Los ladrones van a la oficina…

… a tocar las narices, aparentemente:

Mis dudas sobre el deface de Promusicae « Ricardo Galli, de software libre.

Para los no puestos en informática, explico la cuestión desde un punto de vista menos técnico. Un deface es una alteración de una web conseguida por métodos poco limpios, adquiriendo permisos de usuario o explotando algún agujero de seguridad del software. Hace poco un cliente mío tuvo uno por culpa de que tenía una contraseña de FTP absurdamente sencilla. Al lío. El tema es que al parecer, según explica Galli paso por paso, estos señores han sido tan torpones como para no hacer algo más elaborado que cualquier informático con un poco de experiencia podría desentrañar de forma relativamente sencilla, como ha sido el caso. El truco, tal y como es explicado, es técnicamente simplón y tonto, cualquier programador con unas nociones de web podría hacerlo sin problemas. Generalmente, los defaces suelen provocar mayores problemas y dejan firma, como le pasó a mi cliente. En este caso no ha sido así. Además, yo añado otra cosa: hubiera sido preferible redirigir a un archivo externo, no meter un archivo en el propio servidor que además ni siquiera estaba bien construído. En fin, que parece ser que se les ha vista bastante el plumero a estos pendencieros.

Actualización: he visto las noticias en Cuatro y hacían referencia al hecho, pero no daban pie con bola de lo que decían, dando mal tiempos y los hechos en si mismos. No sé si por no contrastar (mal) o simplemente por interés (peor), pero estos “periodistas”, tan profesionales ellos, a veces no les llegan a la suela de los zapatos a los “blogueros” (esa tan despectiva palabra que hoy usa El País para referirse a los internautas).

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: