¿Un qué de Google?

Siempre observo las novedades en informática con cierto escepticismo, no porque dude de ellas (que a veces también) si no porque, sobre todo en los tiempos que corren, generalmente ningún producto suele estar lo suficientemente maduro como para ser usado con la mayor de las garantías (a falta de una garantía absoluta). Vivimos en la época del “Beta version” y las corporaciones, con el buen ojo que las caracteriza, nos han acostumbrado a usar productos a medio hacer sin quejarnos demasiado. Atrás quedaron los tiempos en que te presentaban un producto y este debía ser un producto completamente finiquitado en todos sus aspectos y términos, útil y válido por si mismo y con una proyección de futuro de cierta autoridad.

Desde hacía tiempo se hablaba de que Google estaba preparando un sistema operativo. Bueno, no es que sea lógico, pero después de lanzar el Android pues te podías esperar cualquier cosa. Que estaría basado en Linux era un hecho constatado (es idiota hoy por hoy iniciar un sistema operativo de cero a no ser que vaya a ser muy revolucionario, y porque además Google no se ha caracterizado nunca por hacer cosas desde cero, aparte del buscador como tal), y que tendría una orientación a Internet era un hecho constatado, porque claramente la pretensión de esta corporación es la de triunfar de forma total en el mundo de la Red. Hasta aquí todo correcto y podemos estar o no de acuerdo, pero es lo que hay.

Ahora bien, lo que ha salido, el famoso Google Chrome OS es, por decirlo finamente, “la cosa más estúpida que he visto en años”. Aclaro: no digo que Google sea estúpida ni haga cosas estúpidas. Es el producto en si mismo lo que es estúpido, desde su idea inicial al resultado final. Resulta que nos entregan un Linux capado en el que sólo se puede ejecutar UN programa (su Chrome) para ejecutar, exclusivamente, aplicaciones en “la nube” (vamos, Gmail y todo eso). Más egocéntrico no se puede ser. Primero, se pretende que esto llegue al gran público en forma de netbooks el año que viene. Por supuesto, cualquier usuario avisado pasará como de la m…, y el que no lo esté, lo devolverá a la semana siguiente (si no antes, porque no podrá ni acceder al disco duro. Sí, vale, exagero un poco, se supone que se podrán instalar otros programas y que se podrá acceder al resto del sistema. Pero para Google, “el resto del sistema es inseguro”, con lo que te va a impedir de todas las formas posibles que uses cualquier otra cosa que no sea Chrome). Si a eso le añadimos que la gente aún no está preparada para dejar todos sus datos en la red, que la red no está siempre accesible y que no hay confianza suficiente (Google está bajando muchos enteros en la confianza de muchos de sus usuarios), pues como que la cosa probablemente no va a funcionar. Nadie se va a gastar 200 o 300 euros en un aparato que sólo le va a dejar usar un navegador. No tiene sentido económico ni práctico.

Visto lo visto, creo que es un producto que llega con un par de años de antelación mínimo. Ya en el 2000 Microsoft, Oracle y demás intentaron colarnos lo del Net PC, y claro, no funcionó ni de coña. Fallos de cálculo como estos hacen también la industria. ¿Qué esta gente se lo habrá pensado mucho antes de nada? Lo doy por supuesto, lo que no significa que no se puedan equivocar. De errores está el mundo hecho. Vamos, lo que es el menda no va a comprarse ningún equipo con semejante engendro, y tampoco se lo instalará siquiera en una máquina virtual. Tiene la misma utilidad que un grillo cojo. Mucho tienen que cambiar esta “beta” para que pueda ser interesante y atractiva al usuario.

Por cierto, cinco “porqués” por los que Google Chrome OS no triunfará:

Five Reasons the Google Chrome OS Will Flop

Anuncios

  1. Si encima el Chrome OS no va bien, ni te cuento.
    Tiene bastantes memory leaks y desperdicia mucha CPU.
    Buen post 🙂

    • Es un problema de los productos beta, que son permitibles en tanto que sabes que no es un producto acabado. Lo que espero es que no se pasen 5 años en beta como con Gmail, porque eso en un SO es inadmisible. De todas formas, teniendo en cuenta el poco futuro que se le espera (siempre puede equivocarse uno, pero aquí la cosa parece clara), no creo que vaya a ser demasiado relevante si funciona mejor o peor, la verdad. Eso sí, lo mismo aprenden cosas para no hacer las mismas barrabasadas en el futuro… Gracias por escribir.






A %d blogueros les gusta esto: