Público.es – Internet divide a la música

Esto me lo he encontrado en el Facebook:

Público.es – Internet divide a la música.

Algo que en realidad ya sabíamos y era patente. Los artistas están cada vez más hartos de las discográficas (los de verdad digo, los que no hacen música de usar y tirar, como dicen en el artículo) y entienden de hecho que Internet y las descargas les benefician y facilitan la vida, ya que uno de los puntos fundamentales para el éxito de un artista es ser conocido y la promoción de Internet es gratis y masiva. Luego, estos artistas, lejos de no vender discos, los venden, además de los directos, y los tan cacareados derechos, que claro está, y esto lo sabe cualquiera con dos dedos de frente, no tienen nada que ver con los discos.

Aquí hay dos aspectos diferentes: los que entienden como funciona Internet y le sacan partido, y los que simplemente quieren vivir de la basura que hacen (porque además, los que más se quejan son precisamente los que hacen esa “música” de usar y tirar), que son los que, como dice Carmen Paris (paisana por cierto), se dejan acoquinar por las discográficas para hacer chorradeces del tipo la manifestación del otro día en el ministerio de industria. Los primeros son los que se están llevando el gato al agua, claro, porque los internautas nos estamos dando cuenta de que la posibilidad de probar antes de comprar da la posibilidad de decidir si quieres comprar algo o no en virtud de si en global te parece suficientemente interesante o no. Anda que no hemos comprado todos discos de los que nos hemos dado cuenta que sólo valían la pena dos o tres canciones de las 10, y hemos tenido la sensación de que hemos tirado el dinero de forma estúpida. Que hay que cambiar el modelo es claro, pero al final, en un libre mercado, somos los consumidores los que decidimos por donde tira el mercado, no la oferta (que es lo que quieren ellos, claro). Al final, el mercado se va a convertir en un sistema mezcla entre iTunes y Spotify, donde los artistas directamente podrán vender su música o darla a probar para que los usuarios decidamos si compramos una canción suelta o el disco entero, con mayores beneficios para ellos. Y además, les proporcionará una promoción increíble que hasta ahora sólo podían conseguir si su discográfica pagaba los suficiente como para hacerles publicidad en la radio-fórmula.

En resumidas cuentas, sólo aquellas empresas y artistas que se adapten a un modelo democrático de mercado podrán sobrevivir. Ya que si incluso lograran imponer sus criterios y eliminasen las descargas en la red, el daño ya está hecho: no subirán ya sus ventas de discos, porque la gente no lo va a comprar. Tendrían que reducir al menos en un 50% los discos (digo “al menos”, porque probablemente no podría ser un monto superior al 30% del precio actual) para que la gente vuelva a querer comprar discos. Además, se encontrarán métodos alternativos (yo ya he pensado un par de ellos, y gente más lista que yo encontrará más) para seguir compartiendo, con lo que su victoria será agua de borrajas. Cambia o muere. Es simple evolución. No existe el creacionismo en Internet, y no quieren darse cuenta de ello.

Añado más fuentes sobre el tema:

La SGAE entrega al ministerio de Industria una lista de 200 webs piratas
¿Cómo se cierra un sitio web de descargas directas?

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: