Otra ida de pinza papal

En concreto este papa de ahora nos tiene acostumbrados ya a que se le vaya un poco la cabeza, pero la última es muy buena: el papa demanda un nuevo orden económico y social (vía Resumen 2012). Nada menos que reformar la ONU y crear una autoridad económica mundial. Casi nada del ojo, y lo llevaba en la mano.

Bueno, un Papa suelta encíclicas, vale, pero deberían tener una especie de sistema de censura para evitar que diga más gilipolleces de lo normal. A lo ya acostumbrado de que no hay que usar condón, el aborto y demás zarandajas, hay que añadir ahora que se quiere meter en el G8 no sabe como, y la mejor manera que ha encontrado es soltando algunas lindezas como estas. Por suerte cada vez menos peña le hace caso, pero aún así me parece preocupante que una autoridad religiosa (como mucho moral) se meta en asuntos de política y economía, como si supiera. Porque un buen ejemplo de “meterse donde no les llaman” lo tuvimos recientemente en nuestro país con el tema del aborto, llegando a amenazar no ya a los médicos con la excomunión inmediata, si no a los propios políticos con cosas parecidas, exigiéndoles que no votasen la ley bajo pena de vaya usted a saber qué. Pues me sé de más de uno que se lo debe de pasar por el arco del triunfo (Pepe Bono, por ejemplo, es católico confeso y socialista, y votará seguro a favor de la ley, me apuesto lo que querais).

El problema viene a ser que este señor no debería hace declaraciones de este calibre en temas que no le competen. Que pueda criticar por lo que él pueda aducir de falta de “caridad cristiana” (que tiene tela también y mucha discusión) y similares, pase, pero vamos, que vaya diciéndole al mundo que necesita poco menos que un Gran Hermano económico y político, pues anda que no hay trecho. Cállese, señor Papa, que le viene grande el asunto y no está haciendo otra cosa que plantar pinos en el desierto.

Anuncios

  1. Pues qué quieres, que opine lo que le da la gana, y a ver quien le hace caso.
    A mi el Ratzinger ese o como se llame, no me gusta mucho, por no decir nada. Aunque dicen que es el representante de Dios en la Tierra, es un ser humano elegido por seres humanos y como tal, más que predispuesto a meter la pata.
    Una persona que vive en el Vaticano, donde no hay riquezas ni nada, no tiene derecho a hablar de orden económico. Exactamente lo mismo que los reyes, pongo por caso.
    Claro que esto también es una opinión, se me puede hacer caso o no.

    • ¿Qué no hay riquezas en el Vaticano? ¡Si hasta tienen banco propio! Mujer, no me digas estas cosas… Precisamente pobres no son. Ya no en activos, que tienen unos cuantos, sino en pasivos históricos. Siendo una mierda país, son más ricos que muchos países africanos o asiáticos. Y ese es el problema. Que precisamente el pibe este viene a decirnos sobre economía porque de eso saben un rato. Menos mal que es el representante de Dios en la Tierra…

  2. No sé como se dice por tu tierra que algo es excesivo. Aquí, para decir que alguien es muy rico, decimos (entre otras muchas cosas), “no tiene dinero ni nada”.
    Hombre, si lo lees literal, parece que, efectivamente, en el Vaticano no hay riquezas, pero lo que quiero decir es todo lo contrario.
    Es el representante de Dios en la Tierra, elegido por hombres.
    No lo olvides.






A %d blogueros les gusta esto: