¿Dónde están los dineros?

Sólo son botones, pero del tamaño de un estadio de fútbol. Dice el Santander que no puede pagar a sus clientes… ¡Por dos años! ¿Y el dinero que se supone que ha ido de los contribuyentes a las arcas privadas? ¿No era para mejorar el crédito y sanear la economía? ¿Dónde ha ido a parar? Porque Obama por lo menos ha puesto límites a los bancos, aunque en la práctica seguramente serán sólo formales, pero por lo menos ha tenido las narices de poner límites públicamente. Nuestro gobierno ha “dado”, literalmente, dinero a los bancos a cambio de nada. Es la vergüenza más absoluta.

Esto ya es escandaloso, y mientras ellos discutiendo temas que no interesan a nadie (que si alguien ha ido a una montería… Joder, que eso a estas alturas no le importa a nadie, leches, ni con quien ha ido). Lo más increíble de todo es que ellos siguen como si nada. Mientras las familias y los negocios se van a pique, a ellos sólo les interesan temas totalmente estúpidos que para lo único que sirven es para atacarse sin fundamento, y mientras las cosas rompiéndose por ahí. Hace unos meses dije que el Banesto tenía problemas de liquidez. Ahora sabemos a ciencia cierta que los tiene el Santander (del mismo grupo de bancos), que es el banco privado más importante de España. La gente está realmente acojonada con la cuestión económica y financiera, y mientras estos mequetrefes, abrazafarolas de segunda fila, marotos asquerosos se pegan porque dos jueces se van de juerga a una finca. Y en medio una huelga de jueces, de pilotos y dentro de nada, de trabajadores. Zapatero, guapo, tienes la huelga general a la vuelta de la esquina. Ya te puedes poner las pilas porque estás en terreno pantanoso y a los españoles se les está acabando la paciencia.

Anuncios

  1. Coincido en todo menos en una cosa; Lainon.
    ¿Cómo se te ocurre llamarle guapo a Zapatero?
    ¿Tás pallá o qué?

  2. Aish, mira que eres tiquismiquis… 😄

  3. ¿Tiquismiquis?
    Eso es algo que cae de cajón, querido.
    ¡Anda que no habrá adjetivos en el diccionario español (hasta te dejo rebuscar en el de gallego, si quieres), para elegir precisamente ése!
    ¡Diossssss! ¡Hombressssss!

  4. Pues hala, dime uno en gallego, equivalente o más despectivo aún, porque mi “guapo” no era precisamente cariñoso. Tal vez la retórica no era muy fina pero prefería eso a llamarle lo que realmente tengo ganas de llamarle. Nos está hundiendo. Lo lleva haciendo desde que empezó. Con esto se demuestra que no hay político bueno, y el mejor, colgado.

  5. Pailán.
    Y ahora sí que estoy de acuerdo. A todos nos hunde, pero a nosotros, además (los que tenemos otro idioma además del castellano), nos pone un peso encima para que nuestros hijos no puedan salir a flote.






A %d blogueros les gusta esto: