Archivo para febrero, 2009

El regreso de un recuerdo dormido

El 23-F yo tenía 7 años. Hacía poco que vivíamos en aquella casa y yo, claro, no era consciente de nada realmente, aunque tengo un recuerdo bastante claro. Aunque no recuerdo muy bien si se lo oí a mi madre o fue de otra manera, escuché que había tanques en las calles (yo por aquel entonces vivía en Valladolid, un bastión de la derecha desde tiempos inmemoriales), y yo me asomaba para ver si era cierto, pero con la mala fortuna de que nuestra casa no daba a una calle principal, si no que tenía otro mazacote en medio que me impedía la visión del paseo de Zorrilla, una de las arterias de la ciudad, y por la que seguro que pasaban tanques porque era la vía de acceso al pinar de Antequera, que es donde estaba la base militar. Ese es el recuerdo que tengo de ese día, histórico por otro lado, y que de forma intermitente ha regresado a mi memoria desde entonces.

Podemos especular lo que queramos sobre que hubiera pasado de haber vencido el levantamiento (recomiendo “El hombre en el castillo” de Philip K. Dick, donde se habla de que hubiera pasado si los nazis y los japoneses hubieran ganado la guerra), pero con el paso del tiempo, la lectura atenta de las fuentes y los personajes, cada vez uno se da más cuenta de que fue todo una pantomima. Es más, existe una posibilidad bastante alta de que fuera un movimiento conocido de antemano por bastante gente, incluso de fuera, como la CIA o el Vaticano. El rey probablemente también estaba informado, y su actuación no fue, a mi entender, consecuencia de la improvisación, sino muy meditada y planeada de antemano. De todas formas, el levantamiento como tal fue muy chapucero, lo que me hace sospechar que había algo detrás que ya directamente hacía sospechar el fracaso de Tejero. Las leves penas (casi amonestaciones en la mayoría de los casos) también me da a entender que no había ningún interés en que se levantasen más sospechas al respecto. Cuando algo se hace rápido y sin levantar polvo es porque generalmente bajo ese polvo hay más de lo que se quiere dejar ver. Así ha sido siempre y no entiendo porque debería ser entonces de otra manera.

Se habla siempre de que ese día venció la democracia, pero, sin desear lo contrario, nos hubiera dado igual una cosa que otra. Los que nos han gobernado desde entonces han sido unos incapaces, ignorantes en el mejor de los casos y estúpidos en sus decisiones, que han hecho que este país, con todo el potencial que tiene, siga sin tener relevancia en el mundo y con muchos problemas no heredados precisamente del franquismo. González, Aznar y Zapatero han sido sin duda un lastre mucho mayor para nosotros de lo que podemos imaginar, y me preocupa enormemente que la ciudadanía no desee levantarse el polvo que deja esta gente a su paso. Los conceptos de libertad, igualdad y solidaridad son cada día más trivializados en casi todos los contextos y eso genera importantes problemas en la gente, desde sociales, económicos o políticos y culturales. Estamos entrando en una crisis que no es sólo económica. Es una crisis de valores de todo tipo, como las que había antes de la llegada de los fascismos. Recordemos que ahora mismo hay países europeos, incluso algunos en los que podría parecer impensable, en los que los fascismos están ganando terreno de nuevo, consiguiendo alcaldías, diputados y senadores y casi casi gobiernos, como ya pasara en Austria e incluso en Holanda y Francia. Y en Alemania, porque la legislación es tan estricta que es casi imposible que un fascismo salga adelante, lo que no significa que pueda ocurrir de alguna forma. Aquí en España por suerte son aún muy minoritarios, pero si la situación sigue así, será un caldo de cultivo excelente para que reaparezcan los viejos fantasmas. Porque la gente, al final, quiere vivir en paz y tranquila, y eso lo puede hacer exactamente igual una democracia que una dictadura. La única diferencia radica en lo que los ciudadanos están dispuestos a soportar por tener esa paz y esa tranquilidad. Pero como siempre ha pasado, el pueblo le dará su confianza a aquellos que les permitan conseguir y mantener esa paz y tranquilidad. Queda dicho.

¿Dónde están los dineros?

Sólo son botones, pero del tamaño de un estadio de fútbol. Dice el Santander que no puede pagar a sus clientes… ¡Por dos años! ¿Y el dinero que se supone que ha ido de los contribuyentes a las arcas privadas? ¿No era para mejorar el crédito y sanear la economía? ¿Dónde ha ido a parar? Porque Obama por lo menos ha puesto límites a los bancos, aunque en la práctica seguramente serán sólo formales, pero por lo menos ha tenido las narices de poner límites públicamente. Nuestro gobierno ha “dado”, literalmente, dinero a los bancos a cambio de nada. Es la vergüenza más absoluta.

Esto ya es escandaloso, y mientras ellos discutiendo temas que no interesan a nadie (que si alguien ha ido a una montería… Joder, que eso a estas alturas no le importa a nadie, leches, ni con quien ha ido). Lo más increíble de todo es que ellos siguen como si nada. Mientras las familias y los negocios se van a pique, a ellos sólo les interesan temas totalmente estúpidos que para lo único que sirven es para atacarse sin fundamento, y mientras las cosas rompiéndose por ahí. Hace unos meses dije que el Banesto tenía problemas de liquidez. Ahora sabemos a ciencia cierta que los tiene el Santander (del mismo grupo de bancos), que es el banco privado más importante de España. La gente está realmente acojonada con la cuestión económica y financiera, y mientras estos mequetrefes, abrazafarolas de segunda fila, marotos asquerosos se pegan porque dos jueces se van de juerga a una finca. Y en medio una huelga de jueces, de pilotos y dentro de nada, de trabajadores. Zapatero, guapo, tienes la huelga general a la vuelta de la esquina. Ya te puedes poner las pilas porque estás en terreno pantanoso y a los españoles se les está acabando la paciencia.

Galicia’s Disturbia

Es conocida mi posición sobre los nacionalismos y el tema lingüistico, así que no me voy a explayar mucho, que el tiempo apremia. Sólo comentar esta noticia, “Disturbios en Santiago de Compostela“, que define claramente lo que es el nacionalismo hoy día y las imposiciones políticas que desgraciadamente muchos ciudadanos de este país están obligados a seguir sin rechistar. Como algunas formaciones políticas como “Ciudadanos” están exigiendo, debe existir una normalización del bilingüismo en nuestro país que hoy por hoy es inexistente, en pro de unos supuestos derechos históricos trasnochados y en muchos casos inexistentes. Supongo que por narices hay que salir a la calle. Además, queda clara la catadura moral y ética de los nacionalistas, que en su radicalización sólo saben que molestar e impedir el libre y democrático derecho de expresión que ellos, claramente, no entienden.

(Titaju, no sé si estuviste en la manifestación, pero seguro que si no fue así te quedaste con unas ganas de muerte, ¿verdad? ;))





A %d blogueros les gusta esto: