Archivo para octubre 13th, 2009

La historia de siempre

La Historia, sí, en mayúsculas, es la típica prima fea que nadie reconoce pero que incordia todas las fiestas porque siempre aparece, a pesar de que reiterativamente nadie le ha invitado a entrar en ninguna. Tantos ejemplos hay que simplemente me quiero fijar en una “cosilla” que sinceramente empieza a fastidiar bastante. Es la historia de nuestro colega Cristobal Colón.

Bueno, no vamos a discutir ahora cosas que ya se saben que son como son: que se trataba de un marinero genovés de origen sardo, emparentado con algunos papas (Pío II y III, concretamente), que sufrió la ignominia de tener familiares degradados por las circunstancias del momento y que posteriormente, insistiendo en su error una y otra vez, intentó que su descubrimiento fuera lo que no era, por muchas vueltas que le diera (y no sólo al planeta).

Ya sabemos que podemos cuestionar hasta el propio concepto de “descubrimiento” (de hecho ya sabemos de largo que no fue el primer occidental en llegar al continente, ya que unos 600 años antes ya lo hicieron los nórdicos, aunque simplemente no le dieron mayor importancia, y aparte de eso, descubrir un mundo ya habitado por millones de personas pues como que es un poco raro, pero bueno, son disquisiciones más que otra cosa), pero a pesar de los pesares y de todo lo que queramos echarle en cara al navegante, hay un hecho claro que nos pongamos como nos pongamos cambió el mundo de una manera inimaginable para su tiempo: apareció un nuevo continente en los mapas occidentales, un nuevo lugar que colonizar y llenar. El último gran momento de la historia de nuestra civilización. Negar estas cosas tan básicas es de pazgüatos e ignorantes, pero… ¡Qué atrevida es la ignorancia!

En los USA, que son como son, le ven un lado oscuro a nuestro colega Christoval Colom (este era su nombre escrito a la antigua usanza). No me parece mal que se cuestione todo, me parece guay, pero bueno, hasta un cierto punto, amigos míos. La Historia es la que es  y se han hecho muchas cosas buenas y muchas cosas malas. Se han cometido muchos errores y al tiempo han surgido luces que han iluminado el mundo durante siglos. América apareció en los mapas porque un señor dijo que por sus cojones las indias estaban unas cuantas millas nauticas más allá y dijo que iba, y iba. Si ese señor no lo hubiera hecho, si no se le hubiera metido entre ceja y ceja hacer eso, desde luego nuestro mundo no sería ni remotamente como es. No sé si para bien o para mal, habría que hacer un ejercicio enorme de retrospectiva-ficción, pero es obvio que las cosas serían tremendamente diferentes. No sé si hay que agradecérselo o no. En realidad, para mi el descubrimiento más importante de la conquista de América fue la patata. Si os soy sincero me parece lo más relevante que salió del nuevo continente (el que diga tabaco lo echo). Bromas aparte (me he dejado el chocolate), podemos ser todo lo críticos que queramos, pero es innegable la influencia de la acción del Almirante de la mar oceana, como para ningunearlo de esta forma simplemente por motivos totalmente personalistas y políticos. Sólo por eso, se merece un respeto que muchos no están dispuestos a concederle.

España

Estaba leyendo un artículo, muy correctamente titulado “No es país para honrados“, y bueno, qué decir. Sin contar nada nuevo ni recóndito, nos dice claramente algo que por desgracia en realidad sabemos, pero que aparte de eso no llega mucho más lejos: que somos el país de la pandereta y picaresca, aunque desde luego no de ahora. Llevamos siglos predicando con el ejemplo. Una de las razones por las que España perdió todo lo ganado, nada menos que a lo largo de 4 siglos, es por esa capacidad de autoengañarnos y engañar a los demás que al parecer está grabada a fuego en nuestros genes. En el artículo se dan unos pocos ejemplos, pero hay tantos… ¿Pero saben qué? Que no todo es culpa nuestra.

Nuestros gobernantes nos han hecho así a lo largo de los siglos. Es sabido que Castilla era una tierra de prohombres (y de hecho llegó a convertirse en la cultura occidental más exitosa durante un cierto tiempo, sin desmerecer por supuesto al resto de reinos de la península, pero Castilla era el reino más grande y exitoso de su época, aunque Aragón no le iba a la zaga), pero terminó convirtiéndose en el hazmereir del mundo entero tan sólo dos siglos más tarde (ya convertida en España como tal), gracias a los pazguatos, impropios y desagradecidos gobernantes que teníamos,  y a una administración pública que hacía aguas por todos lados. Eso creo incontables generaciones de ciudadanos desagradecidos y timoratos, y así hemos llegado a nuestros días. Mientras que el resto de países iban convirtiéndose poco a poco en potencias mundiales, España se iba reduciendo a la mínima expresión, acentuando nuestra incapacidad para sacar adelante un país que ya habíamos dado por perdido tiempo antes.

Tenemos los líderes que nos merecemos, como ya hemos dicho otras veces. Esos líderes son reflejo exacto y completo de nosotros mismos. De hecho, no es que haya precisamente un clamor popular por el caso Gürtel, por decir algo. Es más, estoy plenamente convencido de que si esto no afecta demasiado negativamente a Camps, este sería capaz de volver a ganar en unas elecciones. Gente como Costa, incluso, tiene la mala baba de sacar pecho y, como poniéndose delante del toro, retar a todo el que se tercie ni siquiera a decirle ¡ladrón! En cualquier país de nuestro entorno, cosas como las que están pasando harían dimitir en manada a todos los implicados, sólo por la vergüenza pública que supone, pero como aquí ninguno tiene la más mínima vergüenza, simplemente se van de vacaciones, y vuelven frescos para capear de nuevo el temporal. Aquí paz y después gloria.

Esto es España, señoras y señores. Ni más ni menos, la que llevamos construyendo entre todos unos 500 años. Pero como digo, esto no escandaliza a nadie. Las cosas están bien así. No es necesario cambiar nada. ¿Para qué hacer tal esfuerzo? Eso sí, espero que todo aquel que se sienta satisfecho y orgulloso de saltarse las normas de tráfico, sortear a Hacienda de mil formas diferentes, racanear a los empleados hasta el rato del café, contratar inmigrantes ilegales, irse de los sitios sin pagar, engañar inflando los precios, ir de botellón, traficar con drogas, no hacer facturas para librarse del IVA, usar prefijos telefónicos para engañar a la gente, ensuciar las calles con todo tipo de basura, y un sinfín más de actividades que realizamos habitualmente en este país como una forma normal de comportamiento, no se les ocurra ni por un momento criticar al PP, ni al PSOE, ni a ningún corrupto. Somos todos los que hemos creado a esta basura de líderes. Vamos, no quiero oír ni una voz.

Actualización: Como de costumbre, Gabilondo diciendo lo que no dice nadie.





A %d blogueros les gusta esto: