Juegos infantiles

Hay algunos analistas que se preguntan porque la gente está cada vez más desinteresada en la política. Razones hay muchas, claro, pero hoy nos están dando una razón más para pasar de los políticos: el PP “denuncia” que les están haciendo escuchas ilegales por parte del gobierno. Entrecomillo “denuncia” porque lo único que hace es acusar sin fundamento ni pruebas al gobierno de estar espiándoles. Como ha dicho la vicepresidenta (que no es santo de mi devoción, pero aquí tiene razón), si tienen tantas pruebas, denúncienlo a los juzgados, o bien retráctense. Porque la estrategia es clara en el PP: cuando te sientas atacado, muere matando. El PP es hoy por hoy un partido débil, acosado por todas partes por la corrupción, que lo único que está sabiendo hacer es lanzarse a bravatas injustificadas (como que el gobierno dedica más a vigilarles a ellos que a ETA, por ejemplo), sin saber muy bien a donde tiran y sin presentar nada interesante al respecto, como ya han hecho además recientemente.

No estoy defendiendo al gobierno. De un gobierno como el de ZP me espero casi de todo. Pero las debilidades de unos y de otros están cansando en general, incluso a los que estamos interesados en la política. No tienen nada nuevo que ofrecer, se hunden ellos mismos en su propio fango y se agarran a un clavo ardiendo con tal de que el otro resulte dañado. En vez de dedicarse a los juegos de poder de los adultos, están jugando a una especie de juego de pelota donde intentan cada vez lanzar el objeto con más fuerza, pero a mitad de camino la pelota se cae y la coge el otro para volver a hacer lo mismo. Al final, son todo fuegos artificiales, ninguno de ellos resulta dañado en la dialéctica, y como ya hemos dicho otras veces en este blog, eso es lo lógico: los grandes partidos nacionales llevan un juego de compartición de poder en todo el territorio nacional (si se dan cuenta, casi están igualados a nivel de comunidades y provincias), y no les interesa que funcione de otra manera.

Todo esto lleva a un cansancio generalizado del personal que ve que la cosa no va a ninguna parte. La oposición no representa una amenaza para el gobierno, el gobierno está relajado y no actua, no toma medidas, y todo esto va engrosando el montón de basura política en la que vive inmersa este país. Y esto no va a cambiar en breve, porque curiosamente los españoles estamos cansado de nuestros políticos pero los seguimos votando una y otra vez. Resulta imperdonable que tengamos tan poco espíritu crítico. Mientras, ellos siguen jugando a sus “juegos de guerra”, usando a los votantes como peones (yo tengo más que tú, chincha rabilla…), y hundiendo cada día más a este país, desgraciadamente no sólo en política.

Anuncios

  1. Es gracioso oir a no se quien del PP que el gobierno debe demostrar que son falsas las acusaciones de persecución policial y espionaje al PP…. jajaja, ahora resulta que no se deben probar las acusaciones, se debe de probar lo contrario.
    Coñxxxo! que prueben que en la cara oculta de la luna no viven elefantes rosas que beben absenta y que con sus enormes orejas captan las conversaciones de Génova …

    Si tienen pruebas que las aporten ya que si lo demostraran seria un Wategate Español … mmm , veremos … ¿Fuga hacia adelante tipo los culpables no estan en remotos desiertos (11M=eta)?

    • Sí, es que además judicialmente hablando en un sinsentido: es la fiscalía quien debe demostrar la culpabilidad del acusado. En este caso, la fiscalía son ellos y el acusado es el gobierno. A ver, que quede clara ya la estrategia del PP: están tan sumamente jodidos que lo único que pueden hacer es tirar balones fuera como sea. La cuestión es que estas acusaciones no son las típicas de: “Jo, nos están jodiendo vivos y todos nos atacan: los enemigos, los medios, las putas de la Casa de Campo…”. Estas acusaciones pueden ser causa de un delito, porque si son falsas, la piba esta del PP se ha metido en un lío bien gordo, y no habrá nadie que le saque de él así por las buenas como han hecho con Camps, porque sus declaraciones han sido públicas y manifiestas. Esta vez se han metido en un buen follón… ¡Y conscientemente!






A %d blogueros les gusta esto: