El poder de los medios

Que flipada más grande con esto del fútbol. Ayer ganaba España one more time y parecía que estabamos toda España en la calle con banderas, vestidos de rojo y gritando como posesos. Según los media, como ganemos la final van a tener que venirse de media latinoamérica para cubrir puestos porque todos vamos a estar echando espumarajos por la boca de la emoción. Ni era así ni dejaba de serlo. Es cierto que se veía algún coche emitiendo pitidos, algunos con banderas y poco más. Como mucho, en la plaza Colón de Madrid estaba todo a tope, pero en el resto de España, pues lo justito. Sin embargo, uno ve las noticias y diríase que sufrimos de amnesia retrógrada a corto plazo porque yo no recuerdo haber hecho nada de esto. Ni yo ni el 90% de la población.

Hace unos días estabamos todos jodidos porque hay paro, los precios suben, la gasolina por los cielos, el gobierno no hace nada, la oposición no existe, crisis por todos lados… Y ahora ya no hay. Uno vez los telediarios y la crisis ha desaparecido. Ya no hay problemas económicos, se han terminado las complicaciones, las recesiones ya no son tales, y así todo. Hace unos días todos estabamos jodidos y ahora estamos todos contentísimos. ¿Qué paradójico, verdad?

Pues es que ni una cosa ni otra. Esta no es más que otra demostración de como los medios se conjuran para que nuestros problemas desaparezcan por arte de birbiriloque y nos olvidemos de todo lo malo, lo negativo, la crisis y todo lo demás, y sólo pensemos en que 11 han metido 3 goles a otros 11.

Pan y toros, decía Unamuno (aunque la frase no es suya, pero la hizo famosa); España ha cambiado poco en 100 años (o en 200 o 300, diríase), y seguimos siendo tan pueblerinos y barriobajeros como cuando la guerra de Cuba. Los periodicos entonces, las televisiones ahora, nos siguen convenciendo de que la visión de la realidad es la que ellos nos quieren pintar. Para quitarnos problemas, preferimos la alegría y la algarabía que nos haga olvidar la pesadumbre y el dolor. Nuestros queridos gobernantes nos lo proporcionan y nosotros, agradecidos, les aupamos bajo palio para alegría de los mismos de siempre. Recordemos que los medios son el cuarto poder, que controlan y dominan tanto como los políticos y los jueces, y que nos hacen tragar las directivas que vienen de arriba. No permitamos que el pueblo lo pase mal: hagámosle creer que todo va bien. Que España va bien.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: