Archivo para agosto 19th, 2009

El blog como plataforma

Si estás leyendo esto, probablemente serás un lector compulsivo de blogs (lo digo porque este es minoritario de narices y leerlo supone encontrarlo fortuitamente o tenerlo en un lector RSS como oro en paño… :)), como el menda. A medida que uno va leyendo blogs, se da cuenta de que hay una categorización muy explícita de los mismos, ya no por temáticas, sino por usos que se le da a los blogs, tengan el contenido que tengan. No pretendo listar esa categorización aquí, pero me gustaría profundizar en el entendimiento del blog como plataforma de opinión, que es básicamente lo que hago yo con el mío.

Desde luego un blog se puede usar de muchas maneras. Yo sigo mucho algunos blogs temáticos (tipo Blog de Cine, Vaya Tele o Ciencia Kanija), que hablan de temas muy concretos de forma más o menos profesional. Son blogs comerciales que viven de que la gente les visite porque han sectorizado enormemente su público. Desde ese punto de vista, son blogs informativos, aunque muchas veces se vierten opiniones que luego se discuten en los comentarios. Pero estos blogs rozan, hasta cierto punto, el límite entre lo que es un blog y una revista de contenidos digitales, ya que además viven de ello (ponen publicidad, normalmente), con lo que son un poco menos blogs y más revista, aunque tengan formato de blog. Luego están los que simplemente se dedican a poner masivamente noticias de otros medios, como una especie de mural donde se pegan trozos de periódicos sin más función que la de poner contenidos ajenos sin ni siquiera dar una opinión. Sinceramente, eso no me parece un blog. Para hacer cosas así, móntate una plataforma de RSS donde vayas poniendo enlaces a las noticias que te molan y luego las publicas por ahí (yo tengo por ejemplo mi RSS personal a la derecha del blog, para el que le puedan interesar las mismas noticias que a mi). Considero que un blog, como mínimo, tiene que volcar algún contenido propio, particular, intransferible. No me parece mal que se publiquen noticias de otros medios siempre y cuando se aporte algo propio al contenido. Yo mismo ocasionalmente publico enlaces a otros artículos o noticias pero me gusta dar mi opinión y extender la información de alguna forma, investigando y colaborando a dar a entender el contenido de la noticia. Expulsar información sin control y sin objetivo me parece llenar de ruido la Red, y en un mundo tan saturado de información como el nuestro, eso me parece cuanto menos inmoral.

Y luego están los blogs personales, donde el propietario vuelca o bien opiniones, bien recuerdos, bien textos que pueden ir desde la simple literatura a una expresión de sentimientos… El blog personal creo que es el que más se acerca al sentido original del concepto de blog. Puede tener cualquier temática, que puede gustarte o no. Puede ser de noticias generadas por ti mismo, o bien simplemente un compendio de ideas y pensamientos que te surgen en un momento dado, y que necesitas dar a conocer al mundo, o al pequeño mundo de los que te leen. Algunos de esos blogs son populares, pero son los menos. La mayoría son grandes desconocidos que después de buscar y rebuscar mucho terminas encontrando, y que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera tienen afán de fama (esa necesidad que tienen algunos de que su blog esté en lo más alto y que sean todo lo visibles que sea posible, caiga quien caiga). Esos blogs permiten hacer amigos en la Red, generan nuevos contenidos, relaciones entre blogs, cosa que los otros blogs no consiguen ni conseguirán nunca, porque son impersonales. Algunos blogs personales han conseguido tanta fama que han dejado de ser personales, para generar un montón de hype (lease como “cosa guay”), pero nada de contenido formalmente personal. Algunos blogs populares siguen manteniendo ese aura de personalismo que los hace únicos, porque el autor, a pesar de su popularidad, lo usa para hablar de lo que quiere y como le da la gana. Se me ocurre que un ejemplo de los blogs que generan hype puede ser el de Enrique Dans, y otro de los que son más personales es el de Ricardo Galli. Se nota en detalles como que el primero tiene dominio propio y el segundo no.

En perspectiva, yo me quedo como estoy. Probablemente no tendré nunca un número enorme de lectores, pero me preocupa bastante poco, ya que mi objetivo es que dar salida a lo que llevo dentro, no ser famoso o guay. Naturalmente eso no significa que no puedas promocionar tu blog, hacer que sea más visible de diversas maneras, etc., pero eso probablemente no te va a dar mucho público, si conservas la pureza del contenido de tu blog. Larga vida a los blogs personales, esos grandes desconocidos, pero realmente necesarios, de Internet.





A %d blogueros les gusta esto: