Las reformas de Obama

Obama2008Se han presentado las presuntas reformas de Obama para “reiniciar” el sistema financiero en los USA. Digo presuntas porque por lo que he podido entresacar, en realidad no es más que volver al estado inmediatamente anterior al del torbellino especulativo de los últimos años. Algunos cambios de protección a los consumidores y en realidad poco más, porque se limitan a regular algunos productos financieros y atar más corto a las entidades de crédito. En fin, insisto, es una vuelta con algunas variantes a los tiempos anteriores a Bush, lo que en realidad, que duda cabe, es algo bueno.

Ahora bien, hay que ver si esto realmente sirve para algo. La banca se ha distinguido normalmente por ser capaz de sortear todas las imposiciones legales que los gobiernos se van inventando y consiguen inopinadamente trasgredir cualquier normativa al borde de esa misma legalidad. Estos cambios se impondrán durante unos años, ciertamente, pero al cabo de un cierto tiempo, volveremos a las andadas. Porque simplemente, los bancos, los centros del poder económico, hacen lo que quieren. Buena muestra tenemos en la actualidad cuando se supone que hay dinero para créditos pero estos siguen sin concederse, o como el Euribor está en mínimos históricos y las entidades siguen aplicando dos o tres puntos más “por que sí”. Amigos y amigas, esto no va a cambiar, por mucho que el señor Obama se empecine. La idea es buena, no muy original, pero buena. El problema es que mientras sean los bancos los que siguen mandando, y lo hacen, las cosas no cambiarán, por mucho que “we can”.

Ya lo dijo Jefferson: “Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos privados, y todas las entidades que florecerán en torno a ellos, privarán a los ciudadanos de lo que les pertenece, primero con la inflación y más tarde con la recesión, hasta que sus hijos se despierten, sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.”. No se puede decir más claro, y esto hace 200 años. Pero como siempre optamos por no escuchar a los hombres sabios. No digo que los bancos no deban existir, pero mientras sean los que controlan el dinero (por medio de los bancos centrales, y en el caso de USA, la Reserva Federal), y no los gobiernos, estamos en manos de los intereses de unos pocos que nos terminarán llevando, inevitablemente, a la ruina, no sólo económica, sino también social y ética.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: