Las tetas de la ministra

Nuestra “querida” Bibiana Aído volvió a calzarse el mundo a su manera el otro día y por supuesto sin rectificación alguna. Sé que la noticia no es nueva, pero como hoy han vuelto a referirse a ello en el mismo programa (Las mañanas de Cuatro), pues he pensado que sería interesante reflexionar sobre eso. Básicamente, lo que vino a decir la buena mujer es que “abortar es lo mismo que ponerse tetas” (es más, lo dijo con estas mismas palabras). Independientemente de que consideremos que una ministra no debería pronunciar la palabra “tetas” en público (la política es el arte de las formas, querida), el debate real es que una representante de máximo nivel de los españoles piensa que abortar viene a ser lo mismo que cualquier otra operación rutinaria que una mujer pueda realizarse a lo largo de su vida.

Esto me parece muy grave. Apartándonos por un momento de la cuestión sobre el aborto (tema que ya plantee hace un año), el hecho de que una mujer ministra trivialice de esta manera con un asunto tan transcendente para las mujeres es, como mínimo, de mal gusto. Soy un hombre, y por lo tanto hay cosas que probablemente no lograré comprender nunca, pero sí entiendo que siendo el embarazo un momento fundamental en la vida de una mujer, un aborto lo es, como mínimo, en igual medida. No creo, ni por asomo, que ninguna mujer que haya abortado lo haya hecho a gusto y de la misma manera que, por ejemplo, se hace una apendectomía. Y menos una lipo o aumentar el pecho. Me da igual que se crea o no en el aborto. Como digo, no es la cuestión que se discute, sino la relevancia que sin duda tiene pasar por el quirófano para eliminar la vida de un futuro hijo. Si el nacimiento, según quienes lo describen, es algo maravilloso, un aborto debe ser lo que está en el lado contrario del espectro, algo asqueroso y que deja un mal cuerpo durante semanas, meses o incluso años (y eso haciendolo con todas las garantías, que no pensemos cuando se hace de forma clandestina).

Bibiana, te has pasado veinte pueblos y como ya hiciste con tus “miembras”, no sólo no rectificas si no que obligas a otros miembros del gabinete a salir del paso cuando se les pregunta sobre la anécdota (como ha pasado con la ministra de sanidad esta mañana, que la pobre no sabía como responder a los ataques que unos y otros le propinaban). Que sepas que los españoles en general no entendemos qué pintas aquí, con tu Ministerio de Igualdad, que no hace nada importante ni interesante y que simplemente está como una excusa partidista de ZP. Dimite ya, Aído, ya que no eres más que la viva imagen del desastre que es el gobierno de Zapatero en plena crisis.

Anuncios

  1. Es que a la Bibi le han implantado el cerebro en las tetas, Lainon, no se puede sacar de donde no hay.
    El ministerio feminista ese no es un ministerio de igualdad; vete como hombre a pedir algo y verás lo que te dicen.

  2. Esto es feminismo puro y duro del tipo sociológico. Pero vamos, insisto en lo que vengo diciendo: el desgobierno de Zapatero está totalmente a la deriva y el ministerio este es el ejemplo puntero de ello. Los españoles ya no sabemos por donde van las cosas, estamos totalmente perdidos. Por algún sitio va a tener que romper esto.






A %d blogueros les gusta esto: