¿Pero no era al revés?

Navegando por ahí me encuentro una noticia curiosa cuanto menos que quería mostrar aquí porque me parece representativa de nuestra cultura actual, o su nivel, más bien. Resulta que el señor Imanol Arias dice que deja la TV pública si se quitan los anuncios. El da sus razones para semejante afirmación, claro, pero me ha dado por pensar en las razones para decir semejante cosa y salen a flote algunas conclusiones que quiero compartir con ustedes.

Lo primero que salta a la palestra es que una demanda que durante años ha hecho el mundo de la cultura es que la televisión pública fuera menos comercial y atendiera más a los intereses públicos (como yo también creo que debería ser), eliminando en el camino la publicidad. Sí, esto va a hacer que TVE tenga que buscarse la vida mucho más a partir del otoño, pero televisiones de renombre como la BBC funcionan de esa forma y no están precisamente en la bancarrota. Pero claro, ¡ay!, estamos hablando de Europa. En España funcionamos distinto, y claro, eso se nota.

Del parrafo anterior yo derivo lo siguiente. Se supone que el señor Arias forma parte (o pretende formar parte) de la élite cultural de nuestro país, pero ¡ay!, me da la impresión de que le han tocado algo muy sensible para que se le haya ocurrido decir esto. Y como me gusta ser mal pensado, me da la impresión de que lo que le han tocado es la billetera. El pone como excusa que no quiere que el Estado le pague las habichuelas, que no quiere ser un funcionario. Bueno, independientemente de como les siente eso a los funcionarios, y especialmente a los que trabajan en TVE, para mi hay una segunda lectura: no hay publicidad, pagarán menos por la serie, recortarán gastos y sueldos, y la consecuencia última será que el señor Arias tendrá que recortar su caché artístico. Y eso no mola nada. En estas condiciones, ¿quién quiere trabajar ganando menos? Nadie, claro. Pero aquí vamos al último acto de la función.

Este señor ha demostrado con este comentario que es un cultureta de tres pares de narices. Todos somos defensores de la cultura hasta que nos tocan los tachines, como pasa con los cantantes, autores y demás (por llamarlos algo) defensores del canón. En cuanto al progre de turno le tocan la cuenta bancaria no hay cultura que valga. Para una cosa decente que hace nuestro gobierno, tiene que llegar el (aparentemente) rojo de turno a discrepar y decir “esta boca es mía”. Pues señor Arias: yo si creo en que TVE debe estar libre de publicidad, debe ser cultura y ser financiada con dinero público, que para eso es un ente público. Si no le gusta, es libre de irse a otro lado, pero haga el favor de no caer en el ridículo más espantoso diciendo tontadas de semejante calibre. Ahora mismo usted ha bajado muchos enteros culturalmente hablando con semejantes afirmaciones, y eso también va a repercutir en su caché, que lo sepa.

Anuncios

  1. KC

    Si no está de acuerdo sólo tiene que irse al Metro a hacer unos monólogos retribuidos a la voluntad del viandante.

    Saludos.

    • No sé, que haga lo que quiera, pero me molesta mucho la incoherencia de la gente. Mucho defender la cultura y luego no miramos más que lo de siempre. Y parecía un tío serio, pero con esto desde luego echa por tierra su fama de progre cultureta y pasa a ser mero pesetero. Por mi como si hace “monólogos de la vagina” en “Padre de familia”.

  1. 1 Rectificando que es gerundio « Meterse por meterse

    […] arias, publicidad, televisión Pues el amigo Imanol Arias ha rectificado su declaración de que se marchaba de “Cuéntame como pasó”. Así, primero suelta que se leyó su declaración fuera de contexto (ni de coña) y que le parece […]






A %d blogueros les gusta esto: