ser coherente con tu blog, tengas más o menos visitas y parroquianos habituales, ya que si lo único que persigues es presencia, sí, es posible que la consigas, pero se esbafa (esfuma y disipa sin más) a la vuelta de cambio. Hay otros blogs, pero sólo en este se ofrece crítica limpia de polvo y paja (bueno, vale, puede haber alguno más, pero seguro que es un colega).

¡Y que ustedes lo sigan viendo!

Anuncios

  1. titaju

    Yo no analizo la realidad, para eso estáis los demás. Analizo mi vida y me suelo reír de ella, pero me lo paso bien.
    Los otros tipos de análisis los voy llevando; soy donante de sangre (que hace años que no dono, porque siempre me pillan entre embarazos, partos, operaciones y anestesias varias), y no tengo problema en hacerlo, pero no puedo soportar el pinchacito previo en el dedo.
    Es que me pone enferma, y tienen que venir dos a sujetarme.
    Quien me entienda que me compre.

  2. El tema es que lo mismo el análisis al final no me va a valer para nada porque me tienen que retrasar la prueba. Cagüento. El mal rato pasado para nada. Yo no llego a tanto, pero lo peor de todo es que me lo tendré que volver a hacer y tendré que pasar por la aguja. Que asco, la leche.

    (Yo no podría ser donante… Me pongo malo sólo con una jeringa, o sea que si tienen que sacarme X decilitros, directamente muero porque no muero…)






A %d blogueros les gusta esto: