Google y el aborto

Me entero de que Google prohibe los anuncios de clínicas abortistas. Dicen que lo hacen por ser neutrales y porque haya más “justicia” en este tema en la Red. Pero permiten anuncios de organizaciones antiabortistas. Si este es el concepto de justicia de Google, bien vamos. Yahoo, sin embargo, sigue emitiendo anuncios de todos los tipos.

¿Este es el concepto de neutralidad en la red y de libertad de expresión que preconiza el gigante de Mountain View? Porque si es así, empezamos a ver como su monopolio comienza a tener efectos. Es decir, no se puede vender aborto pero si anti-aborto. Chachi. ¿Qué será lo siguiente de lo que no se podrá hablar o vender? Pues menos mal que estamos en un mercado libre, mercado libre del que se sustenta la propia Google.

No soy abortista. Creo que una cosa así sólo es factible en casos muy particulares y que se deben estudiar de forma concreta o específica. Pero no estoy de acuerdo en absoluto en que se cierre la boca a todo un sector porque “no mole”. Están apoyando a una tendencia en detrimento de otra, y eso es proselitismo. Google, simpáticos, ¿dónde está aquel “don’t evil” al que tanta fanfarria dabais? ¿Desde cuando ser “neutral” significa prohibir cosas para apoyar otras? Empezais a dar un poquito de asquito, coleguitas…

Anuncios

  1. Que yo sepa nadie aborta por gusto… El aborto es una opción voluntaria y libre ante unas situaciónes problemáticas que contemplan la ley. No soy jurista y no entro en si hay que ampliar esas situaciones o reducirlas. El hecho es que este o no prohibido las mujeres abortan. En Londres o en chiringuitos ilegales con el peligro de vida de la mujer. Y como siempre la sociedad fabrica la doble moral (como en el tema de las drogas). Que el aborto sea un derecho no quiere decir que sea una obligación. El que no este de acuerdo que no aborte. Pero que deje a los demas decidir por si mismos. Que mania con querer imponer la moral religiosa o la moral de unos a todos los ciudadanos de un estado laico … Y lo de google es fariseismo simple y llano.

    • Por supuesto que cada uno puede elegir lo que le parezca mejor (aunque sigo siendo partidario de poner límites). Lo que no puede ser es que alguien que debería mantenerse neutral como Google se decante por una opción en detrimento de otras. Eso en Internet es inadmisible. Están haciendo uso de su monopolio para determinar lo que debe ver la gente. Como empiecen a hacer muchas tontadas de este tipo va a ser necesario hacer campaña contra ellos.

  2. Yo es que me hace mucha gracia esa frase que citas y que repiten los autoproclamados gurús de la web 2.0 y demás (léase Enrique Dans, por poner un ejemplo en España), sí, eso de la “neutralidad de la red”, como si la red existiese independientemente de las personas. Se nos está intentando vender la idea de que todo lo que rodea a Internet es “democrático” y flower power, cuando la realidad es que Internet es tan democrática como las democracias actuales, es decir, muy poco o nada. Google parte el bacalao como le da la gana, e impone su ley del más fuerte a los más pequeños. Vamos, lo mismo que en las democracias de toda la vida.

    • Yo es que a los “gurús” los sigo poco… 🙂 Yo si creo en la neutralidad de la red. Qué es como tantas cosas en esta vida, casi utópico, sin duda, pero eso no significa que no deba el “deber ser” de Internet. Cuando se rompe, hay que arreglarlo. En este caso Google está rompiendo la regla no escrita, y hay que quejarse. Yo no quiero que ni en este tema ni en ningún otro Google me diga lo que puedo o no puedo ver. Es como si ahora empezasen a filtrar todo lo que tuviera que ver con porno. Aunque creo que con eso se montaría mucho más pollo que con el aborto… XDDD

      Ya que menciones lo del “flower-power”, pues sí, en realidad Internet es así, aunque desde un punto de vista capitalista no queramos verlo. Tanto la informática en general como Internet en particular nacieron como una subcultura basada en valores muy diferentes del modernismo (siguiendo las palabras de Julio en este sentido en otros posts). Otra cosa es que tanto gobiernos como empresas intenten de alguna forma controlarlo para imponer sus intereses a la población, pero no es ni mucho menos el sentido original de la idea, que con sus más y sus menos se ha mantenido hasta la fecha.

      La red no existe independientemente de las personas, la red son las personas. Por eso mismo se ha de mantener la neutralidad, porque si no, dejará de ser las personas y será de las corporaciones y las instituciones, que es lo que nos intentan imponer. Sólo manteniendo esa libertad podemos seguir teniendo la red que tenemos. Y yo particularmente no quiero que eso cambie.






A %d blogueros les gusta esto: