La justicia indolente

Expulsada del estrado una abogada musulmana por llevar pañuelo · ELPAÍS.com.

Esta noticia es tan absurda (no la noticia en si, sino lo que lo ha provocado) que no supera el mínimo racional de pensamiento. El susodicho juez, el mismo que se negó a que una mujer declarase con velo islámico, se niega ahora a que una abogada lleve un pañuelo. Si aún podían aducirse problemas de identidad en el caso del velo (cosa que todos podemos llegar a comprender, porque ante todo es preciso que la identidad de quien declara sea totalmente esclarecida para evitar que otros declaren en nuestro lugar, por ejemplo), en este otro caso no hay por donde cogerlo. A esta señora se le ve perfectamente la cara, se sabe quien es, no se oculta. Simplemente rodea su cabeza con un pañuelo.

El respeto y la tolerancia, además de decirlo (a muchos se les llena la boca), hay que practicarlo. En ningún sitio dice que esta señora o cualquier otra persona no pueda cubrirse el pelo con nada. Sólo se obliga a llevar toga, cosa que esta señora hacía. Personalmente, no veo más que un ataque misógino e intolerante en la actitud de este magistrado que no parece entender que, dentro de la legalidad vigente, uno tiene libertad para expresarse como crea oportuno sin ofender a los demás. Es más, en realidad, el pañuelo ni siquiera es un símbolo religioso, es sólo una forma de vestir típica mulsumana como para nosotros son las faldas o los vaqueros. Es más, no creo que sea la primera vez que esta señora ejerce en una sala de tribunal. Debe haber vestido así siempre en su trabajo, así que: ¿a que viene esto? Señor Bermúdez, explíquese, porque sinceramente, está usted quedando bastante muy mal.

Anuncios

  1. Pues nada, que le dé por pegarle un tiro a alguien y ya verán como le dan un programa de televisión. Este país es así, y no hay por donde cogerlo.






A %d blogueros les gusta esto: