Los nuevos ricos

Leía hace poco que el gobierno ha hecho su magia y que había conseguido, por arte de birbiriloque, que todos seamos ricos de la noche la mañana. Sí, el domingo eramos todos los mismos pobres de siempre, y de repente el lunes eramos nuevos ricos dispuestos a dar nuestros beneficios a la causa mayor. Felipe González decía que no existían varitas mágicas, pero Zapatero, una vez más, ha conseguido lo imposible. No entiendo como podemos seguir criticándole sin piedad. Es un verdadero “Mago de Öz“…

Porque efectivamente, la subida de impuestos estaba dirigida especialmente, decían, a los ricos (los que pueden ganar más de 60.000 euros al año, que ya son pelas, aunque yo también metería a los que ganan un poco por debajo de eso, que también son pelas), a las clases medias-altas, etc… Gracias al cielo nuestros reales familiares no pagan impuestos, porque ¡les han congelado la asignación real! Pobrecitos, donde van a ir con esos ocho millones anuales. Los nuevos ricos podremos estar contentos de pagar el estado de bienestar… Oh, wait!

Porque, espera… Vaya, resulta que el IVA, ese impuesto fantasma que nadie sabe muy bien para que sirve excepto para que el gobierno llene sus arcas a nuestra costa, LO PAGAMOS TODOS. Ricos y pobres. Vaya, ya no me siento tan rico. Resulta que se suben entre otros este impuesto para poder pagar a los parados y demás ayudas, pero resulta que ese extra de 2% lo pagaremos todos a su vez en cada producto adquirido, incluidos aquellos que van a recibir esas ayudas. Eso significa que ahora nos quitan para volver a quitárnoslo otra vez después. Porque que no espere nadie que el impuesto vuelva a bajar otra vez cuando vuelvan los buenos tiempos. Va a quedarse ahí como un inquietante recordatorio del gobierno que tuvimos que sufrir durante la crisis.

Pero habrá consecuencias. Corbacho dice que no repercutirá en el consumo. Y un carajo. Menda mismamente ya se está planteando que cuando si instaure la subida (se supone que a mediados del año que viene) va a atarse el cinturón. Un 2% más supone un dinero que para la mayoría de las familias puede suponer alrededor de entre 300 y 500 euros más de gasto sólo en la compra semanal a lo largo del año (y esto siendo conservador). Inevitablemente, las rentas más bajas van a tener a la adquisición de menos productos, especialmente los que no son de primera necesidad, y eso, señor Corbacho, sí afecta al consumo. Precisamente ahora que lo que necesita la población es líquido, nos lo quitan. Pero como he dicho antes, nos lo quitan por partida doble. Nos empobrecen a todos, y a los más pobres, el doble. Es más, van a ser los propios parados y gente con problemas económicos los que van a auto-financiarse las ayudas. Como siempre, un completo despropósito.

Se anda diciendo que es posible que, por primera vez en la historia, los empresarios piensen en declararse en huelga. Porque los que están en régimen general no son meros recaudadores (van a sufrir en sus carnes la bajada en el consumo), pero los que están por módulos van a tener que pagar más por lo mismo. Ya no es que nos quiten a los ciudadanos, sino que directamente van destruyendo el tejido empresarial más de lo que está, porque cientos de miles de autónomos y pequeños empresarios han tenido que cerrar por la crisis. Y ZP y compañía tomando medidas valientes, sí señor. Insisto, no entiendo porque criticamos tanto a nuestros líderes, ya que estos toman las mejores medidas para nosotros. Tenemos, EXACTAMENTE, lo que nos merecemos, por haberlos elegido.

Anuncios

  1. ¡Y yo que estaba tan feliz por ser rica! Riquiña, que decimos por aquí.
    Pues nada, a apretarse el cinturón, a ver si aprovecho y pierdo algo de michelines, que ya es hora.
    Deja que me lo tome con filosofía, porque como me lo tome como me lo debería tomar, voy a matar a alguien.
    A Zapatero, por ejemplo.






A %d blogueros les gusta esto: