Archivo para diciembre 1st, 2009

Demoliendo la democracia

He mencionado en varias ocasiones mi pesimista visión de la democracia moderna, tal y como es entendida hoy en día y practicada en nuestro entorno. Ya no decir en el tercer mundo, claro. Aquí, en la España de Dios, el PSOE sigue torpedeando la democracia por la vía del secretismo y la mala baba, como bien indica Enrique Dans en su blog. Esto es sólo un caso más. Poco a poco, van eliminando derechos y convirtiendo cosas en derechos cuando no lo son (aborto), y sumiéndonos en la oscuridad de una dictadura encubierta de buenas maneras.

No puedo ser optimista. Siendo como somos meros sacos de votos para la élite política burguesa, siendo que los políticos ya no hacen política sino mera economía democrática. El pasteleo de votos es sin duda una lacra tan grande como la crisis, porque de hecho son en gran parte causante de esta, entre otras cosas. Porque mientras se produce ese pasteleo, no ejercen su trabajo de comandar el país, sino que lo único que practican es un juego insidioso y extraño, un juego de amasamiento ideológico que les permite seguir manteniendo su status indefinidamente. ¿Pero saben qué? Que esto ya pasó hace un siglo, con la consecuencia de dos guerras mundiales y el alzamientos de sistemas fascistas por todo el planeta. La auto-contemplación de nuestros dirigentes se transfigura en lo que ocurre en el mundo. Y sinceramente, lo que ocurre en el mundo no mola nada. Pero nada.

Lo de SITEL es un caso particular que, no por menos secreto es menos importante. Es más, saben que si hacen público que existe un sistema como este, darán lugar a críticas, por supuesto, pero los ciudadanos en general lo verán como algo lógico. Si lo mantienen en secreto y luego alguien tira de la manta, las consecuencias serían mucho peores. Por eso, ni siquiera los sistemas secretos de captación de las comunicaciones (cuya inviolabilidad está protegida por esta Constitución de chichinabo que votamos hace 30 años) son realmente secretos, porque su secretismo sería más peligroso para su economía de votos que su publicidad. Recordemos a Benjamin Franklin: “Aquellos que pueden dejar la libertad esencial por obtener un poco de seguridad temporal, no merecen, ni libertad, ni seguridad”.

Leía un artículo que me ha llamado la atención porque, a pesar de su buena intención (criticar que no se respeta el horario infantil en televisión, cosa con la que estoy plenamente de acuerdo), lo hacía, a mi modo de ver, de forma bastante equivocada y equívoca, criticando una serie (concretamente Padre de familia), no por razones estéticas, intelectuales o ideológicas, las únicas que me parecen aceptables para criticar una obra artística, sino por razones puramente extemporáneas y que demuestran que nos gusta mucho criticar por criticar aún sin conocer el producto, porque claramente el autor del post no parece comprender muy bien la serie, probablemente porque no la sigue (lo que no es criticable), pero aún así criticándola con todo desapego (lo que sí es criticable):

Rómpele la cabeza a mamá | Tercera Opinión.

A esta serie se le critica mucho desde la ignorancia, y creo que de vez en cuando hay que echar un cable a los que no pueden defenderse porque me parece harto complicado criticar algo que no se conoce y quedarnos tan anchos. Como he dicho, la parte de la crítica sobre que esa serie no debería emitirse en horario infantil la comparto totalmente: es una serie para adultos, y por lo tanto debería emitirse a partir de las 22:00 horas, que es el horario apropiado. Pero como siempre, en este país tendemos a confundir dibujos animados con infancia, un error que no logramos superar por mucho que insistamos en ello. Pero la dejadez de las instituciones, y sobre todo, la nuestra por seguir permitiéndolo hacen que estas cosas sigan pasando sin más ni más. En este punto, estoy plenamente de acuerdo con el análisis.

Pero vuelvo al tema central, que es criticar concretamente a esta serie. Sí, en el post se habla de un caso concreto (un niño viendo la serie), que puede ser real o no, no lo sé, pero: ¿no se podría haber escogido, por ejemplo, cualquier programa que se emite a cualquier hora dentro del horario infantil? Porque que yo sepa, no se emite solo Padre de familia: desde el punto de la mañana se está emitiendo basura en todos los canales. Los programas de la mañana tienen inevitablemente secciones del corazón, secciones de crónica social y negra, seguido siempre por las noticias, que no son precisamente edificantes la mayor parte del tiempo. A las noticias siguen programas rosas como el Sálvame como máximo exponente (Sé lo que hicisteis tampoco es que sea precisamente edificante), junto con programas tipo Tal Cual, Gente, etc… Por no contar con los culebrones, donde se producen asesinatos, violaciones, etc… Después más noticias y ya se ha terminado el horario infantil. ¿Dónde está la programación infantil? Pues prácticamente reducida a un espacio entre las 6 y las 8 de la mañana, horas en que ningún niño está levantado para ver la tele, y eso cuando hay algo para ver. Sinceramente, habiendo todo esto, criticar a una serie de animación (claramente porque al autor no le gusta, como deja claro en el artículo) como máximo exponente de lo que no debería emitirse en horario diurno, pues hombre, la verdad, queda raro. Es criticar por criticar.

Pero además, hay otro problema, y es que la crítica que se realiza es totalmente gratuita. Si la crítica no hubiera pasado de decir “esta serie es para adultos y no debería emitirse en horario infantil”, pues probablemente yo no estaría escribiendo este artículo. Pero no. Tuvo que meter el dedo en la herida, criticando una escena concreta de la serie, sacada totalmente fuera de contexto y sin mayor explicación. La escena en cuestión, para los qu no hayan leído el artículo, es aquella en que Peter (recordemos que no es un dechado de inteligencia precisamente), pega a Lois para que Stewie se divierta (como sabemos, Stewie y Lois son enemigos mortales, al menos desde la perspectiva del niño). Si no se ha visto el resto de la serie, esa escena probablemente suene a machista y misógina, además de poder decirse que podría impulsar a cometer violencia contra la mujeres. Nada más lejos de la intención original del autor. Pero para comprender esa intención, hay que entender la serie y porque los personajes son como son. Es más, se nota que el autor del post odia literalmente esta serie, diciendo “Normalmente en esta serie no hay capítulo en el que no se haga referencia a la mujer como objeto sexual, mera sirvienta de casa o intelectualmente atrasada.” Esto sólo tiene dos lecturas: o este señor efectivamente no ha visto más que un par de capítulos y no entiende la serie, o bien la ha visto más o menos habitualmente y simplemente le parece repulsiva, lo que en mi opinión denota una serie de problemas que no voy a decir aquí por si alguien se siente identificado y dolido. Porque decir eso de Padre de familia es no haber comprendido absolutamente nada de lo que significa la serie, de lo que transmite y su objetivo, que es hacer una crítica feroz e indolente de la sociedad estadounidense sin dejar títere con cabeza. Algunos dirán que lo mismo hacen Los Simpsons, pero la serie de Matt Groening es una caramelo al lado de la de Seth Macfarlane. Al lado de Peter, Homer es un ser inteligente.

Pero además de no comprenderse la serie, existe un problema cultural bastante importante que hace que se odie a esta serie en concreto. Es ignorancia cultural. Tomo de la Wikipedia el significado de Esperpento:

1. Lo grotesco como forma de expresión:
* la degradación de los personajes.
* la reificación o cosificación de los personajes, reducidos a mero signo o a muñecos.
* la animalización o fusión de formas humanas y animales
* la literaturización del lenguaje coloquial, frecuentemente investido de todo tipo de intertextualidades.
* el abuso del contraste
* la mezcla de mundo real y de pesadilla
* la distorsión de la escena exterior
2. La deformación sistemática de la realidad:
* la apariencia de burla y caricatura de la realidad
* el significado profundo, semi transparente, cargado de crítica e intención satírica que constituye la auténtica lección moral
3. La presencia de la muerte como personaje fundamental.

Cualquiera que conozca Padre de familia podrá ver reflejada la serie en esta definición. De hecho, lo clava (la serie tiene un personaje específico para la muerte). Con lo que los que critican sin piedad la serie, a mi entender, para empezar están pecando de ignorancia literaria bastante importante. Valle-Inclán (creador del género literario del esperpento), en mi opinión, estaría bastante contento con Padre de familia, ya que de hecho clava el concepto de esperpento por todos los poros (muchos más que Los Simpsons). El que no entienda esto o critique la serie por esto, está haciendo de menos a uno de los más grandes literatos y dramaturgos que ha parido este país. Es más, creo que la serie es un homenaje a la obra de nuestro insigne autor. A partir de ahí, puedo entender que haya gente a la que no le guste, como es lógico, ya que no a todos nos gusta todo. Pero una cosa es que algo no nos guste y respetarlo, y otra muy diferente es arremeter contra ello inmisericordemente, y además, desde la ignorancia. Creo que mucha gente tiene que hacer examen de conciencia sobre lo que habla y deja de hablar. Así a lo mejor vivimos todos un poco más felices, sin tocarnos las pelotas mutuamente de forma gratuita.





A %d blogueros les gusta esto: