Archivos para julio, 2008

Perdidos y la física

(Aviso que este post de por si es una especie de spoiler, así que si lo leen, bajo su responsabilidad).

Perdidos es una serie rara, rara, rara de narices, ya lo saben los que la siguen. Últimamente está de moda hacer este tipo de series, pero bueno, la cuestión es que tal y como está configurada desde la tercera temporada (después de una primera prometedora y una segunda errática), la dirección que está tomando la serie es cuanto menos inquietante. No hay capítulo en que no termines con la sensación de querer defecar en la prostituta madre de alguno de los guionistas, por decirlo de forma fina. Pero la cuestión con esta serie no es fundamentalmente lo complicado de su trama, sino como están haciendo uso de la física para llegar a lo que aún no sabemos que puede ser que llegue. Quiero decir antes de nada que sigo la serie vía canal Fox España y por lo tanto no sé como anda el tema en tiempo real, pero bueno ahí van mis impresiones acerca de la relación entre la ciencia y Perdidos.

Aunque es algo de lo que ha estado imbuida la serie desde el principio, la ciencia ha comenzado a hacer su aparición estelar a partir de la tercera temporada. Desde luego en la isla hay algo, que se va desentrañando poco a poco, pero ya el hecho de la existencia de la Iniciativa Dharma nos da que pensar. El hecho de que durante décadas, científicos y otras personas vivieran en la isla para intentar descubrir lo que le hacía especial. Pero está siendo en esta cuarta temporada cuando nos estamos encontrando con los momentos científicos más interesantes, todos ellos relacionados con la física. En un capítulo que en mi opinión es el mejor de toda la serie, Desmond sufre un viaje alucinante al centro del continuo espacio tiempo del que finalmente consigue recuperarse, pero que nos da a entender que algún tipo de fluctuaciones de tipo cuántico están sucediendo en la isla. Después, Daniel Faraday avisa a Frank y los demás que han de seguir siempre la misma ruta entre la isla y el carguero, porque al parecer las fluctuaciones de la isla provocan que las cosas y las personas fluctúen a su vez en el continuo espacio-tiempo. Y en el último episodio emitido descubrimos que la isla contiene lo que parece ser una bolsa de materia llamada “exótica” o “extraña”. Este tipo de materia, que todavía es más teórica que otra cosa, está formada exclusivamente por quarks arriba, abajo y extraños. Los quarks son los componentes básicos de los elementos nucleares, es decir, los protones y los neutrones, pero en estado libre forman materia extraña y no extraña. Al parecer, se cree que las fluctuaciones de esta materia pueden generar comportamientos extraños e incluso convertir a todo el planeta en una masa de quarks caliente. Lo que ocurra a partir de ahora es un misterio, como siempre, pero está consiguiendo que mi atención por la serie crezca mucho más de lo que era hasta ahora.

¿Qué va a pasar desde ahora? Estamos acostumbrados a no saber que va a ocurrir hasta que lo vemos, así que supongo que lo mejor es que siga siendo así. Eso sí, después de todo este misterio espero que el final lo hayan arreglado suficientemente bien. Y se supone que queda una temporada más, así que veremos lo que nos deparan estos señores tan malos llamados guionistas.

Japón y yo

Me gustaría que esta fuese una breve disquisición sobre algo que llevo dentro de mi desde hace años. Digo disquisición porque a pesar de que Japón ha sido para mi desde hace mucho un referente vital, también hay que reconocer que con sus pros tiene sus contras, aunque a veces duelan y no gusten.

Entre las cosas positivas tengo que decir que su cultura, tradicional y secular, su ambición, su amor desmedido al trabajo, su amabilidad y su deseo de superación son objetivos o cuanto menos actitudes que ya quisieran muchos para si. Y sí, lo digo en el país donde menos gusta de trabajar de todo el mundo si exceptuamos tal vez Jamaica, Cuba o cualquier otra república bananera. Mi pasión por Japón comenzó al descubrir el manga (cómic) y la animación que tan buenos momentos me ha reportado desde hace 15 años. Y ya antes, al descubrir parte de su historia, sobre todo relacionada con la II Guerra Mundial, mi punto de partida que hizo a su vez que me enamorase de la Historia. He tenido el placer de conocer a japoneses y japonesas tanto en vivo y en directo como por Internet, y mi relación no ha podido ser más satisfactoria.

Por otro lado, están las cosas que no molan tanto. La caza de ballenas es uno de los puntos que más me fastidian. No soy ecologista radical, pero ese es un punto que no llevo demasiado bien. Sé que tienen sus razones, de tipo socio-económico-político, pero lo cierto es que no realizan ningún tipo de esfuerzo por conseguir dejar tal práctica asesina. El que tengan pena de muerte tampoco dice mucho a su favor, aunque lo cierto es que lo aplican en muy contadas ocasiones, con una diferencia abismal respecto a lo que son los colegas americanos. Y que decir tiene de algo de moralidad más que cuestionable pero que no sé hasta que punto no deberíamos bajar la cabeza, como es el Enjo-kosai. Por resumirlo, prostitución adolescente. Allí es algo tan generalizado que incluso se realizan campañas para concienciar a las jovencitas de que no lo hagan. Pero el que allí sea práctica de uso común no significa que aquí tampoco exista. No es una prostitución al estilo clásico, con chulos y esas cosas. Las chicas simplemente son “señorita de compañía” y aceptan regalos o dinero por estar con hombres. Es una forma de pagarse sus vicios. Aquí, como en otros países de nuestro entorno, también ocurre, y en realidad más de lo que pensamos, así que lo mismo no deberíamos gritar demasiado alto no sea que se nos oiga.

Podríamos seguir con los pros y contras, pero es un país con tantos contrastes que resulta complicado dar todas las razones por las que sigo pillado por él. Sólo espero que algún día pueda realizar un viaje como es debido al Sol Naciente y poder ver, al menos una vez, lo que se supone que me estoy perdiendo.

Cine: Teknolust

El otro día me vi esta peli del 2002, cine de autor existencialista mezclado con ciencia ficción que, sin ser tampoco supermaravillosa se deja ver. Como suelen ser este tipo de películas, su estructura es más bien inexistente, mezclándose temas diversos de forma en ocasiones incongruente. Se introducen temas éticos relacionados con la genética, la robótica y la forma de usar la tecnología, y las razones. A lo mejor con la sinopsis nos aclaramos un poco más.

Rosetta Stone es una científica prominente del campo de la nanorobótica. Está llevando a cabo un experimento que ella siempre dice que es teórico pero que en realidad ha conseguido llevar al mundo real de forma exitosa. Ha conseguido recrear a tres mujeres físicamente iguales a ella, pero que en realidad son replicantes. Necesitan inyectarse (no es coña) semen humano para vivir, ya que esta sustancia contiene los nutrientes necesarios para la vida de estos replicantes. Para ello, uno de los replicantes, Ruby, sale todas las noches en busca de hombres con los que practicar sexo y conseguir su semen, que posteriormente inyectará a sus “hermanas” para que las tres sigan viviendo. Estas replicantes tienen características y personalidades propias e independientes, y van evolucionando según van consiguiendo nuevas experiencias.

Todo parece funcionar de forma normal hasta que empiezan a surgir casos de hombres que sufren una especie de irritación que tiene como añadido una características curiosa: la irritación, en la frente, tiene un código de barras. Al parecer se trata de un extraño virus que afecta sólo a hombres que, curiosamente, han tenido relaciones sexuales recientemente con extrañas con protección. La policía comienza a moverse y van cerrando el cerco, ya que todos los hombres hacen un retrato robot idéntico: una mujer joven, atractiva y morena, vestida de rojo ha sido la que se ha acostado con todos ellos en las últimas semanas. Además, al mismo tiempo que eran infectados, los discos duros de sus ordenadores se rompían sin ningún motivo. En todos los casos.

Rosseta avisa a Ruby que andan tras ella y que no debe salir más veces. Sin embargo, las tres replicantes necesitan su alimento, así que Rosseta les proporciona un sucedaneo artificial. Sin embargo no les gusta, no lo quieren, y Ruby sigue saliendo e infectando a más hombres con su particular virus. Rosseta, que no sabe como evitar el problema, decide entregarse a la policía como si hubiera sido ella quien ha contagiado a los hombres. Mientras, Ruby conoce a Sandy, un muchacho extraño que no tiene más que a su madre en la vida y un triste trabajo de fotocopista. El flechazo entre los dos es inmediato, y así Ruby conoce el amor. Mientras, Marinne, otra de los replicantes, está harta estar encerrada permanentemente y empuja a Olive, su hermana, a salir al mundo exterior, y de paso descubre la manera como Rosseta las ha creado a ellas. En un movimiento final, Olive, harta de que unos y otros hagan lo que les da la gana, decide limpiar el sistema de virus, y todos los hombres se recuperan de la enfermedad mágicamente, y por lo tanto Rosseta ya no es culpable y puede volver con ellas. Finalmente, Ruby se queda a vivir con Sandy e incluso tienen un hijo, y hasta Rosseta descubre el amor con el policía que ha llevado la investigación.

Película de corte extraño, con momentos un tanto delirantes y que en ocasiones no parece demasiado comprensible, sin embargo es agradable de ver, aunque el argumento haya que encajarlo a ratos según como les da a los personajes. Aunque se nota que al final el encuentro entre Sandy y la replicante era inevitable, el desarrollo es acompasado, los saltos son salvables y en general, como digo, se deja ver. No es una película para cualquiera, hay que tener la vista entrenada en el género y no es recomendable si no se es un poco experto en ciencia ficción y cine de autor, pero aún así no dejo de recomendarla a quien quiera pasar hora y media a gusto.

Tras escuchar un debate en La Mirada Crítica sobre el sistema educativo en España y los fracasos sucesivos que estamos teniendo a ese respecto desde hace ya casi dos décadas, he recordado los viejos tiempos (mis viejos tiempos), los tiempos de la LODE, la terribe LODE, ese tenebroso sistema franquista que nos tenía a todos poco menos que subyugados y alienados, y les voy a ser sincero: los de mi generación seguimos siendo la generación mejor preparada que ha tenido España jamás. La introducción de la LOGSE generó un sistema de idiotismo estudiantil que estamos sufriendo ahora con las máximas consecuencias. Consiguió de una forma inopinada eliminar la autoridad del profesor y darle al alumno la capacidad de hacer de la vagancia una forma de arte.

Recuerdo que en los primeros tiempos de la LOGSE sucedió algo que se me ha quedado grabado en la memoria. Yo tenía un colega en teleco, de los de mi época, que un día me vino escandalizado por algo que había visto en su escuela. Resulta que habían dado las notas y aquel era el primer año que llegaban alumnos de la LOGSE a la universidad. El hombre me venía todo horrorizado porque el había suspendido una asignatura y estaba todo jodido, mientras los de la LOGSE veían sus notas, y los que no habían aprobado más que una o dos estaban celebrándolo como algo increíble. Esto es una carrera como Teleco, que es dura de narices, así que no quiero saber lo que fue en otras carreras. Esa era la avanzadilla de la generación LOGSE. Y aquí seguimos.

Cada gobierno ha hecho correcciones sobre el mismo error una y otra vez, sin solucionar el verdadero problema de fondo, que es la propia ley. Ahora además, debido a que se han transferido todas las competencias sobre educación, hay 17 educaciones LOGSE distintas. Se llegan incluso a modificar los libros para hablar sobre la realidad geográfica, pero sólo de la región donde se estudia. Y que decir de los acontecimientos históricos, para que hablar. En vez de aprender todos lo mismo, en casa sitio están aprendiendo lo que les están dando, y nos vamos encontrar en breve con 17 Españas diferentes, porque por si alguien no se había dado cuenta, un país es lo que refleja su educación. Tiempo al tiempo.

Serial Experiments Lain III

(Continuación del post Serial Experiments Lain y Serial Experiments Lain II)

Sin embargo, los problemas no hacen más que crecer para Lain. Su disociación se hace cada vez más patente, y no consigue averiguar porque le está ocurriendo todo eso. Mientras, descubre, por medio de sus indagaciones en la red, que su familia no es su familia. Nunca ha tenido familia. Ni siquiera puede decir que sea adoptada. Las personas a las que consideraba su familia, su padre, su madre, su hermana… Todos estaban contratados para hacer de su familia. Ella simplemente fue colocada en aquella casa para tenerla controlada, aunque en realidad ella era libre para hacer lo que quisiera, desde el principio.

El protocolo de la red está cambiando. Lleva mutando incansablemente desde su aparición, y desde que el hipertexto dio una nueva perspectiva sobre el potencial humano. El proyecto Xanadú de Ted Nelson y su predecesor el Memex de Vannevar Bush eran los desarrollos más espectaculares sobre el avance de la información en el mundo real. La empresa Tachibana desarrolla los mejores navegadores y son la empresa que se encuentra en la vanguarda de la red. Uno de sus ingenieros, Masami Eiri, descubre que gracias a la resonancia Schuman es posible que los humanos puedan conectarse si alguna vez se descubre la forma de sincronizar la resonancia con el sistema de señales del cerebro humano. Entonces comenzó en secreto la elaboración de la versión 7 del protocolo, que daría a la gente la total libertad para intercambiarse entre el mundo real y el virtual. Pero al mismo tiempo hizo algo que se convertiría, a posteriori, en su maldición: creo a un ente todopoderoso en la red, guardian de los secretos del protocolo, y que permitiría la supervivencia del mismo más adelante. Masami, consciente de que su cuerpo no era necesario y de que podría vivir en la red de forma consciente, se suicidó, o al menos eso hizo creer, pero ya había sembrado la semilla que daría lugar a todo lo que ocurrió posteriormente. Ese Dios de la red es un ente imparcial que examina sin intervenir los hechos de los usuarios. ¿Pero quién es ese Dios? ¿Y por qué existe?

Mientras, los caballeros están siendo eliminados uno a uno. Los mejores hackers de la red están siendo asesinados despiadadamente por los mismos que vigilan a Lain, por encargo de un cliente, la empresa Tachibana. Ellos eran los que persistían en la actitud de mantener la versión 7 del protocolo, y Tachibana es una empresa de hardware, con lo que no les interesa que ese protocolo se convierta en el estándar. Ahora lo reescribirán para que sea necesario seguir usando hardware para que los humanos se conecten a la red. Pero lo que no pueden evitar, y es algo que está desesperando a muchos, es que ese Dios continue mientras la implementación siga activa.

La situación de Lain no mejora. Descubre que en realidad la disociación que tanto le preocupaba no era una disociación. En realidad, ella era ella todas las veces. Lain es Lain en todas las situaciones. Simplemente estaba ocupando a otros usuarios, y eso hacía que la Lain de la red fuera muchas Lain, y la Lain del mundo real fuera desapareciendo poco a poco. Lain intenta reconciliarse con Alice, pero la chica tiene sus propios problemas. Se encuentra aislada de los demás por los rumores, y no soporta la situación, decidiendo enfrentarse a Lain para encontrarse con sus miedos y derrotarlos antes de que la consuman inevitablemente. Mientras, Lain se encuentra con Masami Eiri en la red, y este le explica que el la creó, que Lain no es más que con una agrupación de ribosomas artificiales cuyo único objetivo era preservar el secreto del protocolo. Pero Lain se revela ante su creador, indicándole que ella ha cambiado el protocolo, y que lo ha reescrito para adaptarlo a sus necesidades. Masami, impresionado, sin embargo no puede permitir que eso ocurra, y se enfrenta a ella. Todo esto ocurre mientras logra rehabilitar su amistad con Alice, aún a costa de poner en peligro su propia vida…

————

No voy a contarles el final, claro. Eso se lo dejo para que vean la serie y comprueben por ustedes mismos lo interesante que es esta obra. Esta serie, anterior a Matrix y en realidad en gran parte madre involuntaria de la película de los hermanos Wachowski, es una obra cumbre del cyberpunk y es postmodernismo. Y no es baladí el hecho de que sea una serie japonesa. Lo que se explica en ella posiblemente no tendría mucho sentido, ni social ni conceptualmente hablando, si hubiera sido realizada en otro país. Es tan sui generis que es difícil encontrar parangón anterior, y posteriormente, como hemos dicho, sólo Matrix llega a niveles de complejidad y abstracción semejantes. Interesante es su profundidad psicológica, pero su interés social es aún mayor, describiendo a una sociedad, la japonesa, que se desestructura imparablemente día tras día. El problema puede ser que, dado que terminamos copiando lo que hacen los japoneses aunque sea diez años más tarde, esa desestructuración puede llegar a occidente de la forma más inoportuna, empezando por Estados Unidos y continuando en Europa. Tal vez no ocurra nunca, pero uno no puede dejar de pensar en como puede ser el mundo del mañana y en lo que nos podemos llegar a convertir. Que se lo digan a los de Second Life

Serial Experiments Lain II

(Continuación del post Serial Experiments Lain)

Mientras tanto, Lain se hace cada vez más sociable, acompaña más a sus amigas y se interesa también más por la red. En su cajetín del instituto recibe un sobre con una especie de cajita extraña que nadie sabe lo que es. Intrigada, decide investigar por su cuenta y por fin decide dirigir sus pasos hacia el Cyberia, donde está segura que podrá encontrar a alguien que le ayudará con ese tema. Por fin encuentra a un grupo de muchachos, y al enseñárselo, esto flipan en colores. Resulta que el aparatito es lo que llaman una “Psyche”, un acoplamiento al ordenador que potencia tanto el acceso a la red del navegador que prácticamente puede hacer e ir a donde quiera dentro de la red. En el mundo de Lain, la red está controlada por una especie de “ministerio de la información” que gestiona como funciona la información en la red, pero con la Psyche es posible sobrepasar esos límites y hacer lo que a uno le de la gana. Además, la Psyche es ilegal y es fabricado de forma clandestina por un grupo llamado “Los caballeros”.

Mientras tanto, algunos muchachos están muriendo misteriosamente suicidándose sin razón aparente. Nadie sabe porqué ocurre esto, pero Lain descubre que se trata de un juego llamado Phantoma. Resulta que los chicos han estado jugando al juego con una versión adulterada, y no pueden salir de él. Además, parece ser que el juego se ha interconectado a otro juego para niños y están empezando a morir también niños pequeños a causa de esto. Lain decide investigar un poco más y descubre que quince años antes, un científico estuvo investigando secretamente con los poderes parapsicológicos de los niños en un proyecto llamado KIDS. Se trataba de potenciar sus poderes y de reunirlos en una unidad Kids que contuviera ese poder, pero algo salió mal y todos los chicos murieron. El científico pensaba que se había desecho de todo, pero al parecer alguien se había hecho con ello y estaba replicándolo en la red. Parece que “Los caballeros” también pueden estar detrás de todo esto. ¿Quienes son los caballeros?

Mientras Lain realiza sus pesquisas, Mika, su hermana, empieza a sufrir una especie de ataque mental hasta que llega un momento en que su cuerpo y su mente se disocian. Por un lado, queda un cuerpo físico, como sin alma, como un zombie, y su espíritu ha quedado en la red. Empieza a hacerse evidente que la separación entre el mundo real y la red es cada vez menor, y el límite está cada vez menos claro. De hecho, esto mismo le acontece a Lain, puesto que hay una Lain en el mundo real y una Lain en la red, que se dedica por su cuenta y riesgo a hacer y deshacer cosas. En una de esas, lanza un rumor sobre que Alice, su amiga, se ve con un profesor del instituto y que practican sexo. Eso, por supuesto, enfrenta a Lain con sus amigas, y ella no entiende porqué, ya que la Lain del mundo real no ha hecho nada para que sus amigas se enfaden. Sin embargo, Alice no cree que haya sido ella, y decide no culparle. Lain (la real) no soporta la situación y decide que no quiere que eso haya ocurrido nunca. Su poder en la red es tal que efectivamente consigue borrar el rumor de la mente de todos, y al día siguiente todo parece haberse olvidado. Sin embargo, la disociación que ha sufrido Lain es tan grande que la Lain real ya no es real. Ahora está encerrada en la red, y la Lain de la red ha tomado su cuerpo.

Esto último pasa intermitentemente y hay momentos en que Lain es Lain y otras veces que no. Mientras todo esto ha ido pasando, se ha obsesionado tanto con su navegador que lo ha hecho tan grande y potente como un superordenador de la NASA. Refrigeración por agua, sistemas de aireación automáticos, nuevos y más grandes acoples para crear un ordenador aún más grande. Tal es el interés que está despertando que se siente vigilada, y efectivamente así es. Dos hombres le vigilan, de forma que día tras día ella se obsesiona aún más con ellos y un día decide plantarles cara. Estos hombres le piden que les acompañe a un sitio, y ella acepta. Cuando llegan, Lain habla con otro hombre que le pone un acertijo para adivinar hasta que punto Lain ha llegado a un nivel superior en la red. Cuando realmente se da cuenta de su potencial, le avisa de que las cosas están cambiando, que están cambiando el protocolo de la red y que si las cosas no cambian, pronto no habrá diferencia entre el mundo real y la red. La Lain de la red se ríe de él y se marcha, porque en realidad ella disfruta con ello, ya que puede cambiar entre los dos mundos sin problemas.

Continuará…

Serial Experiments Lain

Ahora estoy volviendo a visualizar la serie Serial Experiments Lain, a la que considero como una de las mejores series de animación de la historia. Si, me gustan los dibujos, y creo que no dejarán de gustarme nunca. Esta historia es, además, particularmente interesante y adulta, y me gustaría dedicarle una serie de posts para explicarles la historia… Hasta cierto punto claro. Me gustaría que la vieran, aún está disponible en las tiendas y se la pueden bajar por la mula. Yo me compré la serie en su momento en VHS, pero como ya no uso este formato, me baje los DivX y lo veo en el DVD con tranquilidad. Puedo asegurarles que, les guste o no, no les dejará indiferentes en absoluto.

Lain Iwakura es una niña que acaba de entrar en el instituto. Es muy retraída y poco sociable. Sólo tiene unas pocas conocidas en su clase, y de esas chicas sólo Alice le hace un poco de caso. Es una jovencita que vive una vida anodina, no sólo fuera, si no también fuera de casa. Resulta que una compañera de su instituto se suicida (algo que en Japón cada vez es más común, según dicen), y esto no dejaría de ser una anécdota de no ser porque varias chicas del instituto han recibido, una semana después de su muerte, un mensaje de la misma chica que se ha suicidado. La cosa se complica un poco y sin embargo, Lain, que no sabe usar bien su ordenador (en la serie lo llaman “navegador”, y en el original lo llamaban “navi”), no sabe si ha recibido también el mensaje o no. Armándose de valor, mira su correo y descubre que efectivamente lo ha recibido. En el mensaje, la chica le invita a hacer lo mismo que ella, pero lógicamente decide no hacerle caso.

Entonces comienzan a suceder cosas extrañas. Comienza a ensoñarse y a ver extrañas formas y sombras, y voces que le hablan. Eso podría pasar por una paranoia si no fuera porque esas cosas extrañas que ocurren en realidad están ocurriendo. Lain comienza a darse cuenta de que esto tiene algo que ver con la red, pero al no estar muy interesada no piensa más en ello. En una visita que realiza a la discoteca Cyberia con sus amigas, ocurre un suceso peligroso. Un tio más pasado que un turismo a 150 por hora empieza a disparar a la gente de la discoteca, y mata a dos chicas. Lain se encuentra ante él, pero no puede moverse por culpa del miedo. El chico le habla pero ella no le contesta. Nervioso, le apunta con el arma y le dice que se vaya, pero antes al contrario, Lain empieza a acercarse a él y le dice que no puede huir de lo que le da miedo, ya que todos estamos conectados a la red. El chico, entonces, al ver que está totalmente acorralado, decide suicidarse, y lo hace. En realidad, todo esto ha ocurrido porque el chaval ha tomado una especie de cápsula llamada “Accela” que acelera el tiempo mental y hace que todo transcurra más despacio para él, entrando en una especie de estado de consciencia alterado, que le hizo pensar que estaba ligado a la red. Por ese motivo intenta deshacerse de ello, pero al darse cuenta de que no es posible, decide terminar con todo.

Al volver a casa tras el acontecimiento, a altas horas de la mañana, descubre otra cosa preocupante. No hay nadie en su casa. Ni sus padres, ni su hermana están durmiendo en sus camas. Por alguna razón esto no le preocupa, al menos aparentemente. Al día siguiente, al volver al colegio, ve como un transportista le ha traído un nuevo ordenador. Su padre, a petición de Lain, decidió comprarlo para que la joven se introduzca en Internet y se sienta más integrada con sus compañeros de instituto. Es un último modelo, y ella no sabe hacer más que lo que hacía con su ordenador para niños, pero pronto descubre que tiene posibilidades insospechadas para ella un poco antes. A partir de este momento, todo comienza a acelerarse para Lain. Introducirse en la red le dará una perspectiva diferente del mundo que hará que los siguientes momentos de su vida se conviertan en realmente interesantes.

Continuará…

Paratitulando la película de Terry Gilliam (uno de esos genios incomprendidos del cine), ahora con el comienzo de los sanfermines yo me pregunto que sentido tienen algunas celebraciones, y no hablo ya del mero hecho taurino. Ya dejé clara mi opinión al respecto y creo que la llamada Fiesta de los toros es una representación totalmente anacrónica y que deberíamos haber superado ya al menos hace un siglo y medio, pero bueno, la cuestión es que aún persiste y no da visos de que vaya a terminar en ningún momento. Pero lo que yo quiero exponer en esta ocasión es una cuestión totalmente distinta, aunque relacionada: la pasión por una fiesta que, desde un punto de vista objetivista y lógico, no tiene ningún sentido y que al menos a mi me provoca eso, miedo y asco.

¿Qué necesidad existe de correr delante de unos animales tres o cuatro veces más grandes que tú, que pueden pesar hasta 8 o 9 veces más y que en un ardid del destino pueden provocar tu muerte, como indefectiblemente pasa año tras año? Que Hemingway fuera un forofo de San Fermín no es de extrañar porque, como con muchos de su generación, el autorespeto era algo que no se llevaba y por lo tanto no era “intelectual”, y disfrutar con la estupidez y la muerte es algo que está al alcance de la mano de los hedonistas. Sin embargo, en un mundo tecnificado como el nuestro, el primitivismo que subyace a una celebración como esta cuanto menos me sigue sorprendiendo. No sólo no pierde adeptos si no que los gana año tras año, y eso sólo puede tener un fundamento, el de nuestro amor por la futilidad. Por algún motivo estamos, generalmente, programados para disfrutar de las cosas más procaces y estúpidas, y nos divierten y alegran las situaciones más irrisorias, que sólo estimulan nuestra parte más animal e inconsciente. Esa motivación que nos empuja nos lleva a realizar actos totalmente idiotizados como el de correr delante de un toro, y provoca una situación de histeria colectiva sólo comparable a la de las grandes masas que jaleaban al Führer en la Alemania nazi.

No he ido nunca a este evento ni creo que vaya jamás. De hecho ya ni recuerdo cuando fue la última vez que asistí a uno de estos actos tan típicos de las fiestas de los pueblos donde se suelta una vaquilla y se le marea hasta que la gente, cansada y abatida por el cansancio, dejan en paz al pobre animal que lo único que hace es defenderse de lo que, con razón, considera un ataque tras otro. Me gustaría terminar diciendo una cosa: si la gente quiere seguir haciendo el estúpido en estas fiestas pamplonicas puede seguir haciéndolo (amén del resto de chorradas, sandeces y estupideces que se hacen, como saltar de la fuente esa medio borracho, por poner un ejemplo), como no, ahí está el libre albedrío. Sólo me gustaría destacar que en estos momentos, lo más irracional y estúpido de la raza humana está reunida en estos momentos en esa ciudad con motivo de estas celebraciones. Bueno, ahí y en Irak y alrededores, pero eso es otra historia.

Nota: sólo por concretar y por si alguien se ha sentido aludido, no estoy llamando estúpidos a los pamplonicas, gentes que tienen todo mi respeto como las de cualquier otra parte del mundo. Creo que queda bien claro lo que estoy diciendo y a quien se lo estoy diciendo.

Vi ayer un documental sobre los juegos virtuales online y centraban especialmente la atención en Second Life, el famoso juego en el que eres otra persona en un mundo virtual que se encuentra alojado en más de seis mil servidores en Silicon Valley (y otras partes del mundo). Se trata de generar una personalidad o avatar diferente para interactuar con otros avatares (la mayoría son dirigidos por personas reales pero otros son lo que se llaman PNJ (Personaje No Jugador, avatares controlados por el software), de manera que incluso puedes tener tu propio dinero virtual (intercambiable por dinero real), puedes pagar por tener más cosas, construir casas u objetos, etc… Es decir, es un mundo completo no sólo en lo que contiene si no en lo que puedes hacer.

Aparte de que sea algo más o menos interesante (para mi no lo es en absoluto, pero esto es una cuestión de opiniones, claro), da lugar a una serie de consideraciones, como el concepto de persona, personalidad, conciencia, etc. Aunque todo se dé en un mundo virtual, inexistente, la cuestión es que la persona se vuelca sobre el avatar. Podemos generar personalidades individuales e independientes que no tienen que ser necesariamente la que desplegamos en el mundo real. Además, al poder tener varios usuarios, puedes tener varias personalidades virtuales. Un hombre puede ser una mujer en este mundo virtual, y por lo tanto trucar su personalidad completamente. El concepto de persona deja de tener sentido y contenido en los mundos virtuales, con lo que al final, lo que te encuentras cuando entras en un mundo de este tipo es algo realmente vacío de contenido, puesto que no puedes asegurar que lo que tienes delante sea realmente lo que tienes delante y lo que se te demuestra como tal. En ese sentido, es un mundo de mentira, no porque sea virtual, sino porque lo que ocurre en él es falso en su propia esencia. No es confiable y por lo tanto, estar en él se reduce a un simple divertimento. O eso debería ser.

Eso debería ser porque lo cierto es que miles de personas en todo el mundo usan Second Life para vivir. Incluso realizan transacciones financieras, tienen sus propias empresas en ese mundo y hasta los políticos han hecho campaña en Second Life (lamentable fue el caso de Llamazares, cuando nadie fue a un mitin que dió con su avatar virtual). Hay muchas personas que, ante una vida real lamentable y fracasada, deciden volcar todas sus expectativas en los mundos virtuales. Estas personas no tienen una vida propia real plena, y al no poder disfrutar de esa “primera vida” real, prefieren la “segunda vida” que le aporta Internet y este tipo de juegos virtuales. Un dato significativo es que el propio creador del juego, Philip Roseadle, ha reconocido que de cada 6 jugadores que se dan de alta, 5 no pasan de la primera semana de juego. Es normal que la gente que tiene una vida normal no quiera perder tiempo en un mundo virtual. Eso sí, después queda ese 1 que se queda, y luego algunos vuelven al cabo de meses, para volver a quedarse poco tiempo. Esos que se quedan tienen un serio problema cuando se tiran horas y horas de juego. Deberían hacérselo mirar lo antes posible. Como dice una jugadora famosa (tiene propiedades virtuales en Second Life que dicen que están estimadas en más de 600.000 euros) que al final no se podrá distinguir entre lo real y lo virtual, y que todos querremos estar en un mundo virtual para vivir. Yo no soy tan optimista desde luego. Además tiene un punto en contra: estar sentado todo el día es malo para el pompis. Lo que hay que oir.





A %d blogueros les gusta esto: