La inteligencia no es un valor en alza

Leed este artículo. Habla de personas que tienen cualidades especiales, superiores a las de la mayoría, que se encuentran inutilizadas socialmente por esas mismas capacidades. En un mundo en que necesitamos cada vez más gentes capaces, desterramos al ostracismo a estas personas por el mero hecho de que, intelectual y mentalmente, son mejores que nosotros. Pero, ¡ay!, es un comportamiento tan humano…

Siempre hemos segregado lo diferente, lo hemos inutilizado y hecho de menos siempre que hemos podido. Es nuestro sino. La mayoría se impone inmisericorde para desterrar y soterrar a los que son distintos, y en este caso, mejores. No es así en todos sitios ni en todas las situaciones, claro, pero sí en una generalidad de casos.

¿Es esto viable? ¿Nos podemos permitir semejante derroche de capacidades? Las razones para que esto ocurra son muy diversas, pero fundamentalmente nuestros prejuicios y miedo a lo mejor es lo que nos impide integrar a estas personas con el resto de la sociedad. Y esto ocurre desde niños. Yo he tenido amigos superdotados y desde la infancia lo pasan mal. Vale, los niños son muy crueles y pueden ser realmente malos, pero es que cuando crecemos, el resultado sigue siendo el mismo. Son personas incomprendidas en el mejor de los casos, por no decir cosas peores. Y en ocasiones, el ostracismo ha hecho estragos en ellos de manera que ya de adultos son incapaces de integrarse incluso en grupos que los aceptan sin problemas.

No podemos permitirnos esto. Ya no es sólo la fuga de cerebros, sino que ni siquiera los propios cerebros que tenemos dentro salen a flote, y no pueden sacar partido de sus capacidades, influyendo en nuestras propias capacidades globales. Al encontrarnos con un superdotado, no sólo no debemos sentir miedo, sino que debemos (es nuestra obligación) potenciar sus capacidades en beneficio del bien común. Por supuesto respetando su derecho a ser felices. Sólo aquellas sociedades capaces de hacer esto salen a flote y se convierten en líderes. Así nos va.

PD: A petición de la interesada, he retirado un comentario directo del artículo de El Mundo. En el artículo en concreto teneis la información completa, aunque como indica esta persona, no es una información correcta. Le agradezco en cualquier caso el aviso.

Anuncios

  1. ¿Te cuento un caso propio? Mónica, compañera de trabajo de mi marido y todo un coco.
    Las universidades españolas le cerraron la puerta, y cuando vino una colega de OSU (Ohio State University) a un doctorado y la conoció, le ofreció trabajo allá.
    Después de rifársela, trabaja en N. York en la universidad de Stony-Brook ganando un pastón, y no la sueltan.

    • Es lo lógico y normal, por eso USA es el país más desarrollado del mundo y nosotros no pasamos de estar entre la posición 20 y 30. No sé cuando aprenderemos pero a corto plazo no veo solución a esto. El caso es que muchos se plantean hacer como esta mujer, y están en su pleno derecho. Aquí desgraciadamente no pintan nada.

  2. Siempre se dice que en España los que triunfan son los mediocres. Yo me resisto a creerlo por completo, pero que duda cabe de que esto se convierte en realidad en más ocasiones de las que debería. Es cierto que en este país no se valora lo suficiente la capacidad intelectual por encima de lo común. Es normal, donde reina el enchufismo, vale más ser hijo de o pariente de que realmente tener conocimientos. Y así nos va.
    Por otro lado, a veces estos superdotados se quedan fuera por una simple razón de mercado: no se necesitan tantos líderes y personas con alta cualificación como se piensa. Pensemos en el paradigma del empleo en los años de la burbuja económica: la construcción. ¿Qué se necesitaba para construir muchas casa? Un arquitecto, sí, pero 300 curritos que solo saben poner un ladrillo encima de otro. Y los que se forraban no eran los más inteligentes, los que se forraban eran los que tenían el capital suficiente para poder poner en marcha una promoción.
    Esa era la situación, pero ahora lo estamos pagando: tenemos un país lleno de canis, que no sé que empleo van a encontrar ahora que no pueden subirse a un andamio. Porque esto que ni siquiera acabaron secundaria…¿qué trabajo van a hacer ahora?

    • Bueno… La mediocridad es la norma, porque como su nombre indica, “es lo que está en medio”, por lo que es lo más común y lo habitual. Ahora, en cada sitio se entiende por medriocre una cosa diferente. En otros países, ser mediocre es haber terminado la secundaria y al menos haber entrado en la universidad aunque no lo hayas terminado. Menos que eso eres un paria. Aquí siquiera entrar en la universidad, sobre todo con la ESO, ya es la ostia, es como si te hubiera tocado la lotería, y aunque lo dejes al curso siguiente, la gente te felicita y te considera hasta superior. Así funcionan las cosas así. Aquí ser mediocre es ser un cani, por ejemplo, así que sí, nuestro país es mediocre porque la mayoría son mediocres. Hasta que no suba el tope de consideración, no se elevará tampoco el nivel general de la sociedad.

      Por otro lado, el ser superdotado no significa que tengas que ser lider. Puedes ser un trabajador normal, pero especialmente bueno en lo tuyo, ingenioso, creativo y especialmente desarrollador de ideas nuevas. No significa que tengas que ser jefe de nada ni un super amo. De todas formas, es cierto que la gente en general le tiene miedo a los superiores intelectualmente, es un sino de nuestra sociedad estúpida.

  3. Ufff, desde luego … Leyendo este post se me viene a la cabeza el dicho (con perdón) “La mierda flota” y la calidad se va al fondo … al menos en este país, por lo que se ve en otros sabenm diferenciar todavía.

  4. Mercedes Gil García

    Querido bloguero:

    Me ha gustado mucho tu artículo y opinión. Yo soy Mercedes Gil García. Quería comentarte que lo que aquí has puesto sobre mí no es cierto, supongo que no lo sabías cuando lo hiciste.No sé de donde habrás cogido esa información, pero es que muchos periódicos se inventan las noticias, por si no lo sabías.Y todo lo hablado sobre mí en lo que tú haces referencia es totalmente falso. Te rogaría quitaras aquello que me nombra de este blog y que nada tiene que ver con mi persona, te lo agradecería, porque perjudica mi imagen pública.

    Hay que tener mucho cuidado, porque con los blogs, sin querer estais difundiendo informaciones que pueden no ser ciertas como es este el caso. Y en vez de ayudar, se puede perjudicar.

    Evidentemente teneis razón en muchas cosas, motivo por el cual yo ahora mismo estoy trabajando con un proyecto en USA y otros. Me encuentro muy feliz, eso sí es cierto.

    Os comento que entre otras, soy Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Superdotados y que uno de los motivos que me mueve en esta vida, es la defensa del superdotado. Y de aquellas personas que tienen bondad también. Ahí estamos. Todo saldrá bien para todos, seguro. Mucho ánimo.

    Un abrazo muy fuerte y suerte a todos en vuestras vidas.

  5. Estimada Mercedes:

    Como seguramente te has percatado, he enlazado directamente al artículo de El Mundo donde se hace referencia a ti de forma expresa. Evidentemente no puedo contrastar una información que prácticamente queda entre su origen (el periódico) y tu persona particular. Lamento en cualquier caso que te afecte pero aunque yo lo quite del post, el problema es que seguirá apareciendo en la noticia original, con lo que realmente mucho no has ganado…

    En cualquier caso modificaré el artículo para que no aparezca tu nombre, pero como te comento más no puedo hacer. En su caso obviamente deberías reclamar a El Mundo por información incierta, y que rectifiquen la misma.

    Gracias por avisar y un saludo.






A %d blogueros les gusta esto: