Presupuestando que es gerundio

Simplemente quería expresar un resquemor que me ha surgido hoy al presenciar el circo de los presupuestos. Los socialistas han conseguido barrer las enmiendas a la totalidad gracias al apoyo de PNV y CC. Ahora bien, excepto los primeros, que parecen encantados con todo, me ha llamado la atención que CC haya apoyado al gobierno pero al tiempo critique los presupuestos como malos. Esto enlaza con una entrevista que vi ayer por la mañana a una diputada de esta coalición (lo siento, no recuerdo el nombre y no lo veo en las búsquedas) que dijo que sí, que iban a “abstenerse” en la votación de las enmiendas pero que no estaban de acuerdo con los presupuestos. ¿Razón? El gobierno va a soltar la gallina con unos 25.000 millones, y claro, cualquiera le dice que no a eso. Estamos en crisis, pero para apuntillar los apoyos a una mala ley no falta dinero.

Esto nos lleva a dos cosas: primero, el gobierno está desgobernado, soltando dinero cuando no lo hay por sacar adelante sus leyes-fiesta. Y segundo, vemos que en política vale todo. No nos gusta tu presupuesto, pero como sueltas las perras lo apoyamos. Gran ética la de estos señores, sí señor. Y claro, como todo se compra y se vende (lo mismo ha pasado con el llamado Concierto Económico Vasco), pues aquí todos contentos, menos los de siempre, claro está: el pueblo. Las leyes se compran y se venden sin miramientos. No importa ni interesa el bien común, sólo sacar los réditos correspondientes sin mirar siquiera a la propia lógica de los acontecimientos ni de las ideas, que a estas alturas de la vida, son papel mojado para todos ellos.

Así las cosas, no debemos sorprendernos de los tintes que están tomando los acontecimientos. De alguna manera esta gente va a tener que pagar por sus desatinos. No en vano, el PP les está superando (no recuerdo si eran 7 puntos nada menos) en intención de voto, a pesar de Gürtel & company. No sabemos bien por donde va la estrategia del PSOE y del gobierno, pero claramente ya no saben bien por donde están yendo. Y mientras, nosotros mirando como idiotas, subida de impuestos de la ostia y en plena recesión, y con un encabronamiento que está elevándose día a día. ¿Cuándo estallará? Ellos confían en que nunca, pero cuanto más se tira de la cuerda, más se da esta de si y se termina rompiendo… Siempre.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: