Archivo para agosto 4th, 2009

Una de libertad

THOMAS_JEFFERSON“cuando la gente le teme al gobierno hay tiranía, cuando el gobierno le teme a la gente, hay libertad.”

Thomas Jefferson era un pensador potente, un verdadero lumbreras de su tiempo y los posteriores tiempos sobrevenidos (si obviamos lo de sus hijos ilegítimos con una esclava, lo que a mi entender además quiere decir que desde luego no era racista). Últimamente creo que su pensamiento (radical para la época, demasiado pertinaz ahora) se puede aplicar a una buena cantidad de situaciones modernas (hace poco recordaba otra suya sobre bancos que no puede ser más aplicable a la situación de crisis financiera actual, en la que los bancos son los que realmente rigen el mundo, más que nada porque si el mundo lo rigieran los políticos realmente, con independencia de los poderes fácticos, ni siquiera hubiera ocurrido).

Obviamente en determinadas situaciones se puede ver mucho más claramente, como las aparentes democracias al estilo Chavez que desgraciadamente cada día se multiplican más en latino-américa. No son democracias reales, son democracias aparentes que disfrazan un autoritarismo sin límite real. Ahora mismo están persiguiendo a un bloguero contrario a Chavez, por esa nueva ley que ahora mismo no sé si está aprobada o no por la que no se puede hablar mal del gobierno de ninguna forma. Pero esto no es muy diferente de la Patriot Act estadounidense o la ley que no permite realizar actos antipatrióticos en Gran Bretaña (ahora se pretende aprobar una ley que prácticamente expulsará a los inmigrantes que vayan a una manifestación contra la guerra, por ejemplo). Es decir, que hay una gran cantidad de democracias de las consideradas “de verdad” que están tomando estos tintes totalmente antitéticos, y bochornosos, añado. Con la excusa del terrorismo implantada por Bush y Blair, se están haciendo las barrabasadas más increíbles hace sólo 10 años. Nos encontramos en un momento de la Historia en la que se están definiendo dos bandos claramente enfrentados: los liberales, cuya pretensión natural es la de aportar la mayor libertad posible, y los neoconservadores, que se dedican a recortar derechos en pro de una supuesta “seguridad” aportada por una mayor vigilancia, cuando mayormente sus objetivos son mucho más complejos. Yo particularmente me considero liberal y socialdemócrata. Pero que nadie se confunda con los neocon: pueden ser tanto de derechas como de izquierdas, y si no miremos a Blair y su tercera vía, que está generando situaciones en Gran Bretaña que incluso aquí en época de Aznar se podían considerar filo-fascistas.

Siguiendo con la cita de Jefferson, cuando el pueblo teme a su gobierno y no a la inversa, no podemos hablar de democracia. Ahora mismo hay muchos países donde ese temor es obvio (la lista es larguísima), pero como digo también hay muchos países donde aparentemente es al reves, y no es así. USA, Gran Bretaña, Francia, Italia, y por supuesto España, entran en esa categoría. Aunque se nos haga creer constantemente que gozamos de altos niveles de libertad, lo cierto es que nos los van recortando incesantemente, unos de forma más obvia que otros, pero nuestro nivel de libertad es cada día más escaso. En España lo notamos menos porque somos unos pachorras de narices y nuestro talante siempre ha sido de pasar de todo, pero donde si son más conscientes de sus derechos, como en los países anglosajones, la queja y la bulla es más patente, lo que a su vez hace más visible la corrosión de esos derechos por parte de los gobiernos. Nuestros gobiernos no temen al pueblo. Lo manejan a voluntad. Nuestras democracias han mermado tanto nuestras facultades sociales que no vemos lo mal que estamos. Nuestros gobiernos se han convertido en “coleguitas” que dicen hacer todo por nuestro bien (al más puro estilo “despotismo ilustrado”), pero sin contar absolutamente con nosotros para nada. Vivimos una crisis democrática encubierta desde hace años, no sólo en España, sino prácticamente en todas las democracias “avanzadas”. Bajo el velo de los políticamente correcto, nuestros dirigentes nos dan “pan y toros” con un estilo tan poco fino que desgraciadamente es del gusto del personal.

Pero a la gente no le entra. El personal sólo quiere tirar para adelante, salir del atolladero, y que le dejen en paz. Como nos proporcionan lo imprescindible para pensar que estamos bien, no le damos más vueltas. No se genera controversia social. No somos como los ingleses, que a la mínima que les quieren joder la manta se levantan (veáse también los franceses). Los estadounidenses y nosotros somos muy pachorras y nos cuelan las cosas sin rechistar como unos campeones. Así nos va. No importa cuanto nos puteen: siguen adelante sin ataduras, sin complejos.

Que tenga que venir a recordarnos un señor que murió hace 200 años algo tan básico, sinceramente me retuerce el espíritu, si es que eso existe…





A %d blogueros les gusta esto: