Serie: Los 4.400

4400Para suavizar un poco el tono de estos días (que mucho me temo que habrá que mantener), me gustaría hacer un comentario sobre la última serie que he visto y que me parece interesante de destacar, además de aportar mi humilde crítica a lo que me ha parecido una serie potente pero que no supieron aprovechar adecuadamente: Los 4.400.

Los 4.400 comienza con una bola de luz que se acerca a la Tierra y que todos creen que es un meteorito, pero que termina manifestándose como una especie de nave que aterriza en un lago de Seattle y que deja una carga inesperada: 4.400 personas que había desaparecido a lo largo de los 60 años anteriores en todo el mundo aparecen de repente en el lago, para desconcierto de todo el mundo. El NTAC, una agencia de seguridad de los USA, se hace cargo inicialmente de estas personas, poniéndolas en cuarentena durante un cierto tiempo, y liberándolas después al no haber muestras de nada extraño en ellos. Pero eso termina siendo falso, ya que a los pocos días, algunos de ellos comienzan a manifestar una especie de “poderes” extraordinarios, como telequinesia, movimientos ultra-rápidos, visiones del futuro, curaciones, etc… Los agentes del NTAC Tom Baldwin y Diana Skouris se dedican a investigar los casos que se van presentando, y se dan cuenta de que ocurre algo especial con ellos. Un 4.400, Jordan Collier, es un millonario exitoso que decide crear un centro para reunir a todos los 4.400, ya que se sienten discriminados mientras se hace público que posiblemente todos los regresados tengan poderes. Los casos aumentan y la propia familia de Baldwin se ve afectada, ya que su sobrino es un 4.400 y su hijo quedó en coma cuando Shawn (el sobrino) desapareció. Shawn, que muestra poder de curación, pero que al mismo tiempo puede quitar la vida con solo tocar a la gente, es reclutado por Collier para su centro.

Todo se escapa de las manos cuando se van conociendo los poderes de los abducidos, y el gobierno empieza a rodear políticamente a los 4.400. Mientras, se van sucediendo los casos y Diana adopta a una de los 4.400, Maia, que tiene visiones del futuro. Los dos agentes, por motivos personales, se ven cada vez más involucrados en la investigación, hasta que finalmente se descubre que es lo que proporciona a los 4.400 sus poderes: un quinto neurotransmisor llamado Promicina libera aspectos de su mente que para los “normales” están vedados y les aportan sus poderes extraordinarios. Por otro lado está la historia de Richard y Lilly, dos 4.400 que no han desarrollado ningún poder, pero tienen una hija en común que ya desde el seno materno manifiesta poderes especiales, pero especialmente poderosos. Además, según como le da al futuro bebé, puede matar a los que intentan agredir a sus padres, y aporta una visión del futuro a Collier, que se convierte de duro y competitivo empresario a benefactor humanitario.

Las historias van entrelazándose y no voy a contar cada detalle, porque la trama va enredándose tanto que se generan historias alternativas por doquier. Baste decir que a medida que se van introduciendo personajes nuevos las historias se van complicando cada vez más, llegando a un punto en que el hijo de Baldwin se convierte en lider de los 4.400 y un grupo de perseguidores por el tiempo, los “marcados”, intentan destruirlos de cualquier forma. Además, la Promicina queda disponible para los simples mortales, pero sólo el 50% puede sobrevivir a un “chute” de la droga. Sí, no olvidaré indicar que en realidad, todo este follón lo monta la “gente del futuro”, que es quien ha raptado a los 4.400 y los ha devuelto, en teoría, para “salvar al mundo”.

Esto no vale ni como resumen. Recomiendo a aquellos que gusten de buenas historias y de la ciencia-ficción que la vean (creo que la están emitiendo ahora en Cuatro, y la suelen emitir en las digitales -no TDT-). Sirva sólo como aperitivo de lo que podeis llegar a ver. Ahora bien, ahí va mi sensación particular sobre la serie. La idea de la serie es muy interesante y bastante original, ya que por una vez los abducidos no lo son por los extraterrestres, sino por gente del futuro que teoricamente quiere salvar la Tierra de un futuro catastrófico. Los argumentos y los personajes comienzan bien, de forma relativamente creíble (todo lo que pueden serlo), pero hay varios problemas que fueron haciendo que la cosa se fuera yendo al garete con el paso de las temporadas (4):

  • Es una serie muy procedimental: esto significa que, aunque haya una historia de fondo, todos los capítulos tienen básicamente la misma estructura. Esto está bien para una serie policiaca, pero para una historia como esta, comienza a crear limitaciones que a priori no tenía y que van dejando la trama principal en un segundo plano, cuando tenía que haber sido al revés. Además, las historias procedimentales se van entrelazando con la principal, lo que crea desconcierto al espectador.
  • Las sub-tramas se entrelazan a veces de forma torpe con la trama principal, no siendo muy creíble que un chico asustadizo que no entiende porque oye voces (en realidad, lee la mente de los demás), se convierte de la noche a la mañana en un super-agente de la CIA capaz de terminar con un director del NTAC, sólo por poner un ejemplo. Las visiones de Maia se cumplen, pero sólo parcialmente, porque en ocasiones parecen olvidarse de ellas para retomarse una temporada después, con lo que ya nos hemos olvidado de lo que predijo. El personaje de Tom Baldwin, que en principio es muy sólido, no hace más que dar bandazos: de última esperanza de los 4.400 se convierte en un “marcado” obstinado con terminar con los abducidos.
  • Los WTF (What The Fuck: algo así como “¿Qué ostias pasa?”) de la serie están repartidos de manera poco uniforme, y lo mismo te asaltan a mitad de temporada como estás esperando uno al final de una y no llega, o se desinfla como un globo.
  • La historia no es del todo lineal, como ocurre en Perdidos, y eso hace perder un tanto el interés si no la sigues a pies juntillas. En parte esto tiene sentido porque durante la serie se juega con el concepto del tiempo, pero claro, eso supone que los seguidores de la serie tengan que hacer algunas cábalas chungas para seguir el entradado del argumento, y a no ser que seas un poco friki, es bastante difícil. Yo me la he visto de un tirón y me ha costado seguirla.

En fin, son detalles que creo que hicieron que la serie fuera perdiendo el favor de la gente, y aunque tuvieron muchos seguidores, la tuvieron que cancelar al final de la cuarta temporada. Creo que con algunos cambios en la tercera temporada hubieran podido seguir con una fama equivalente a la de Perdidos. En cualquier caso, creo que es una serie estupenda para ver, aunque aviso que el final no gustará a muchos, aunque claro, no tuvieron más remedio ya que no podían continuar. Que la disfruteis.

Anuncios

  1. Yo vi la peli (creo), pero no me enteré de mucho.
    Ya no veo series en la tv, me aburren hasta la saciedad los anuncios.

  2. Yo la he visto en Megavideo, que es más cómodo y no tienes que esperar a que se baje. Si con peli te refieres al primer capítulo, deberías ver el resto, insisto, siempre y cuando te vaya la ciencia-ficción, si no, efectivamente, te pierdes mazo.






A %d blogueros les gusta esto: