Los mediocres

Leyendo este artículo, uno se hace las preguntas de costumbre y además avanza otras de igual o mayor calibre, sobre que es España en estos momentos y a donde va. Aunque para eso, tenemos que recordar también de donde venimos, y el asunto pinta funesto de narices. Porque hoy por hoy, lo lamento, no podemos dictar otra sentencia que esta: vivimos en el país de los mediocres. Se vota a los mediocres, nos divertimos con mediocres, valoramos a los insurrectos. Preferimos una Belén Esteban a cualquier otra cosa, y, en serio… ¿Esto no le preocupa a nadie?

Este blog trata en un gran porcentaje de sus artículos de política. Aunque intento hablar de una variedad de cosas, al final es que termina uno impulsado a hablar de lo mismo por obligación. Ya no es que estemos gobernados por mediocres (empezando por Zapatero, al que ya se teme por la futura presidencia española de la UE porque no le ven como gran estadista precisamente, y siguiendo por sus ministros, que además de estar todos mal posicionados muchos ni siquiera tienen puñetera idea de lo que va lo suyo, si no directamente no deberían ni de estar ahí -vease a la señora González-Sinde), sino que los supuestos sucesores, esa oposición corrupta y chapucera, son exactamente igual de mediocres (si no más), porque… Digame alguno de ustedes que ve suficientemente preparado para gobernar a Rajoy. Si estudiamos a los antiguos líderes de los grandes partidos, vemos que hay diferencias fundamentales con los actuales: Felipe González se educó en la clandestinidad y fue víctima de su tiempo y circunstancias; se curtió a base de ostias y de promover una unidad de partido que el PSOE no ha vuelto a ver desde que perdieron las elecciones del 96. Y Aznar por su lado se curtió como presidente de comunidad y como parlamentario durante años antes de aspirar a nada en el PP. Los dos se convirtieron en políticos que todos más o menos (podemos estar de acuerdo con ellos o no) podemos considerar como “importantes”, en el panorama nacional e incluso internacional (aunque Aznar hizo bastante el ridículo queriendo hacerse amigo de Bush y Blair, la verdad). Así las cosas, si estudiamos a los dos que se supone son “presidenciables” actualmente, vemos que son unos mediocres que como mucho han sido diputados y no han tenido que enfrentarse a retos históricos de relevancia que les haya puesto a prueba, hasta ahora, claro. Uno, por la crisis mundial, que está demostrando ser incapaz de controlar y sanear de ninguna manera, y el otro porque ni siquiera es capaz de controlar lo que pasa en su propio partido, incapacitado como está para castigar a los que están destruyendo la buena imagen del partido.

Porque si de corruptelas hablamos, lo grave es que los votantes del PP mirarán esto de Gürtel como una cosa natural. Muy pocos se escandalizan y deciden no votar a un partido corrupto o cuyos miembros son corruptos. La derecha, en general, siempre ha sido tolerante con los desfases de sus líderes, porque lo consideran como parte de ser político. Es más complejo en el caso de la izquierda, menos proclive a permitir estos desmanes en sus filas. Lamentablemente esto hace buena la estrategia de Rajoy y sus acólitos: a pesar de la corrupción, ganaremos elecciones, porque los nuestros nos seguirán votando, y los otros dejarán de votar a los contrarios, con lo que entre pitos y flautas, el pastel está servido.

¿Y no será que nosotros somos los mediocres, por permitir que pase esto? ¿No seremos una caricatura de ciudadanos, que dejamos que otras caricaturas dirijan esta caricatura de país? Me da a mi que va a ser esto, porque otra explicación no hay. No dan la posibilidad (por decirlo de alguna forma, que ya sabemos que no es realmente así) de elegir a los gobernantes, ¿y elegimos a estos degenerados? Tenemos que ser realmente idiotas, porque si no otra explicación no le encuentro. Y sí, hablo en general, y ya sé que generalizar no es bueno, pero es que el problema proviene de muchos a la vez. Tal vez yo no, ni usted, ni el otro que pueda estar leyendo esto, pero sí millones de idiotas y perezosos españoles a los que les da igual 8 que 80. Pero esto no es de ahora: llevamos 30 años haciendo el idiota. Nos colaron una constitución adaptada a sus intereses particulares y partidistas, y a partir de ahí, todo ha ido de mal en peor. La sociedad se durmió y aburguesó con el franquismo y ahora heredamos todas las incongruencias de vivir en democracia y no disfrutar de ella. Asi que antes de preguntarnos porque nos gobiernan estos mediocres, tal vez deberíamos preguntarnos si no somos nosotros los mediocres que se lo estamos permitiendo.

Anuncios

  1. Discrepo. Soy, como sabes, de derechas, y me sienta bastante mal, por no decir muy mal, lo del caso Gürtel. Es más, me parece intolerable.
    Claro que tampoco entiendo que se fría a un partido (y me refiero a cualquier partido), diciendo que tal tipo es un mal bicho porque es de derechas, de izquierdas, de centro o de al lado. Eso va con la persona, no con la ideología. Uno de mis mejores amigos, de personalidad intachable, buenísima persona y extremadamente culto, es del Bloque, muy a mi pesar. Eso es así.
    Rajoy no me gusta. No me gusta nada, pero menos me gusta Zapatero. Y aquí no tiene nada que ver que sean de izquierdas o de derechas. Zapatero me parece un memo integral, inculto y panoli, y Rajoy no tiene carisma para ser
    presidente. A lo mejor, si llega a la presidencia, también lo veo panoli, memo o sabe Dios qué, pero bueno.
    Claro que hoy en día no veo ninguna alternativa válida a ninguno de los dos. Ahora mismo me estoy dando de tortas con Feijoó por lo del gallego, y estoy intentando que me conteste a uno de mis mil escritos. No me está gustando NADA de lo que está haciendo (hablo de la educación, que para mi es algo fundamental), y eso que tiene la misma ideología que yo.

    • Bien, pero no dejan de ser unos memos todos ellos. A lo mejor lo que había que decirles es que no nos gustan ninguno de ellos y que a lo mejor lo que necesitamos es gente competente de verdad que sea valiente para liderar un proyecto de levantamiento del país. Mira que soy de izquierdas, pero visto lo que hay hoy en día, si se presentase Gallardón lo mismo hasta le votaba, porque lo que hay es bastante deleznable (pero eso sí, no lo garantizo, que en algunas cosas tampoco me mola…).






A %d blogueros les gusta esto: