Sí, la luna one more time

De verdad, he intentado sustraerme y de hecho en algún debate he intentado meter baza lo menos posible porque uno se encuentra en territorio hostil. Si, por estas fechas “conmemoramos” que, “supuestamente”, el hombre fue a la luna. Sí, ya en su momento di algunas razones por las que pensaba que no era así. Intenté que fueran técnicas, científicas, pero al parecer no es suficiente. A pesar de que hoy por hoy sea indemostrable a ciencia cierta nuestra famosa llegada al satélite, si te mola la ciencia tienes que creer a pies juntillas lo que te cuentan desde los USA. Pues miren ustedes, yo también soy un “creyente” de la ciencia y no me lo creo. Pero dado que con ciencia (no es ésta la labor de la ciencia) no llegamos a ninguna parte, me gustaría dar una visión económica y política del asunto. Así que recapitulemos.

El 25 de mayo de 1961, JFK dijo en el congreso que había que ir a la luna (con ese tan famoso “no porque sea fácil, sino porque es difícil”, era un hombre de palabras mayores) antes de 1970. Para ello se destinaron 25 mil millones de dolares de la época, una pasta, claro. Teniendo en cuenta que el presupuesto de este año de la NASA es de 17 mil millones, para un sólo año, pues hombre, inflación mediante, me parece que iban un poquito ligeros. Además, ahora sí tenemos la capacidad de viajar con mediana seguridad al espacio, con lo que no debería ser difícil enviar otra tripulación sin mayores problemas. Pues sí. Al parecer los hay y muchos. La mayoría lo achacan a problemas presupuestarios. Está claro que interés económico no parece haber mucho, pero político tampoco, y desde Nixon, nada menos (sí, eso de que habría minerales guays en la luna lo llevan diciendo décadas, pero tampoco parece ser una razón suficientemente poderosa para volver).

Fue Nixon el encargado de cortarle el grifo a las misiones Apolo. Tenía de hecho redactados dos discursos por si la cosa “fallaba”. Pero como iba a fallar. Ni de coña. Aquí o íbamos o la puta al río. Teniendo en cuenta como estaba la cosa con Vietnam, un fracaso tan estrepitoso como este hubiera sido matador. A pesar del presupuesto (un 4-5% aproximadamente del PIB de los USA en la época), se tiraron 8 años de fracaso en fracaso sin conseguir sacar adelante nada interesante, a parte de poner a alguno en órbita y poco más. Y como los rusos estaban siempre por delante (recordemos que fueron los primeros que consiguieron enviar una sonda no tripulada a la Luna), pues la peña estaba nerviosa. Como para no estarlo. Era un problema.

Pues 5 meses antes de terminarse el plazo, sorpresivamente y contra todo pronóstico, mandan a los muchachos para allá, llegan, se hacen unas carreras lunares, y vuelven sin mayor circunstancia (atravesando zonas de altísima radiación con una chatarra poco menos que endeble), convirtiendose en heroes instantaneos. Como para no serlo. Claro, no corrió Nixon como un idiota a felicitarlos (incluso con aquella famosa grabación en la que hablaba por teléfono desde la casa blanca con los astronautas, un descojone) y a cosechar los éxitos de tan tamaña fortuna que habían tenido. Pues no contentos, en los cuatro años siguientes enviaron otras 5 misiones más (recordemos la famosa Apolo XIII, que ni se acercó al objetivo, demostrando las grandes deficiencias técnicas de la época, como para abordar una llegada real…). 40 años más tarde, sin que absolutamente nadie, ni siquiera los propios americanos, se haya atrevido a intentar volver, tenemos grandes festejos y recuerdos (ese Hermida) por acontecimientos que… Con toda probabilidad no pasaron. Como no se puede estar al 100% seguro de nada en esta vida, añado el “probablemente”, pero es que prácticamente casi todo apunta a que no. Y no hay que irse muy lejos para las pruebas. A día de hoy, la NASA ni se plantea ir. Un representante ha dicho hace unos días que en un plazo de 10 años ni lo soñemos, y según parece pretenden dar un plan a Obama para volver en 15 o 20 años… Sorprendente que, a pesar de que tenemos estaciones espaciales (siempre por debajo del cinturón de Van Allen, curiosamente), de que hemos hecho paseos espaciales más que de sobra, y de que con la excepción de algún accidente tenemos el tema totalmente dominado, no somos capaces de ir. Un viaje de dos días y medio, y no somos capaces de hacerlo. Da que pensar. Ahora quieren mandar una misión sólo para recoger más muestras (¿MÁS? ¡Pero si en cada misión se han llevado kilos de rocas y polvo lunar!) y ver si hay algo interesante materialmente hablando en nuestro satélite. Llama la atención que a pesar de todo el material que se han traído, no tengan prácticamente nada con lo que comprobar si hay algo interesante que traerse de allí (generalmente rocas de composición terrestre y algunos restos más especiales, pero no mucho más que cualquier meteorito encontrado en la Antartida, añado).

Políticamente hablando, el mandar un hombre a la luna era imperativo. Recordemos como estaba la cosa en aquella época, cuando Kennedy echó el órdago. La carrera espacial era (por algún motivo) algo fundamental para USA y URSS, y así se lo iban demostrando: una vez tú, una vez yo… De hecho, los rusos iban ganando por goleada. Claro, para un gobierno tan orgulloso como el americano eso no podía ser. Insisto en el detalle: durante 8 años prácticamente el proyecto Apolo fue una ruina, con peligro constante de cancelación por motivos económicos y técnicos, y ante la persepectiva, decidieron lo “mejor” que se podía decidir en esa situación: no vamos a dejar mal primero a Kennedy y segundo al gobierno federal en general. Vamos a montarnos un pollo guapo y vamos a demostrar a esos bolcheviques de mierda de lo que es capaz la potencia americana. En realidad, el tinglado era fácil de hacer y de poner en marcha. Cuando lo vi por primera vez, siendo un chaval con no más juicio que cualquiera, ya me olía raro. No sabía exactamente porqué. Como son de esas cosas que te repiten de continuo, pues bueno, te lo terminas tragando. Pero con esto me paso como con la religión: a medida que sabes más y tienes mayores conocimientos, te vas desapegando y lo vas viendo más y más claro. En mi caso ocurrieron dos cosas: me hice ateo y deje de creerme que habíamos ido a la luna. Y aquí nos metemos con ese wonderfuloso tema de la conspiración. Como yo siempre digo, ni conspiración ni gaitas. Una conspiración es algo que se monta en plan maquiavélico total, por parte de las hordas judeo-masónicas y tal y pascual… Esto se ve a las claras que para no verlo hay que estar ciertamente muy dormido, más de lo habitual. Aquí no hay conspiraciones que valgan: simplemente se vieron con el culo al aire y decidieron huir para adelante, con la esperanza de que les saliera todo bien. Y hombre, muy mal no les ha salido cuando la mayoría se lo sigue creyendo. Ah, que tiempos cuando Armstrong se negaba a conceder entrevistas o ese grandioso “Porque, sencillamente, no me lo merezco”. A medida que uno va profundizando, va viendo más detalles, más cosas interesantes. Y no me voy a detener en deshacer las razones de los defensores y los conspiranoicos porque la mayoría de ellas son auténticas chorradas (que se sigan pegando por lo de que la banderita se mueve cuando claramente NO SE MUEVE, ya se en la luna o en la tierra, pues no sé, da que pensar que les gusta la greña más que a un tonto un lápiz…).

En serio, es todo mucho más sencillo que todas esas disputas que se trae la gente. Generalmente, la explicación más sencilla es la más correcta (concepto básico de la ciencia). Y ni los defensores ni los conspiranoicos están, precisamente, defendiendo las posturas más simples. La explicación más sencilla en este caso es que estos americanos son unos chafarderos de cuidado, que montaron un tinglado para salir bien parados de la promesa a Kennedy y para que el mundo viera que los USA eran los más grandes del mundo mundial. Punto pelota. Si técnicamente hubiera sido factible, hoy por hoy hubieramos visitado la luna muy habitualmente, huberamos tenido más pruebas geológicas de relevancia, hubieramos mandado más sistemas como los que se han enviado a Marte (cosa que hemos podido empezra a hacer técnicamente los últimos 10 años)… En general, hubieramos conocido muchos más detalles de la luna como su cara oculta, de la que prácticamente no se sabe nada, etc… Creo que, en resumidas cuentas, no se ha ido porque no se puede, no se ha podido hasta la fecha y todavía nos quedan años de poder ir. Primero por el coste, realmente astronómico (aunque factible hoy día). Segundo porque un fracaso importante sería terrible para la nación o naciones que lideraran el proyecto. Y tercero porque hay que mantener la expectación de alguna forma. Hace 40 años, tales días como hoy, el mundo estuvo pegado al televisor para ver como ocurría lo increíble. ¿Qué gobernante no querría tener a sus “chicos y chicas” tan pendientes de nada? Mientras aquí en la Tierra tenemos unos problemones del copón por todos lados, que mejor manera de distraer la atención de todo el mundo que por entonces estaba jodido con las guerras, la corrupción y demás zarandajas.  De verdad, el problema real con todo esto de la luna es mucho más mundano y trivial de lo que unos y otros nos hacen creer. Ahora, el que me quiera decir que no a esto, lo podemos discutir en términos políticos y económicos, y culturales. Por favor, nada de fotos, que si las estrellitas, la banderita y la madre que lo parió. Que se cansa uno de tontadas de ese calibre.

Hala, ahora a hacerse pajas mentales. Tanto unos como otros. Es divertido. Mola ver como se pega la peña, y además por chorradas como estas. Porque van a seguir así hasta que por fin, una misión internacional (la NASA sóla ni de coña, si de hecho ahora necesitan la tecnología rusa del Soyuz para poder hacer algo, leches) consigua implementar todo el tinglado necesario para realizar un viaje real a nuestra querida luna. Hasta entonces, a darse de ostias, chicos!

PD: Lo he estado pensando, y vaya, aunque me va a llevar su tiempo, pero me he propuesto, aún posponiendo otros proyectos que tengo en mente, realizar una investigación exhaustiva sobre el tema, investigando no sólo a los que están a favor y en contra, sino el contexto histórico, intentando relacionar todas las cuestiones ya de por si muy intrincadas. El problema de esto es el tiempo que se necesita. Me voy a poner con ello porque realmente creo que es una tarea que resultará esclarecedora. No pretendo dar con un canto en los dientes de nadie, sino intentar poner de manifiesto (de la forma más imparcial posible) los fallos de unos y otros. Porque como digo, al final la solución más sencilla es siempre aquella que involucra la capacidad de generar ruido que tenemos los humanos. Sea cual sea la conclusión final, la aportaré en formato electrónico. Les mantendré bajo aviso.

Anuncios

  1. Según la wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Luna ) la NASA ha anunciado el proyecto de un nuevo viaje tripulado a la luna hacia el 2.018. Veremos si encuentran los restos del picnic de Amstrong y compañia 🙂

    • Jeje, hace poco sacaban unas fotos de la superficie lunar indicando puntos donde, supuestamente, se había alunizado y demás zarandajas. Lo más gracioso del tema es que en la fotos no se veía absolutamente nada, y sólo por los circulitos que ponían podían determinar que ahí había algo. Bueno, si eso debe ser una prueba concluyente, es como si para detectar que tienes un cáncer estudiaran las pecas de la cara.

      A mi me sigue preocupando que la gente se crea que hace 40 años, que casi no se había inventado el microchip, tuviéramos la capacidad de ir a la luna y que 40 años después sea imposible. O sea, se están creando estaciones espaciales y hay una colaboración internacional del copón y no son capaces de juntarse económica y tecnológicamente para enviar a más peña para allá. A mi me ha mosqueado personalmente el interés de los propios astronautas del Apolo de ir a Marte, y despreciar la luna de esta manera, que se supone que es el siguiente paso lógico para la conquista espacial. No me parece lógico en absoluto. Pero claro, les interesa que no se descubra el pastel. A ver si en 9 años se ponen de acuerdo para ir, eso significaría que si hay suerte lo veré antes de morirme… XDDDD

  2. Bueno…yo no digo ni que sí ni que no, pero puestos a cuestionar los logros de USA…por qué no cuestionar también los de la antigua URSS…al fin y al cabo, del alunizaje de la sonda, no hay ni imágenes, por motivos obvios, no?

    • Sí, por supuesto que hay que cuestionarlo todo, esa es la cuestión. Pero los rusos no montaron todo este pitote, así que tienen un beneficio de la duda que los americanos no poseen. De todas formas, aunque sólo fuera por motivos propagandísticos, les interesaba airear todo lo posible sus éxitos. Y los americanos eran conscientes de esos éxitos. Si no, no tendría sentido que Kennedy se pusiera como se puso.

      Entre unos y otros, todo tiene demasiado misterio como para dar por hecho nada. De ahí mis reticencias. Será que soy tremendamente escéptico con todo (posiblemente demasiado), pero hasta que no lo vea claro no le voy a dar la razón a nadie. Y en un caso tan complejo como este, está claro que me voy a tener que buscar la vida por mi cuenta porque no puedo contar ni con unos ni con otros, que es lo que vengo a decir al final del post. Si alguien se anima que lo diga, que cuatro ojos ven más que dos… 🙂

  3. Yo en su momento, después de ver documentales que decían que sí, otros que decían que no, y toneladas de fotos manipuladas (en un sentido y otro) llegué a la conclusión de que es imposible verificar la que sucedió o dejó de suceder. Para saber si llegaron o no, tendría que haber estado dentro de la misión, ahora creo que ya es demasiado tarde para buscar pruebas (pero vamos, lo mismito pasa con el caso Kennedy, fíjate que casualidad).

    • Estamos de acuerdo, esa es fundamentalmente la razón por la que soy desconfiado con todo esto. Por eso me he propuesto mirarlo. No soy periodista, pero creo que indagando lo suficiente se pueden recabar las pruebas necesarias, que al menos de forma racional permitan decantarse de un lado o de otro. Como bien dices, hoy por hoy si no estabas en el ajo no sabes realmente lo que pasó. Mi desconfianza de todo lo que venga del poder hace que tenga que pensar así. En otro blog discutíamos por ejemplo sobre el hundimiento del Lusitania. Yo creo que a estas alturas no se duda que fueron los alemanes, pero lo que no tiene explicación alguna es que incluso sabiendo que el ataque ocurriría, el gobierno y el ejército USA dejase fletar ese barco. Fue la excusa perfecta para entrar en la guerra. Al final las cosas se acaban sabiendo, aunque sea desde un punto de vista lógico. Esa es la esperanza que tengo con este caso también.

    • Gracias por el enlace, aunque precisamente hoy lo pillé por otros medios… 🙂 Los problemas políticos hay que tenerlos en mucha consideración, pero no estoy de acuerdo con que el presupuesto fuera menor, como se indica. Dedicaron durante mucho tiempo mucho más esfuerzo que los americanos, y sí, se les estrelló una sonda en la luna, pero para que eso ocurriera tuvieron que mandarla, no? Creo que hay detalles mucho más importantes que los meramente políticos. Como le decía a cambiosocialya, quiero mirarlo muy a fondo, y todas las fuentes son bienvenidas, desde luego.

  4. Yo tampoco me lo creo, me parece imposible y la prueba me la dan los “héroes del día”.
    Su vida y sus actos, me dan a entender otra cosa.
    Me da igual que la ciencia venga y me diga “ha pasado esto, esto y esto”.
    Yo no me lo creo y ya está. La mirada de los astronautas me dice otra cosa. Pero bueno, tampoco es algo que me afecte en el día a día, así que… allá ellos y sus cosas.

    • El tema es que tampoco es una cuestión científica, aunque haya muchos que sí estén a la greña con ese tema. Hay gente que se lo toma tan en serio que a veces asusta. Y como dices, no afecta demasiado a nuestra vida en realidad, y probablemente nunca lo haga. Y en cuanto a los “heroes”… Bueno, sólo hay que ver que Neil Armstrong ni siquiera quiere hablar de ello, conceden muy pocas entrevistas y prácticamente parece un tema tabú… Será porque hay que ocultar algo, me parece a mi. Ahora ya ni quieren ir a la luna: directamente a Marte… Hay que fastidiarse…

  5. Pues mira…si te interesa el tema (a mi también, aunque me inclino más por la posibilidad de que los alunizajes fueron reales), hoy he dado con una “línea de investigación”, por llamarlo de alguna manera, que podría seguirse incluso hoy en día. Me refiero a fotos de telescopios que podrían confirmar el alunizaje (sabiendo dónde se supone que se efectuó, y suponiendo que fue en la cara visible de la luna). Hoy he dado con esta fotografía por casualidad:

    http://www.fotomaf.com/blog/20/07/2009/la-fotografia-en-la-luna/

    Supongo que alguna más habrá por el estilo, y teniendo en cuenta que la luna no tiene atmósfera, todo debe estar intacto (incluso las huellas de los astronautas). De hecho en el blog que linko dejan entrever que esas huellas podrían verse bajo ciertas condiciones (supongo que mejor con un telescopio situado fuera de la atmósfera terrestre, y con la resolución necesaria).

    Un saludo.

    • Esas fotos ya las he descartado porque, como decía en otro blog, es como coger una foto con mi telescopio de quimicefa, ponerle flechas con el photoshop y decir que hay algo, pero gracias de todas formas, a ver si alguien realmente consigue abstraerse lo suficiente como para darse cuenta de algo. Yo no he podido… 😦

    • Lo dicho. De hecho, por fijarme, he visto una donde se apunta a un punto concreto y he mirado alrededor que no se apuntan: hay como cinco o seis puntos más idénticos pero que no son lo que dicen que si es el primero. Esto es bastante poco científico, la verdad.

    • Estas fotos como te digo han salido en otros blogs y las he desmontado. Lo único que supieron decirme fue algo en plan: piojoso y más piojoso. Si te fijas, es realmente imposible apreciar nada. No digo huellas, leñe, que lógicamente si se llegasen a ver serían definitivas. Pero leches, me vas a decir que no tienen telescopios lo suficientemente potentes como para apuntar a la luna como es debido ver si hay alguna estructura? Lo que dices del telescopio fuera sería la solución, pero para eso está el Hubble y no lo están usando, precisamente. Ahora que han abierto el de Gran Canaria, a ver si lo apuntan… XDDDD

  6. Por cierto que hay otra teoria más rocambolesca. Es esta:
    Si que llegaron a la luna y lo hicieron hasta 6 veces (Apolo 11-17). Y de repente se pararon los viajes. Habian descubierto algo muy gordo, que les llevó tiempo investigar (de hay 6 viajes costosísimos) la humanidad no estaba preparada para este descubrimiento. Todos los astronautas que fueron a la Luna han sufrido depresiones o problemas por cargar con tal secreto. Y al parecer algo o alguien les advirtió que la Luna estaba vetada hasta nuevo aviso..
    …. tachan, tachan … la puerta del misterio …. 🙂

  7. Si bueno…es como todo…te lo crees o no te lo crees…
    Lo decía por el simple hecho de que es una linea de prueba que no se me había ocurrido, y que contradice lo que dije en los anteriores comentarios, en el sentido de que no es como el caso Kenedy, que en este caso, si en el futuro, alguien apunta un supertelescopio hacia la luna (digamos alguien “independiente” y creíble), y resulta que ve los restos de la misión, pues sería una prueba irrefutable de que pasó lo que pasó (aunque bueno, tal vez habría alguno que diría que fueron luego y lo colocaron allí todo años más tarde para disimular, pero vamos, que eso ya sería rizar el rizo).

    Saludos.

    • Sí, estamos de acuerdo en que si llegan a poder verse como es debido las pruebas, yo soy el primero que bajaré la cabeza. Pero esas fotos, como ya he dicho, no me parecen pruebas de nada. Son demasiado… Nada, que no se ve nada… 🙂

  8. El tema es que, en esta última teoria que apunto. Si se estuvo en la Luna, pero no se podian enseñar ni las imágenes por su contenido catalogado como alto secreto. Por eso Stanley Kubrick realizó la farsa de la llegada. Y se esparció el rumor de que nunca se habia llegado. El mejor secreto se guarda negando la mayor … 🙂 jajaja es de película. ¿A que vino ir 6 veces a una roca muerta? ¿Creeis que la NASA tenia credito ilimitado con la guerra de vietnam gastando a saco? mmm hay gato encerrado 🙂

    • Es otra razón para descartar el viaje y alunizaje. Coño, que estaban en una guerra hiper chunga y resulta que mandan peña a un sitio del que no se podía obtener (aparentemente) nada. Nada, deberías escribir el librico y que lo hagan peli… 🙂

  9. Hombre…yo creo que algo si conseguirían mandando gente a la luna: intimidar a los rusos con la tecnología. De hecho eso se estuvo haciendo durante toda la guerra fría, a base de la carrera armamentística (que afortunadamente tampoco se usó para nada). El tema era ese: cada vez que los rusos hacían algo que tecnológicamente podía tener una implicación o conexión armamentística, los americanos contraatacaban simplemente para no ser menos. Visto desde la perspectiva actual, puede parecer un poco absurdo, pero así fue. Es el equivalente a desfilar exhibiendo armamento, como en el día de las fuerzas armadas. Es un decir “mira lo que tengo” y sacar pecho, pero a lo bestia XDDD.

    • Sí, así fue. USA estuvo a la cola siempre y mientras que los rusos tenían sus fracasos, los americanos tenían el doble. Nunca se tomaron el tema tan en serio como los rusos. Esa es otra razón porque la no me termino de creer la historia. Lógicamente ese rifi-rafe ya no sería posible, pero por eso mismo digo que ni uniéndose todos son capaces de semejante proeza, imagínate uno sólo, en una época tecnológicamente muy atrasada con respecto a la actual, y con el ánimo de avance que tenían. Imposible.






A %d blogueros les gusta esto: