El lenguaje no es vacuo, ministra

No quiero ahondar en la crítica a la mala gestión pública que la ministra de Igualdad ha hecho de su anécdota estúpida de las “miembras”. Sin embargo, sí me preocupa una cosa: que lo políticamente correcto devore la naturaleza y el espíritu del lenguaje. Insistiendo en la validez de una palabra que nadie usa, lo único que está haciendo es quitarle el sentido al lenguaje como tal. Vale todo, podemos hacer lo que nos de la gana. Y entonces llegaríamos al mundo del del lenguaje preconizado por García Márquez, donde eliminaríamos la hache, los acentos y todo lo que no sea absolutamente imprescindible. Pero como dice ese anuncio de la tele, si falta, no es lo mismo. Como cuando se quería quitar la eñe. Muchas palabras cambiarían irremediablemente, incluso la que indica el propio idioma, y diríamos “espanol”. Ese debate ya no tiene mucha discusión en la actualidad, pero si dijeramos “ola”, “almoada” o “ará”, todo seguiría sonando igual, pero por escrito nos sentiríamos muy raros. “hola” y “ola” son dos claros ejemplos de que no podemos prescindir de la hache para escribir.

Se denigra al lenguaje cuando intentamos que las cosas sean como no son. Ya de por si tener un ministerio de Igualdad es cuanto menos estúpido y no vale para nada, pero que se intente cambiar el lenguaje porque esta señora es incapaz de reaccionar es absurdo. El gobierno de Zapatero se sigue cubriendo de gloria. Si no es capaz de dirigir una crisis, esto tampoco es capaz de hacerlo, claramente.

No es que el lenguaje no tenga que cambiar ni pueda hacerlo, obviamente. Pero señora, tranquilícese un poco, leñe, que su feminismo mal entendido y exacerbado nos está causando un dolor de cabeza innecesario sólo porque no sabe corregirse a si misma. Y está claro que los demás de su rrededor tampoco saben hacerlo.

Anuncios

  1. Alexa Cohen

    Por poner un ejemplo: coño sin n es geometría.

    La corrección política igualitaria y sexualmente apropiada es estúpida y para lo único que sirve es para que se callen los idiotas que hacen apología de la igualdad sin ver más allá de sus políticamente correctas narices.

    Ninguna mujer con un mínimo de inteligencia (y las hay) quiere ser igual que un hombre – excepto transexuales varias. Lo que queremos es tener los mismos derechos, y eso no se arregla diciendo miembras y jóvenas y juezas y estudiantas. Eso es un derroche de dinero repugnante y demuestra una total falta de imaginación – por no decir de inteligencia.

    Pero ya que se empeñan, tengo algunas propuestas que plantear a la ministra de la Igualdad (oigausté, la igualdad empieza porque yo también tenga un Mercedes Benz como el suyo)

    1- Una mujer no es fácil: es horizontalmente accesible.
    2- Una mujer no es facilona: es sexualmente extrovertida.
    3- Una mujer no es tetuda: es pectoralmente superior.
    4- Una mujer no es una puta barata: es proveedora de bajo coste.

    ¿Quiere que sigamos, señora ministra?

  2. Buena respuesta. Todo este tema es básicamente una forma de feminismo mal entendido que ha generado una controversia inservible y sin contenido alguno. Esta señora podría haber dicho que fue un lapsus y punto, no hubiera pasado de ahí. Pero su enconado ataque a la Academia ha creado un absurdo lingüistico extraño y totalmente evitable, ya que al parecer esta señora no sabe que el idioma, en España al menos, lo creamos los ciudadanos, las personas que lo hablamos. Ni ella ni nadie ha oído jamás semejante palabro y simplemente ha querido quedar por encima porque es feminista superguay y tiene razón y punto. Y no se va a bajar de la burra porque a estas alturas ya sería absurdo y quedaría mucho peor, que ya es decir. Y leña al mono que es de goma.

  3. titaju

    Eso es lo de siempre. La mejor propaganda para cualquier sexo la hace un anuncio de cosmética.
    “Porque tú lo vales”.
    No hay más. Eso es igualdad.
    Me voy, que tengo al “taxisto” esperando abajo.

  4. Te juro que lo comento con mi novia: los dos coincidimos en que de los peores anuncios que echan por la tele, los que están específicamente orientados a mujeres son de los peores, ya me da igual que sea cosmética, cosas relacionadas con oler las nubes, o siendo machistas, productos para el hogar. Son lo peor. Lo siento por vosotras, pero claramente esos anuncios los realiza gente que piensa que sois medio retrasadas o algo parecido. De 10, no creo que hagan 1 que merezca realmente la pena como anuncio.

    Publicidad aparte, algún día me explayaré con el tema de la igualdad y el feminismo, que tiene para dar y tomar, aunque creo que esas cosas son para reservarlas a una página bien hecha con contenido, no a un post. Espero poder hacerlo pronto, porque con la “ministra” que nos ha tocado, tenemos tema para rato.

  5. charliedrums87

    hace unas semanas tuve que escribir un suelto informativo en la asignatura de redacción en prensa, precisamente de este tema, una asociación andaluza que lucha por la igualdad, etc., pero no van a la constitución, donde hace poco ha salido una ley que dice que un hombre agrediendo a una mujer tendrá más pena ante el juez que una mujer agrediendo a un hombre (de esto no se quejan), sino que van a lo vulnerable, a lo intangible: el lenguaje. pues eso, propuestas peregrinas como marida, miembra, y no sé qué tonterías más, “que zorra tendría que dejar de significar puta porque zorro significa otra cosa”, y lindeces de ese corte. feminismo disfrazado de igualdad. y luego tienen la grandísima idea de ponerle falda a los muñecos de las señales de tráfico en no sé qué ciudad de espaÑa… ¿eso no es discriminatorio? ¿y las mujeres que no usan falda, qué? ¿no es estúpido identificar la falda con la mujer?

  6. No sé porque leches el Akismet pone mensajes normales como spam… Es rarismo…

    ¡Eh! ¡Lo de las faldas lo he visto! Que cañón. En realidad luego no se muestra, pero he visto en Zaragoza semáforos de led con falda. Flipé, lo juro que flipé.

    Mira, quiero tratar mi opinión personal sobre el feminismo en una página, de forma extensa, porque tengo una opinión bien formada que quiero compartir, pero necesito tiempo… Es un tema harto complicado con muchos recovecos, más allá de lo políticamente correcto y que poco a poco (quien lo iba a decir), se está convirtiendo en extemporaneo. En una sociedad como la nuestra, o eres un petardo correcto o un hijoputa ofensor de causas perdidas. No hay término medio. Por suerte, la ciudadanía en general, una vez más, nos da ejemplo de buen juicio y en realidad la gente se ha tomado este tema de las “miembras” a coña marinera. Pero los políticamente correctos, los monopensantes (al contrario de los doblepensantes, malos, malos) siguen erre que erre, dale que te pego, leña al mono que es de goma. Ay, quiero mi tiempo para mi página, please…

  1. 1 Las tetas de la ministra « Meterse por meterse

    […] te has pasado veinte pueblos y como ya hiciste con tus “miembras”, no sólo no rectificas si no que obligas a otros miembros del gabinete a salir del paso cuando se […]






A %d blogueros les gusta esto: