Serial Experiments Lain III

(Continuación del post Serial Experiments Lain y Serial Experiments Lain II)

Sin embargo, los problemas no hacen más que crecer para Lain. Su disociación se hace cada vez más patente, y no consigue averiguar porque le está ocurriendo todo eso. Mientras, descubre, por medio de sus indagaciones en la red, que su familia no es su familia. Nunca ha tenido familia. Ni siquiera puede decir que sea adoptada. Las personas a las que consideraba su familia, su padre, su madre, su hermana… Todos estaban contratados para hacer de su familia. Ella simplemente fue colocada en aquella casa para tenerla controlada, aunque en realidad ella era libre para hacer lo que quisiera, desde el principio.

El protocolo de la red está cambiando. Lleva mutando incansablemente desde su aparición, y desde que el hipertexto dio una nueva perspectiva sobre el potencial humano. El proyecto Xanadú de Ted Nelson y su predecesor el Memex de Vannevar Bush eran los desarrollos más espectaculares sobre el avance de la información en el mundo real. La empresa Tachibana desarrolla los mejores navegadores y son la empresa que se encuentra en la vanguarda de la red. Uno de sus ingenieros, Masami Eiri, descubre que gracias a la resonancia Schuman es posible que los humanos puedan conectarse si alguna vez se descubre la forma de sincronizar la resonancia con el sistema de señales del cerebro humano. Entonces comenzó en secreto la elaboración de la versión 7 del protocolo, que daría a la gente la total libertad para intercambiarse entre el mundo real y el virtual. Pero al mismo tiempo hizo algo que se convertiría, a posteriori, en su maldición: creo a un ente todopoderoso en la red, guardian de los secretos del protocolo, y que permitiría la supervivencia del mismo más adelante. Masami, consciente de que su cuerpo no era necesario y de que podría vivir en la red de forma consciente, se suicidó, o al menos eso hizo creer, pero ya había sembrado la semilla que daría lugar a todo lo que ocurrió posteriormente. Ese Dios de la red es un ente imparcial que examina sin intervenir los hechos de los usuarios. ¿Pero quién es ese Dios? ¿Y por qué existe?

Mientras, los caballeros están siendo eliminados uno a uno. Los mejores hackers de la red están siendo asesinados despiadadamente por los mismos que vigilan a Lain, por encargo de un cliente, la empresa Tachibana. Ellos eran los que persistían en la actitud de mantener la versión 7 del protocolo, y Tachibana es una empresa de hardware, con lo que no les interesa que ese protocolo se convierta en el estándar. Ahora lo reescribirán para que sea necesario seguir usando hardware para que los humanos se conecten a la red. Pero lo que no pueden evitar, y es algo que está desesperando a muchos, es que ese Dios continue mientras la implementación siga activa.

La situación de Lain no mejora. Descubre que en realidad la disociación que tanto le preocupaba no era una disociación. En realidad, ella era ella todas las veces. Lain es Lain en todas las situaciones. Simplemente estaba ocupando a otros usuarios, y eso hacía que la Lain de la red fuera muchas Lain, y la Lain del mundo real fuera desapareciendo poco a poco. Lain intenta reconciliarse con Alice, pero la chica tiene sus propios problemas. Se encuentra aislada de los demás por los rumores, y no soporta la situación, decidiendo enfrentarse a Lain para encontrarse con sus miedos y derrotarlos antes de que la consuman inevitablemente. Mientras, Lain se encuentra con Masami Eiri en la red, y este le explica que el la creó, que Lain no es más que con una agrupación de ribosomas artificiales cuyo único objetivo era preservar el secreto del protocolo. Pero Lain se revela ante su creador, indicándole que ella ha cambiado el protocolo, y que lo ha reescrito para adaptarlo a sus necesidades. Masami, impresionado, sin embargo no puede permitir que eso ocurra, y se enfrenta a ella. Todo esto ocurre mientras logra rehabilitar su amistad con Alice, aún a costa de poner en peligro su propia vida…

————

No voy a contarles el final, claro. Eso se lo dejo para que vean la serie y comprueben por ustedes mismos lo interesante que es esta obra. Esta serie, anterior a Matrix y en realidad en gran parte madre involuntaria de la película de los hermanos Wachowski, es una obra cumbre del cyberpunk y es postmodernismo. Y no es baladí el hecho de que sea una serie japonesa. Lo que se explica en ella posiblemente no tendría mucho sentido, ni social ni conceptualmente hablando, si hubiera sido realizada en otro país. Es tan sui generis que es difícil encontrar parangón anterior, y posteriormente, como hemos dicho, sólo Matrix llega a niveles de complejidad y abstracción semejantes. Interesante es su profundidad psicológica, pero su interés social es aún mayor, describiendo a una sociedad, la japonesa, que se desestructura imparablemente día tras día. El problema puede ser que, dado que terminamos copiando lo que hacen los japoneses aunque sea diez años más tarde, esa desestructuración puede llegar a occidente de la forma más inoportuna, empezando por Estados Unidos y continuando en Europa. Tal vez no ocurra nunca, pero uno no puede dejar de pensar en como puede ser el mundo del mañana y en lo que nos podemos llegar a convertir. Que se lo digan a los de Second Life

Anuncios

  1. titaju

    Lainon, lo siento mucho, pero un artículo tan largo no me lo leo.
    Sorry.

  2. mm, estás destripando una serie :p , pero bueno, no pasa nada. jeje.

    El caso es que ya ha habido muchas otras historias MUY “ANTIGUAS” que ya anticipaban ideas de este tipo… lease Ubik por ejemplo. No se habla de una megared, no se habla de tecnología informática (se publicó en 1969, los ordenadores seguían siendo inaccesibles para la gran mayoría de la población, incluyendo a ricos) … pero si se habla de la disociación, de mundos virtuales, de “megamentes”.. y no dudo que haya habido alguna otra obra perdida en alguna parte, de esas que pocos acertaron a valorar como lo que realmente eran en el momento de su creación.. pasando al olvido como tantas otras (o alguna otra medio famosa que yo desconozca).

  3. Mierda, sabía que algo había salido terriblemente mal en este artículo… Titaju, ya lo tienes más legible, estos editores web, me van a matar…

    Castarco, he intentado destripar lo menos posible, pero he intentado dar la información suficiente para que alguien pueda estar interesado en verla… Que me vas a decir de Ubik… Con lo que lo he leído la referencia es inevitable, gracias por mencionarlo. Hasta cierto punto es una remodelación que era necesaria para adaptar el mito a los tiempos modernos. Ubik era en realidad una remodelación del mito del la caverna de Platón, al más puro estilo PK Dick. Y como digo en el post, la influencia de esta serie en Matrix es más que evidente en todos los aspectos. [espoiler]Cuando Lain le dice a Alice que en realidad todos los humanos son software conectados al sistema, es básicamente lo mismo que ocurre en The Matrix, y de hecho va más allá, porque la cualidad de software asociado a un humano se destripa en la segunda parte con Merovingio.[/espoiler]

    De veras espero que quien no la haya visto la vea. Es una serie friki, como ya se habrán dado cuenta todos si han llegado a este último artículo, pero merece la pena. Es una obra de arte.

  4. MX_O

    Respecto a la crítica, yo si me la he leído xD. Me ha gustado mucho. Coincido contigo lainon, todo lo que toca ABe lo convierte en arte y es que 5 años en la Tokyo University of the Arts no son para bromas.

    Siempre que alguien alaba la creatividad de un autor salen los comentarios tipo “ya estaba creado”. Pero quien es el creador en realidad? El que lo dice primero (posiblemente sin conocimiento de causa) o cada autor al que le surge libremente la idea y que sabe aprovecharla, mejorarla y, lo mas importante, expresar sus inquietudes e impregnándola con estas hasta crear una obra de arte?

    Fullfill the Prophecy.






A %d blogueros les gusta esto: