Archivo para octubre 27th, 2009

Soitu cierra

Es posible que haya mucha gente que no sepa ni de lo que estoy hablando. Y es lógico. Soitu.es, el experimento de periodismo 2.0, cierra después de 22 meses de irregular y extraña vida. Sí, ha ganado premios, se ha hecho un hueco en el news-verité, pero la publicidad se ha terminado con la crisis y ni siquiera el banco que sostenía el proyecto (el BBVA) quiere continuar con el tema.

Seguí con cierta atención el proyecto, e incluso llegué a apuntarme, pero en poco tiempo vi que la cosa no iba a tener mucho futuro. Se supone que te pagaban si conseguías artículos que se hicieran conocidos y que tuvieran renombre. Vamos, que te convirtieras en un auténtico periodista. Pero enseguida me di cuenta de que con todos los controles, cortafuegos, y obstáculos que ponían, era casi imposible que el 90% de los que buenamente escribíamos tuvieramos nunca ningún futuro. En definitiva, se terminaba creando una mafia de articulistas que eran la minoría. Sí, supongo que eran los que iban a tope con ello, y me parece bien, pero claro, se estaba coartando enormemente al resto. Si yo, que me gusta escribir y lo hago a diario, veía que la cosa no tenía futuro, imagino que muchos otros miles vieron lo mismo y abandonarían la plataforma en mayor o menor plazo. Era cuestión de tiempo.

Y claro, el público tiene que responder. Lo cierto es que aunque inicialmente no hubiera un sesgo político en la publicación, sus artículos si se iban sesgando por lo que decía antes: sólo unos pocos conseguían la relevancia adecuada, con lo que al final siempre se termina escribiendo lo mismo y de la misma forma. Y claro, el público quiere variedad y más profesionalidad. La publicida ya no soporta el coste y eso termina degenerando en cierre. Todo, lamentablemente o no, muy lógico.

En definitiva, un experimento desperdiciado. No lo lamento demasiado, porque se podía haber hecho bastante mejor. Si quiso hacer una especie de cosa superdemocrática pero como ocurre con las democracias, todo termina subsumido en una voluntad de poder de unos pocos. Además, todos los problemas para conseguir sobresalir que incluso la propia plataforma te imponía hacían imposible conseguir salir a flote a la inmensa mayoría que teníamos algo que decir. En fin, espero que si alguien se lanza a hacer algo parecido, aprenda de los errores cometidos.

U2 y el talento masificado

Bueno, quien más quien menos sabe lo del concierto de U2. Si estás en Internet y no te enteras de estas cosas es que no ves más que porno… En fin, el tema es que el susodicho concierto, considerado por mucha gente un “gran hit del social media” (hay que tener cojones para ser tan pedante), ha causado que mucha gente estuviera hasta las tantas esperando ver al amigo Bono y compañía haciendo gorgoritos y bailecitos ante, probablemente (no lo sé con seguridad), cientos de miles de personas, que se convertirán en millones porque más lo verán en diferido (y si no es así están haciendo el canelo). Yo no lo veré, por varias razones, aunque la principal es que tampoco me llaman en general (aunque reconozco que algunas de sus canciones son himnos de la generación X).

Pero otro aspectos fundamental si queremos entender este “fenómeno” (por llamarlo algo) es que de gratis, nada. Sí, los que lo vieron no pagaron un duro (si no contamos la luz que gastaron y la tasa de Internet, claro), pero ni U2 ni YouTube salieron perdiendo con la apuesta. Como indica alguien por ahí, nunca U2 fue visto simultáneamente por tanta gente, lo cuál, para un artista, es fundamental. Pero además, las cifras cantan: han debido recaudar cientos de miles de dolares en merchandising y otras cosas (como bajadas de sus canciones de iTunes), además de donaciones (vamos, como si hubieras pagado entrada) y demás. Es decir, que al grupo le ha salido redondo. Así que gratis, gratis, lo que se dice gratis, no ha salido, la verdad. Y en cuanto a YouTube, que decir: cada día tienen más claro que los eventos por streaming son un negocio importante, y eso significa que pronto veremos este tipo de cosas de forma masiva, y de todo tipo. Hombre, a mi sinceramente me gustaría ver ópera así, o teatro. No es por ser cínico, pero creo que esos eventos tendrán que esperar para dar más relevancia al grupo que genera más hype entre la juventud. Pero bueno, que hay negocio, vamos, que es lo que interesa.

Cosas como esta me informan sobre una serie de cuestiones sobre las que llevo reflexionando desde hace tiempo y que he volcado de una forma u otra en el blog. He leído los comentarios de la gente que habla sobre el tema y me parece francamente preocupante la ignorancia que indisimuladamente rezuman algunos (o muchos, desgraciadamente). Alguno dice que hasta le ha sorprendido el éxito de la iniciativa. Que tierno. Otro que sólo ve porno. Pero lamentablemente en nuestra generación hay mucha gente así. Gente simple que no ve más allá de sus narices y que piensa en el mundo como un lugar lleno de florecitas y caramelos. Además, el hecho en si mismo de que haya sido un éxito nos habla de otra realidad: estamos dispuestos a consumir como sea y lo que sea. Somos unos tiernos corderitos que nos ponen un poco de sabrosa hierba delante y nos la comemos toda. Pero esa hierba está envenenada. ¿Vosotros os creeis que ellos no sabían muy bien que sería un éxito? Claro que sí, y si dicen lo contrario mienten. Al menos Sting es sincero y dice que “soy rico, pero también socialista”. La mayoría de los socialistas esconden que quieren dinero tanto como los demás, porque creen que los demás les mirarán mal. Ahí tenemos a nuestro amigo Rubalcaba. Un milloncejo largo tiene limpio el chico (al menos eso nos han dicho, espérate lo que haya por ahí).

Por favor, no actuemos como borregos y reconozcamos lo que es: estamos esclavizados por el dinero y el entretenimiento que bien administrado nos suministra el sistema para que creamos ser felices en medio del mundo mediocre en el que vivimos. Este concierto ha sido un ejemplo más. De nosotros depende que nos sigan idiotizando con cosas inútiles y subordinantes como esta o bien tomemos conciencia de las cosas realmente importantes de la vida. Pero me temo que como humanos que somos, seguiremos prefiriendo la pleitesía al sistema, abandonando nuestros derechos y libertades para que todo siga funcionando como está. Ale, palante chicos, tsk, tsk, tsk…





A %d blogueros les gusta esto: