La dignidad de Cataluña

Hoy, hasta 12 periódicos sitos en Cataluña se han puesto de acuerdo para hacer el mismo editorial. Esto, que es poco común entre medios que compiten entre si, tiene una serie de lecturas a día de hoy, cuanto menos, ominosas. Que tantos medios se hayan puesto de acuerdo hoy para hablar de lo mismo (es decir, que no les quiten lo bailao), siendo medios que habitualmente discrepan entre si, llama bastante la atención. Y además, para presionar nada menos que al Tribunal Constitucional. Esto tiene interpretaciones de muy diversos tipos:

  • Políticas: de nuevo, los medios, como la Iglesia, se cree en el derecho de meterse en el debate político (el famoso “cuarto poder”). Siendo la libertad de expresión algo sagrado en democracia, eso no significa que cualquiera pueda llegar y decir, por el procedimiento de “esta boca es mía” a un órgano soberano como es el TC: “oye, que a ver que haces, que como te pongas en contra nuestra te la vamos a liar parda”, básicamente. Que eso lo digan los políticos catalanistas, lo puedo entender, porque forma parte del discurso partidista. Ahora, que un medio de comunicación se empeñe en meterse en política (aunque lo hacen habitualmente), es cuanto menos discutible, y por mucha libertad de expresión que se pueda alegar, la ética periodística (juas) exige ciertos límites en el ejercicio de esa libertad de expresión.
  • Informativas: la función de un medio de comunicación es informar y en su caso, opinar. Pero cuando se sobrepasa esta función, cuando se intenta influir en un órgano constitucional y soberano como el TC para que se incline de una forma o de otra, cuando se habla más allá de “respetemos las decisiones del tribunal”, se está entrando en un terreno resbaladizo y cuestionable. Pero si lo es para un político, aún más para un medio de comunicación. Sólo hay que leer el editorial de La Vanguardia para percatarse de esto que estoy diciendo. Se sobrepasa con creces la información o la opinión, que sería en este caso, para entrar en alegaciones y en enmiendas a la totalidad que nos les corresponde hacer. Además, se pone en entredicho de forma expresa que el TC sea capaz de dar una resolución contraria razonada y adecuada a Derecho. Sólo parece haber una posibilidad, que es una resolución a favor, coartando de esta manera la libertad de este tribunal para decidir si realmente una norma es constitucional o no. No, señores de La Vanguardia, esto si no que tiene parangón en democracia. Un Estatuto regional es una ley como cualquier otra, sujeta a Derecho y a la Constitución. Si tiene algún apartado inconstitucional, este deberá ser eliminado o modificado, les guste o no. ¿O es qué tal vez están más cómodos sin fundamentos constitucionales? ¿Es qué tal vez vez nos están diciendo están por encima de la Constitución? ¿Están ustedes a gusto siendo aconstitucionales? Tal vez sea eso.
  • Jurídicas: el TC es un tribunal del más alto rango, junto con el Supremo, y tiene unas funciones muy definidas: investigar y decidir sobre si una norma estatal (y un Estatuto autonómico lo es) es adecuado al Derecho constitucional o no. Cualquiera puede, obviamente, opinar sobre si la decisión le parece más o menos correcta, faltaría más, pero NUNCA se puede poner en duda la decisión. Nos puede gustar o no. La podemos recurrir o no. Podemos considerar que es correcta jurídicamente o no, pero nunca negar la plana a un tribunal. Por eso existe la separación de poderes y por eso, a pesar de la libertad de expresión, debemos acatar y obedecer las órdenes de los tribunales. Si no, esto sería un caos. Viviríamos en la anarquía. Algunos lo mismo se sienten cómodos con esa idea, pero la mayoría no. Los ciudadanos quieren normas que rijan la vida en común y les den seguridad jurídica. Si no respetamos las decisiones de los tribunales, ¿qué será lo próximo? No podemos ser tan alegres “prejuzgando” a un tribunal porque su decisión pueda gustarnos o no. Y si no te gusta lo que hay, mira, dilo, presenta tu verdadera cara y deja que los demás veamos que no eres un demócrata, que tus objetivos son inconstitucionales y que no aceptas las reglas de juego, como hacen los terroristas.

Como puede verse, no he hablado conscientemente sobre qué decisión me gustaría a mi. Mi opinión ha versado sobre lo irreal y estúpido que resulta este “agrupamiento” de periódicos alrededor de lo que claramente es una forma de los políticos catalanistas e independentistas de actuar públicamente de forma indirecta para influir en las decisiones del TC. Porque si no, no tiene el más mínimo sentido que diarios como La Vanguardia o El Periódico de Cataluña, muy respetados en el resto de España, se hayan dispuesto a semejante burla al sistema democrático. Porque si ya empezamos por faltarle el respeto a las alta instituciones, mal rayo nos parta en este país cada vez más echado por tierra. Jodidos vamos.

Anuncios

  1. Irene gonzalez gutiérrez

    El editorial solo pone en blanco y negro la realidad española : España es multicultural ,multiracial y multinacionalidad , es lo que hace su riqueza y es por lo que debe de luchar. El Estatut de Catalunya no atenta en modo alguno a ninguna otra comunidad autonoma o región de España , mantiene su dependencia del Estado Central y solo intenta llevar a sus ciudadanos un mejor autogobierno y eficiencia , es una comunidad que por sus valores y riquezas necesita con urgencias un reordenamiento. Me siento porfundamente castellana pero no dejo de reconocer el valor y la entereza de plantear el Estatut y de intentar sacarlo adelante tanto del Gobierno Socialista como del pueblo y de las instituciones catalanes. La desinformación , la manipulacion de lo que realmente encierra y defiende el Estatu hace mella en las personas no catalanas que se dejan llevar por lo que le cuentan en lugar de buscar en lo más profundo. Si existe una plataforma para apoyar esta valiente desicion de la Vanguardia y de los catalanes , me adhiero a ella.

  2. Jordi

    Que juzgue el TC y luego que hable el pueblo …

  3. LA DIGNIDAD DE CATALUÑA

    O EL TRASLADO A LA CÁRCEL DE BRIANS DE LOS HOMBRES DE CIU Y PSC

    MACIÁ ALAVEDRA, LLUIS PRENAFETA, BERTOMEU MUÑOZ…

    Rafael del Barco Carreras

    Titulares de hoy 26-11-09. Últimamente me sucede a diario, se me cruzan los cables, o por la edad. ¡Pero no!, intentando entender mi vida, la madeja de corruptos alcanza tantos kilómetros, ¡y lo qué falta por desmadejar!, que debo recortar los escritos, borrar con el cursor, y juntar dos y tres en uno. Intentando minimizar, porque de lo contrario no me releo ni yo mismo.

    Lo de la DIGNIDAD manejada por los políticos, ahogados entre la corrupción y el saqueo a las caixas, con su Tele y Prensa (quebrados y subvencionados) no tiene nada que ver con lo del traslado a BRIANS, ¿o sí?, pero si leo la definición de la Real Academia, nos abarca a todos, individuos o entes públicos y privados, y no es disparatada la abstracción DIGNIDAD-BRIANS. Todos tenemos la nuestra, y a la mayoría de los ciudadanos nos la pisotean a diario, por lo que si los políticos nos meten a los demás en sus dignidades o indignidades, nos ofenden.

    La de los ciudadanos de Cataluña y sus políticos son dos paralelas sin posible punto de contacto, pues votando unas listas cerradas, y apañadas por vete a saber que intereses, no se representa en particular a nadie. Ese Estatuto, que desataría la cuarta guerra Mundial, de escucharles, solo lo votaron una minoría. Mi dignidad acabó entre el Clan de los PUJOL y el de NARCIS SERRA – PASCUAL MARAGALL. Huí de mi querida Barcelona y en Madrid pasé largas y buenas temporadas, aunque los bancos amargaran mi existencia. Es normal, tras años de cárcel alguien pagaría el desastre empresarial que arrastraba.

    ¡Pero qué me importa a mí esa DIGNIDAD de que hablan los DOCE periódicos catalanes, más o menos lo que se inventaron mi vida a favor de Javier de la Rosa y toda su recua de vividores!… Pero si me importó la de la Junta de Tratamiento de esa prisión, la de la Generalitat y del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria cuando salí siete días después de TOTALMENTE cumplida la condena (y más perrerías en tiempos de Maciá Alavedra en la Generalitat amenazando al distribuidor de mi primer libro sobre el tema), ver imágenes en http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com

    Les advertiría desde mi humilde blog a los de BRIANS, la Generalitat y los juzgados de Vigilancia Penitenciaria que no les concedan el TERCER GRADO antes de ser condenados. Es de suponer que Garzón dicte la libertad con fianza, que ni eso me concedieron a mí, pues si con todos los “amigos” con largas condenas no han respetado ni el tiempo de rellenar los formularios cumpliendo con el reglamento…pudiera suceder que en su probada eficacia se olvidaran del detalle de no ser aun penados.

    ¿DIGNIDAD…? dudo que en esos estamentos oficiales se considere… la de los demás CATALANES.

  4. Como indico en el post, no vierto una opinión sobre la constitucionalidad del estatuto, primero porque no tengo la base de conocimiento suficiente como para hacer una aproximación, y segundo porque tiempo habrá de comentar el asunto cuando el tribunal dicte sentencia. Lo que sí tengo muy claro, independientemente de cualquier otra cuestión, es que no podemos de ninguna de las maneras estar cuestionando los órganos legales y de derecho que en su día se pusieron en funcionamiento de acuerdo a lo votado en las urnas por todos los españoles, no sólo por un grupo de ellos. Si empezamos a cuestionar al TC, pronto lo haremos al Supremo, y también a los juzgados ordinarios, y así sucesivamente, hasta que destruyamos al poder judicial. Y si destruimos el poder judicial, que es lo único que nos protege de las tropelías del gobierno (y no siempre, por desgracia), pues vamos bien.

  5. Sinceramente, que incluso medios públicos se hayan sumado a esto me parece preocupante, porque implica que desde la instituciones públicas catalanas se auspicia y alienta una afrenta a la Constitución. A muchos puede no parecerles grave, pero lo es, y mucho.

  6. Creo que es el propio TC o en su defecto los dos grandes partidos los que han faltado al respeto a lo que debe ser el TC; para empezar con la no renovación de los magistrados. No es baladí.

    • Puede ser, pero no confundamos las cosas: ese argumento lo han usado para desacreditar al tribunal políticamente. Puede que el tribunal deba ser actualizado, pero eso es un proceso de elección político que tiene su tiempo y su forma. Ahora se está gestionando este caso concreto con las personas concretas que lo están haciendo. Es a esas personas a quien hay que respetar como miembros de la judicatura y de ese tribunal. En todo caso, debería criticarse al gobierno y al parlamento que no se haya realizado ese cambio antes, pero no al propio tribunal. Creo que hay que distinguir bien esas cuestiones si no queremos caer en la demagogia barata.






A %d blogueros les gusta esto: