ZP y el populismo

Acabo de ver un documental sobre populismo y sinceramente me ha preocupado. Bueno, es una tendencia política que siempre me ha producido resquemor, pero después  de ver el tema desde una perspectiva europea, sinceramente me ha dejado tieso. Los radicalismos y los nacionalismos están aprovechando las crisis (locales y mundiales) para sacar tajada política a costa, como siempre, de los bienpensantes ciudadanos.

Pero vámonos al lado contrario, a los tecnócratas. Los que piensan para el pueblo, pero sin el pueblo. Nuestro mayor exponente hoy día es ZP, que desde que salió elegido el año pasado ha sido un desproposito con patas permanente. Pensándolo detenidamente, se ha convertido en un tecnócrata populista, si es que es posible semejante cosa. Se dedica, las 24 horas del día, a lanzar eslóganes y soflamas chorras que el ciudadano de a pie se traga porque son políticamente correctas. Pero ninguna de esas frases vacías significa realmente nada. No cumple sus promesas, como ha quedado patente en el último debate del estado de la nación (acto que por otro lado no vale para nada, se lo inventó en España Felipe con la sana intención de revalidar cada año su mandato haciendo, como nuestro coleguita, promesas vacías que no iban a ninguna parte). En vez de pensar en soluciones y ponerlas en práctica, lo único que estamos presenciando es un teatro del absurdo en el que los políticos se alejan cada vez más del pueblo, pero engañándonos, haciéndonos creer que efectivamente piensan en nosotros. Las elecciones europeas ya son la risa. No dicen absolutamente nada sobre Europa, sólo se atacan entre ellos y manipulan hábilmente a los indecisos. No hay que pensar en Europa, esa es su idea general. Luego les extraña que haya tanta abstención. Los únicos partidos que están hablando realmente de europa, como Ciudadanos, son silenciados sistemáticamente en los medios de comunicación, y es realmente costoso que se les vea o se les oíga porque, simplemente, deben desaparecer de la vista de los grandes partidos. A Rajoy no me refiero porque tiene tan poco carisma que prácticamente sólo convence a los que ya están convencidos, o sea, que llueve sobre mojado.

En conclusión, tan malo es ser populista como tecnócrata. Los primeros porque intentan convencerte con banales esperanzas y subterfugios, y los segundos porque el pueblo no les interesa un carajo. Y que nadie se confunda. A los populistas radicales no les importa el pueblo. Simplemente se aprovechan de él para conseguir sus prebendas políticas. Por suerte hay vías intermedias pero poco conocidas. Decid no a unos y otros, votad puramente en conciencia y si no veis alternativas reales a vuestras necesidades, votad en blanco. Al cabo del tiempo me he dado cuenta de que abstención lo único que hace es beneficiar a los de siempre. Si no quieres votarles, al menos castígales. Diles que no en su cara.

Anuncios

  1. Pues mira, tenemos algo más en común; tenía pensado votar en blanco, porque estoy harta de que me manipulen, me mientan, me mangoneen y que jodan el futuro de mis hijas.
    Y ya sabes que yo soy de derechas, pero es que esta derecha no me gusta nada; no me ofrecen nada y no hacen nada más que insultar a los otros, que por cierto se pasan la vida insultando a los unos.

  2. Hay que votar en conciencia, no porque te caiga simpático el cabecilla de turno. El que vota simplemente por “derecha-izquierda” o porque le mola el presi del momento merece que le pasen desgracias, porque es no usar la cabeza para algo tan fundamental como es la vida en sociedad.

    Si no te convence nadie, desde luego existe el voto en blanco. Me he dado cuenta de que la abstención no vale para nada, porque los votos que no se contabilizan terminan ayudando a los que más sacan. En cambio el voto en blanco se contabiliza, virtualmente es un “partido en blanco”, y no suma a los demás partidos (aunque debido al sistema que tenemos en España, esto no es exactamente así, por desgracia). La única forma de castigarles es no votarles a ninguno, pero votar.

    Yo por mi parte, como hice el año pasado, votaré Ciudadanos. Me parece la alternativa progresista más interesante y que no se casa con nadie. Y sobre todo, no son políticos profesionales. Además, encabeza su lista Miguel Durán, alguien que me parece un superheroe por lo lejos que ha llegado a pesar de su discapacidad. Y además, es nuevo, no se dedica a la política y gracias a que tiene pelas de verdad no le hace falta corromperse. Es una ventaja.






A %d blogueros les gusta esto: