Los móviles del demonio, vigilados

Ahora han sacado un nuevo sistema que permite a los padres vigilar los móviles (los SMS, llamadas realizadas, etc…) de sus hijos de forma remota, por medio de una conexión bluetooth. Aparte de lo estúpido del sistema (debe instalarse una aplicación daemon en el móvil, que si el muchacho lo detecta lo borrará inmediatamente, con lo que efectividad, poca o ninguna), viola el derecho de todas las personas (incluso los más jovenes) a la privacidad de las comunicaciones. Los que han sacado la idea esta dicen que puede usarse sin problemas con menores de 16 años, que parece ser una edad límite legal, pero lo cierto es que un chaval de 14 años podría ir perfectamente a la Agencia de Protección de Datos y denunciar a sus padres por esa intrusión. Le auguro poco éxito a este sistema. Y es que ponerle diques al mar es chungo, chungo.

El problema proviene de que, de forma totalmente irresponsable y en ocasiones rozando la idiotez, estamos dejando que nuestros hijos tengan un aparato que mayormente no les sirve para nada más que para jugar con él. Ya comenté hace poco mi opinión al respecto y sigo pensando exactamente igual. Cuando mayormente los adolescentes e incluso menores desconocen la responsabilidad de encargarse de algo (lo que sea, ya se trate de una mascota o de un aparato electrónico), como van a entender lo que supone el coste económico que conlleva el uso de un aparato como un móvil. Si directamente hay una cantidad industrial de adultos que ni siquiera saben manejarlo correctamente (hablando durante horas y enviando constantemente SMS), que va a ser de los chavales…

A colación de esto, mírense este otro artículo, detallando distintas posibilidades de poder espiar y localizar móviles para vigilar a sus propietarios. Ni siquiera es necesario que el móvil o aparato en cuestión tenga que contener un GPS ni nada por el estilo. La simple emisión GSM es suficiente. Si encima tenemos activado el bluetooth, el 3G o la leche en verso, no les quiero ni contar. Que tiempos aquellos en que estos aparatos servían sólo para llamar y recibir llamadas. No volverán, no.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: