Educación, la asignatura pendiente

Tras escuchar un debate en La Mirada Crítica sobre el sistema educativo en España y los fracasos sucesivos que estamos teniendo a ese respecto desde hace ya casi dos décadas, he recordado los viejos tiempos (mis viejos tiempos), los tiempos de la LODE, la terribe LODE, ese tenebroso sistema franquista que nos tenía a todos poco menos que subyugados y alienados, y les voy a ser sincero: los de mi generación seguimos siendo la generación mejor preparada que ha tenido España jamás. La introducción de la LOGSE generó un sistema de idiotismo estudiantil que estamos sufriendo ahora con las máximas consecuencias. Consiguió de una forma inopinada eliminar la autoridad del profesor y darle al alumno la capacidad de hacer de la vagancia una forma de arte.

Recuerdo que en los primeros tiempos de la LOGSE sucedió algo que se me ha quedado grabado en la memoria. Yo tenía un colega en teleco, de los de mi época, que un día me vino escandalizado por algo que había visto en su escuela. Resulta que habían dado las notas y aquel era el primer año que llegaban alumnos de la LOGSE a la universidad. El hombre me venía todo horrorizado porque el había suspendido una asignatura y estaba todo jodido, mientras los de la LOGSE veían sus notas, y los que no habían aprobado más que una o dos estaban celebrándolo como algo increíble. Esto es una carrera como Teleco, que es dura de narices, así que no quiero saber lo que fue en otras carreras. Esa era la avanzadilla de la generación LOGSE. Y aquí seguimos.

Cada gobierno ha hecho correcciones sobre el mismo error una y otra vez, sin solucionar el verdadero problema de fondo, que es la propia ley. Ahora además, debido a que se han transferido todas las competencias sobre educación, hay 17 educaciones LOGSE distintas. Se llegan incluso a modificar los libros para hablar sobre la realidad geográfica, pero sólo de la región donde se estudia. Y que decir de los acontecimientos históricos, para que hablar. En vez de aprender todos lo mismo, en casa sitio están aprendiendo lo que les están dando, y nos vamos encontrar en breve con 17 Españas diferentes, porque por si alguien no se había dado cuenta, un país es lo que refleja su educación. Tiempo al tiempo.

Anuncios

  1. titaju

    Estoy casada con un profesor de Universidad (Ingeniero de Teleco, mira tú las casualidades de la vida).
    A veces, cuando corrige un examen y me siento a su lado a descansar un poco, no me puedo creer las barbaridades que escriben. Nadie tiene ni idea de ortografía; nadie tiene ni idea de gramática ni de semántica, y los exámenes tipo SMS están a la orden del día. A veces, mi marido llega a casa desesperado porque cuando les da materia a los alumnos, éstos se quejan de que es muy dura.
    ¿Y que se creen que están haciendo, primero de Primaria?
    Mejor no veas la fenomenal materia “coñecemento do medio”, donde el río Duero se llama Douro, y no tienen ni idea de dónde está. (Por cierto, Ibiza es Eivisa. Te lo digo para que no te pierdas).
    Un chicarrón de 21 años, me dijo el otro día que siempre creyó que Irún estaba en Africa.
    ¡Válgame…!

  2. Mis experiencias adolescentes intentando enseñar quebrados a los primeros acólitos de la LOGSE fueron momentos de auténtico pavor intelectual. Afortunadamente en Castilla no somos nacionalistas y no decimos que Valladolid es Pucela (interesante historia la de este nombre, por cierto, lo mismo me arranco un día y la cuento). Pero vamos, la cosa no mira nada bien para el futuro de España en estas condiciones. El desarrollo de país depende de forma casi exclusiva de lo preparados que estén sus ciudadanos. Si esto falla, todo lo demás se va al garete. Así que cualquier persona inteligente puede imaginarse por donde van las cosas. Y eso es lo que me da pavor. No es por ser pesimista, pero al ritmo que llevan las cosas y teniendo en cuenta que los gobiernos suspende para septiembre esta asignatura continuamente, me temo que en pocos años estaremos llenos de analfabetos funcionales que, eso sí, sabrán comprar por Internet como auténticos campeones.

  3. kikoprieto

    Porque no acertamos amigo mio. Unos defienden la EpC, otros la niegan o la rechazan como medida adoctrinadora del Estado…
    Vamos que de no ser por unas pocas instituciones independientes (autónomas) este pais se iría al garete…
    En educación te defines: no se puede educar sin una idea de persona. Y es en ese concepto de persona donde la calidad de la enseánza se nota.

    Te recomiendo un libro muy interesante sobre el tema de la educación, se llama “el elogio de la disciplina”…

  4. Educación para la ciudadanía es una asignatura necesaria en una democracia. De hecho no la hemos inventado nosotros, en los países de nuestro entornos es algo que lleva años implantado. Lo que no se termina de entender es que no es un adoctrinamiento, es una explicación directa y “estatalmente saludable” de explicarlos derechos y obligaciones de los ciudadanos en un país como el nuestro, así como otros aspectos sociales que es importante conocer. Puedo decirte que hasta hace dos días como quien dice en Valladolid (soy de allí) aún se sorprendían de ver negros por las calles (con todo lo que eso conlleva), cuando los que hemos vivido en ciudades más grandes estabamos cansados ya de verlos hace años. Es increíble hasta que punto la gente desconoce sus propios derechos como ciudadanos, y por eso creo que es una asignatura necesaria. Ahora, que digan que es una asignatura de adoctrinamiento y la de religión no, tiene sus narices. Es escandaloso para cualquiera que tenga dos dedos de frente.

    En la educación hay dos personas: profesor y alumno. El primero debe transmitir con garantías unos conocimientos y el segundo recibirlos, con las mismas garantías. Actualmente esas garantías no existen. Los profesores no tienen un mínimo de autoridad que antes sí tenían, y por lo tanto los alumnos no pueden recibir adecuadamente la formación que deben. Ese es sólo uno de los problemas. A partir de ahí, cualquier cuestión se vuelve casi accesoria, excepto en lo que se refiere a conocimientos, que además han bajado mucho de calidad y se han desmembrado en 17 visiones distintas. Educación debe volver a ser competencia estatal ya, porque el fracaso va a ser estrepitoso si sigue transferidas a las comunidades autónomas.

  5. Alexa Cohen

    No me gusta la educación para la cuidadanía.

    Lo siento, pero sí que es adoctrinamiento. Te lo puedo decir con un cien por cien de seguridad porque mis hijas ya han pasado por ahí.

    La educación en España no existe, y punto. Un colegio público es un garage para aparcar niños. Un privado es otra cosa: pagamos para que eduquen a nuestros hijos. Y cuanto más pagamos, mejor los educan.

    Mis hijas han pasado por los dos tipos de educación: empezaron en un colegio privado, Compañía de María. Y muy bien. Siguieron en un colegio público. Una MIERDA con mayúsculas.

    Yo creía, estúpida de mí, que sería igual que cuando yo estudiaba. Jaja. Ni enseñan, ni estudian, ni hacen nada excepto estar ahí y cumplir un horario. Los profesores podrían estar hablando para un aula vacía y los niños en la calle. El resultado es el mismo.

    Así que mis hijas han vuelto a la enseñanza privada (porque me lo puedo permitir). Colegio La Salle.

    No hay un solo político que lleve a sus hijos a un colegio público. No deben estar nada convencidos de la bondad de sus programas educativos.

    Pero sinceramente creo que lo son: conseguirán que la mayor parte de la población sea una gran masa de borregos prácticamente analfabetos, iletrados, ignorantes, fácilmente manipulables, alienados por la televisión, que votarán lo que se les diga que voten, que creerán lo que se quiera que crean, que obedecerán sin cuestionar.

    El sueño de un político. Que se lo digan a Goebbels.

  6. Como ya habías expresado tu opinión sobre la asignatura de Educación para la ciudadanía entiendo tu postura aunque no la comparto. Entiendo que habéis tenido una mala experiencia en ese sentido y debido a la multiplicidad de educaciones que lamentablemente tenemos en este país.

    En todo lo demás no puedo por más que darte la razón. Por desgracia, como en otras cosas en esta vida, la educación también hay que pagarla. Como la sanidad. Desde que estoy con un seguro privado mi vida en lo que se refiere a salud ha mejorado ostensiblemente. Esta claro que cuando quieres algo de calidad tienes que pagarlo, de eso no cabe duda. Sin embargo, sanidad y educación deberían ser dos grandes excepciones a esta regla, y no lo son. Y la cuestión no es la Educación con mayúsculas, porque no existe. Existen 17 educaciones distintas, y esta es la cruda realidad. Y aunque tu grito de desesperación suene a muchos como fuera de lugar, yo por lo menos te entiendo perfectamente y estoy plenamente de acuerdo con tus afirmaciones. Penita pena…






A %d blogueros les gusta esto: