Serial Experiments Lain II

(Continuación del post Serial Experiments Lain)

Mientras tanto, Lain se hace cada vez más sociable, acompaña más a sus amigas y se interesa también más por la red. En su cajetín del instituto recibe un sobre con una especie de cajita extraña que nadie sabe lo que es. Intrigada, decide investigar por su cuenta y por fin decide dirigir sus pasos hacia el Cyberia, donde está segura que podrá encontrar a alguien que le ayudará con ese tema. Por fin encuentra a un grupo de muchachos, y al enseñárselo, esto flipan en colores. Resulta que el aparatito es lo que llaman una “Psyche”, un acoplamiento al ordenador que potencia tanto el acceso a la red del navegador que prácticamente puede hacer e ir a donde quiera dentro de la red. En el mundo de Lain, la red está controlada por una especie de “ministerio de la información” que gestiona como funciona la información en la red, pero con la Psyche es posible sobrepasar esos límites y hacer lo que a uno le de la gana. Además, la Psyche es ilegal y es fabricado de forma clandestina por un grupo llamado “Los caballeros”.

Mientras tanto, algunos muchachos están muriendo misteriosamente suicidándose sin razón aparente. Nadie sabe porqué ocurre esto, pero Lain descubre que se trata de un juego llamado Phantoma. Resulta que los chicos han estado jugando al juego con una versión adulterada, y no pueden salir de él. Además, parece ser que el juego se ha interconectado a otro juego para niños y están empezando a morir también niños pequeños a causa de esto. Lain decide investigar un poco más y descubre que quince años antes, un científico estuvo investigando secretamente con los poderes parapsicológicos de los niños en un proyecto llamado KIDS. Se trataba de potenciar sus poderes y de reunirlos en una unidad Kids que contuviera ese poder, pero algo salió mal y todos los chicos murieron. El científico pensaba que se había desecho de todo, pero al parecer alguien se había hecho con ello y estaba replicándolo en la red. Parece que “Los caballeros” también pueden estar detrás de todo esto. ¿Quienes son los caballeros?

Mientras Lain realiza sus pesquisas, Mika, su hermana, empieza a sufrir una especie de ataque mental hasta que llega un momento en que su cuerpo y su mente se disocian. Por un lado, queda un cuerpo físico, como sin alma, como un zombie, y su espíritu ha quedado en la red. Empieza a hacerse evidente que la separación entre el mundo real y la red es cada vez menor, y el límite está cada vez menos claro. De hecho, esto mismo le acontece a Lain, puesto que hay una Lain en el mundo real y una Lain en la red, que se dedica por su cuenta y riesgo a hacer y deshacer cosas. En una de esas, lanza un rumor sobre que Alice, su amiga, se ve con un profesor del instituto y que practican sexo. Eso, por supuesto, enfrenta a Lain con sus amigas, y ella no entiende porqué, ya que la Lain del mundo real no ha hecho nada para que sus amigas se enfaden. Sin embargo, Alice no cree que haya sido ella, y decide no culparle. Lain (la real) no soporta la situación y decide que no quiere que eso haya ocurrido nunca. Su poder en la red es tal que efectivamente consigue borrar el rumor de la mente de todos, y al día siguiente todo parece haberse olvidado. Sin embargo, la disociación que ha sufrido Lain es tan grande que la Lain real ya no es real. Ahora está encerrada en la red, y la Lain de la red ha tomado su cuerpo.

Esto último pasa intermitentemente y hay momentos en que Lain es Lain y otras veces que no. Mientras todo esto ha ido pasando, se ha obsesionado tanto con su navegador que lo ha hecho tan grande y potente como un superordenador de la NASA. Refrigeración por agua, sistemas de aireación automáticos, nuevos y más grandes acoples para crear un ordenador aún más grande. Tal es el interés que está despertando que se siente vigilada, y efectivamente así es. Dos hombres le vigilan, de forma que día tras día ella se obsesiona aún más con ellos y un día decide plantarles cara. Estos hombres le piden que les acompañe a un sitio, y ella acepta. Cuando llegan, Lain habla con otro hombre que le pone un acertijo para adivinar hasta que punto Lain ha llegado a un nivel superior en la red. Cuando realmente se da cuenta de su potencial, le avisa de que las cosas están cambiando, que están cambiando el protocolo de la red y que si las cosas no cambian, pronto no habrá diferencia entre el mundo real y la red. La Lain de la red se ríe de él y se marcha, porque en realidad ella disfruta con ello, ya que puede cambiar entre los dos mundos sin problemas.

Continuará…

Anuncios

  1. 1 Serial Experiments Lain III « Meterse por meterse

    […] 13 de Julio, 2008 in GeneralTags: animación, arte, lain, series (Continuación del post Serial Experiments Lain y Serial Experiments Lain II) […]






A %d blogueros les gusta esto: