Feminismo bajo mínimos: otra visión de la realidad

Me encuentro con este post sobre feminismo, o más bien, anti-feminismo, que me ha llamado la atención, sobre todo porque es un tema que me interesa especialmente. La visión que aporta (en realidad es una transcripción de otro post, pero no hay más fuentes que esta) es curiosa por cuanto creo que muchas mujeres se sienten así en el mundo en que vivimos. Se queja la autora amargamente de lo que se ha convertido la vida de muchas mujeres por culpa del feminismo, y quiero explicar como, en parte, estoy de acuerdo con estas afirmaciones.

Vivimos un mundo complejo donde la mujer se encuentra en una paradoja vital fundamental. Actualmente muchas mujeres viven entre dos mundos: el familiar, en el que deben cumplir un papel que es el clásico: los niños, la casa, la unidad familiar en general, etc., y el laboral, en el que deben rendir tanto a o más que los hombres, y en muchas ocasiones, por no decir que es la norma, cobrando menos por hacer el mismo trabajo. Esta forma de vivir la vida es totalmente disfuncional para un ser humano. Aquellos que intentan afrontar dobles o triples vidas terminan estresados, con problemas físicos y psicológicos, y por mucho aguante que se tenga, es imposible para una persona vivir de esta manera mucho tiempo. Se le ha inculcado a la mujer actual que debe ser tan “igual” al hombre que debe soportar todo lo que sea con tal de conseguir unos objetivos que ni son imprescindibles y ni tan siquiera necesarios. Mi opinión es que si una mujer quiere dedicarse a su profesión, está muy bien, pero no intentemos al mismo tiempo querer dedicarnos a la familia y a otras cuestiones, porque en muchos casos nos lleva a situaciones como las que comento. Si una mujer desea dedicarse a su familia, estupendo, que lo haga. Todas las opciones son igual de buenas y todo depende de lo que vosotras querais, no de lo que os impongan ni los machistas ni las feministas. Tanto unos como las otras llevan la incoherencia a límites insospechados y al fin y al cabo sois vosotras las que debeis elegir lo que quereis hacer en la vida. Eso sí, si decidís que quereis las dos cosas, avisadas estais de que terminareis jodidas, por decirlo de alguna forma. Cada uno ha de responsabilizarse de sus elecciones y luego no vale quejarse de que se está jodido. La elección personal e intransferible es uno de los derechos básicos de una persona, y su libertad de realización fundamental para el desarrollo del individuo (o individua, que diría nuestra querida ministra). Una vez tomada la decisión, ser coherentes es lo fundamental.

(El post habla de muchas más cosas, como la necesidad de trabajar, mantener a la familia y además estar eternamente monas y que no se note el cansancio. En realidad es lo mismo que he comentado, sólo es una perspectiva más).

Anuncios

  1. Que buen post y analisis acabas de hacer, una felicitacion por estas lineas tan bien fundamentadas de lo que todos sabemos pero pocos aceptamos. El feminismo el lo mismo que el machismo, nadie quiere nada de eso… O si? de ser asi, hay que aguantarse. Por cierto aqui te dejo el source de mi post, es el blog de una amiga, disfrutenlo:

    http://mentemorada.blogspot.com/2008/05/confesiones-de-una-mujer-moderna-post.html

  2. Gracias por el apunte, siempre se agradece tener la fuente original.






A %d blogueros les gusta esto: