Estulticia

Según Wordreference: f. Necedad, ignorancia, tontería.

Según Esperanza Aguirre: no tener ni puñetera idea de qué hacer cuando la cosa pinta mal.

esperanza-200(cortesía de “Los calvitos“)

Lo más terrible de todo es que nuestras “autoridades” tengan que llegar a este tipo de decisiones porque en su momento no tomaron las medidas pertinentes para que la situación actual no llegase a ocurrir. Miren, cuando yo era un chaval (y hace 20 años de eso), no se me ocurría ni rechistarle a un profesor. Pero no yo ni el 95% de mis compañeros de clase. Lógicamente, siempre había el típico rebelde que de todas formas estaba relativamente controlado, y como mucho, se expulsaba a alguno por muy mal comportamiento. Pero eran casos tan esporádicos que en toda una vida escolar podías llegar a ver sólo algún caso, y eso si lo veías.

Ahora nos encontramos con que el profesor, no sólo no es respetado por los alumnos, sino que ni siquiera por los padres. En estos 20 años se ha degradado tanto la profesión de docente que prácticamente se han convertido en una profesión basura. Hoy día, ser profesor es ser un valiente. Y medidas estúpidas como las que quiere llevar a cabo Aguirre no son más que la punta del iceberg. Terminaremos poniendo guardias jurados en las escuelas para evitar las agresiones. Pero, ¿saben qué es lo más terrible de todo? Que nos lo hemos ganado a pulso.

Yo hoy por hoy soy ateo y soltero por la gracia de Dios, y mi idea de tener hijos es prácticamente pasar una hora de vez en cuando con mis sobrinos. Porque sé, en mi fuero interno, que no estoy preparado para tener hijos. Pero la gente, como sabemos, no suele pensar tanto las cosas. Con 20 añazos, muchos de mi generación ya estaban casados e incluso con algún churumbel, y no digo que todo el mundo esté falto de preparación, pero si hemos de asumir que la cultura que nos legaron nuestros padres es iconoclasta y destructiva. La canción “20 de abril” de los Celtas Cortos explica bastante bien lo que ha sido de la generación del baby-boom español (los que nacimos en los 70): una generación sin miras, sin perspectivas, separada de la realidad y egoísta. Como decimos en mi tierra, de esos trigos vienen esas pajas. Ahora nuestros hijos aún van más sin rumbo. Si nuestros padres no supieron darnos una orientación (así va el mundo, y especialmente España), nosotros aún menos. Nuestros abuelos vivían el día a día pero miraban al futuro, nuestros padres dejaron de mirar al futuro y nosotros no vemos más allá de nuestras narices. Vivimos en la auto-complacencia de una sociedad neurótica y obsesionada con el éxito y el placer. Esos son los valores finales que les estamos dando a nuestros hijos.

Es posible que el día de mañana tenga hijos, pero no pienso caer en los mismos errores. Pienso darles valores en los que apoyarse en esta vida. Explicarles que cuando te levantas por la mañana debes tener unos objetivos fijados, que debes sentir la vida, sentir respeto hacia ti mismo y hacia los demás. El resto es palabrería barata de los pseudo-pensadores que nos hemos inventado, como un Bosé o Bisbales cualesquiera. No sé si ya es tarde para reaccionar. Lo mismo Esperanza tiene razón, y es la única solución que nos queda.

Anuncios

  1. Yo sigo diciendo que quienes merecen la colleja del siglo son los padres de las criaturitas.
    Yo soy más derrotista que tú, creo que ya es tarde; ¿te imaginas esta generación de porquería teniendo hijos? Y además, esta generación de porquería es la que nos va a cuidar cuando estemos en el asilo. Yo que tú empezaba a creer en Dios, lo digo para que te vayas encomendando a alguien.

    • Si ya es tarde como dices, ni Dios nos salva de esta. Está claro que quien puede hacer algo al respecto no lo hace. Esto no se arregla con Educación para la ciudadanía, esto se arregla con cambios sociales y culturales de primer orden, pero que no se quieren tomar por miedo a las represalias. Y sí, estoy de acuerdo: nos encaminamos a un futuro muy negro. Para quien se crea que no puede ser como en las pelis futuristas, que se lo piense dos veces. Si en una sociedad tan encorsetada y sólida como la japonesa están teniendo problemas, nosotros, que vamos 25 años por detrás, no te quiero contar. Y lo absorbemos cada día más rápido.






A %d blogueros les gusta esto: