La larga mano de La Sexta

sextaHoy se ha sabido que el gobierno ha aprobado, por la vía de decreto de urgencia (algo que sólo se usa para situaciones de excepcionalidad), la TDT de pago. Lo primero de todo, no entiendo a que viene la prisa para algo que la gente realmente no necesita. Si me dijeras que es algo más urgente, como ayudas a damnificados (que no será que no hay con los incendios y las inundaciones) y cosas así, lo entiendo, pero para esto, la verdad es que no, no entiendo a que viene tanta prisa. Claramente se está atendiendo a razones comerciales, concretamente de La Sexta, para llevar a cabo tal operación, lo que pone dos hechos sobre la mesa (los siempre abusados “hechos”): que La Sexta tiene un control sobre el gobierno bastante importante, y que acojona bastante que el gobierno sea manejado de esta manera por una corporación. Pero no es nuevo, ya que así ya hemos dicho que pasa también con organismos como la SGAE, y los nacionalistas, que especialmente en algunos sitios consiguen del gobierno lo que quieren. En este sentido, tenemos un gobierno tan sumamente débil que resulta increíble que este país funcione.

Además, tenemos la otra cuestión a tener en consideración: nadie podrá ver la TDT de pago a no ser que se compre un decodificador adaptado. Todo el mundo se ha comprado TDTs como locos (incluso televisores con el decodificador incorporado) y muy poca gente va a querer cambiarlo en menos de un año, a no ser que seas un maldito loco del fútbol y quieras ver los partidos en directo (y que probablemente podrás ver en diferido al día siguiente, por ejemplo, y gratis). Estos de La Sexta se piensan que somos gilipollas o algo así. La mayoría de la gente, de hecho se ha comprado TDTs baratos simplemente porque les parecen abusivos los precios que se han impuesto en el mercado, así que como para decirles que se vuelvan a comprar otro. Y que decir de los que se han comprado la tele entera: esos ni se lo piensan. Todo esto lleva a una situación extraña y absurda a la vez que parece sacada de un relato de Valle-Inclán, más que otra cosa.

A mi, hombre, como que me da lo mismo porque ya hace tiempo que pasé de la televisión generalista y uso cable, pero los que no quieren dar el paso, sobre todo por razones económicas ahora están vendidos. Va a pasar mucho tiempo antes de que la TDT de pago sea una realidad en este país, como siempre tarde y mal, y además con estas prisas… Y yo con estos pelos, añado.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: