Archive for the ‘informática’ Category

Esto me lo he encontrado en el Facebook:

Público.es – Internet divide a la música.

Algo que en realidad ya sabíamos y era patente. Los artistas están cada vez más hartos de las discográficas (los de verdad digo, los que no hacen música de usar y tirar, como dicen en el artículo) y entienden de hecho que Internet y las descargas les benefician y facilitan la vida, ya que uno de los puntos fundamentales para el éxito de un artista es ser conocido y la promoción de Internet es gratis y masiva. Luego, estos artistas, lejos de no vender discos, los venden, además de los directos, y los tan cacareados derechos, que claro está, y esto lo sabe cualquiera con dos dedos de frente, no tienen nada que ver con los discos.

Aquí hay dos aspectos diferentes: los que entienden como funciona Internet y le sacan partido, y los que simplemente quieren vivir de la basura que hacen (porque además, los que más se quejan son precisamente los que hacen esa “música” de usar y tirar), que son los que, como dice Carmen Paris (paisana por cierto), se dejan acoquinar por las discográficas para hacer chorradeces del tipo la manifestación del otro día en el ministerio de industria. Los primeros son los que se están llevando el gato al agua, claro, porque los internautas nos estamos dando cuenta de que la posibilidad de probar antes de comprar da la posibilidad de decidir si quieres comprar algo o no en virtud de si en global te parece suficientemente interesante o no. Anda que no hemos comprado todos discos de los que nos hemos dado cuenta que sólo valían la pena dos o tres canciones de las 10, y hemos tenido la sensación de que hemos tirado el dinero de forma estúpida. Que hay que cambiar el modelo es claro, pero al final, en un libre mercado, somos los consumidores los que decidimos por donde tira el mercado, no la oferta (que es lo que quieren ellos, claro). Al final, el mercado se va a convertir en un sistema mezcla entre iTunes y Spotify, donde los artistas directamente podrán vender su música o darla a probar para que los usuarios decidamos si compramos una canción suelta o el disco entero, con mayores beneficios para ellos. Y además, les proporcionará una promoción increíble que hasta ahora sólo podían conseguir si su discográfica pagaba los suficiente como para hacerles publicidad en la radio-fórmula.

En resumidas cuentas, sólo aquellas empresas y artistas que se adapten a un modelo democrático de mercado podrán sobrevivir. Ya que si incluso lograran imponer sus criterios y eliminasen las descargas en la red, el daño ya está hecho: no subirán ya sus ventas de discos, porque la gente no lo va a comprar. Tendrían que reducir al menos en un 50% los discos (digo “al menos”, porque probablemente no podría ser un monto superior al 30% del precio actual) para que la gente vuelva a querer comprar discos. Además, se encontrarán métodos alternativos (yo ya he pensado un par de ellos, y gente más lista que yo encontrará más) para seguir compartiendo, con lo que su victoria será agua de borrajas. Cambia o muere. Es simple evolución. No existe el creacionismo en Internet, y no quieren darse cuenta de ello.

Añado más fuentes sobre el tema:

La SGAE entrega al ministerio de Industria una lista de 200 webs piratas
¿Cómo se cierra un sitio web de descargas directas?

O si no, diganme que significa esto:

Yahoo, Microsoft finalize search deal | Relevant Results – CNET News.

Básicamente, resumiendo mucho, que Microsoft compra el negocio de búsquedas de Yahoo. ¿Y por qué supone la muerte de Yahoo? Porque era lo más interesante de esta empresa, por lo que ha estado luchando durante años con Google y que ahora pasa al monopolio de Microsoft. Aunque pendiente de aprobación por parte del gobierno, es casi seguro que les darán permiso, con lo que podemos decir sin riesgo a equivocarnos que esto supone la caída de uno de los más grandes que ha tenido la Red desde la aparición de la web. Se va reduciendo la capacidad de acción, y ahora prácticamente sólo quedan dos grandes buscadores (sí, ya sé que hay más, pero no seamos pánfilos: no tienen ni un 2% de cuota). ¿A qué nos puede llevar esta situación? Aún está por ver, y siempre puede haber sorpresas, pero la neutralidad de la Red está cada vez en menos manos. La neutralidad de la Red no depende sólo de los gobiernos: si de repente Google o Bing (como ya hacen con mucho porno o el aborto, por ejemplo) dejan de dar resultados de los sitios que no les interesan… Lo dejo para que o piensen.

… a tocar las narices, aparentemente:

Mis dudas sobre el deface de Promusicae « Ricardo Galli, de software libre.

Para los no puestos en informática, explico la cuestión desde un punto de vista menos técnico. Un deface es una alteración de una web conseguida por métodos poco limpios, adquiriendo permisos de usuario o explotando algún agujero de seguridad del software. Hace poco un cliente mío tuvo uno por culpa de que tenía una contraseña de FTP absurdamente sencilla. Al lío. El tema es que al parecer, según explica Galli paso por paso, estos señores han sido tan torpones como para no hacer algo más elaborado que cualquier informático con un poco de experiencia podría desentrañar de forma relativamente sencilla, como ha sido el caso. El truco, tal y como es explicado, es técnicamente simplón y tonto, cualquier programador con unas nociones de web podría hacerlo sin problemas. Generalmente, los defaces suelen provocar mayores problemas y dejan firma, como le pasó a mi cliente. En este caso no ha sido así. Además, yo añado otra cosa: hubiera sido preferible redirigir a un archivo externo, no meter un archivo en el propio servidor que además ni siquiera estaba bien construído. En fin, que parece ser que se les ha vista bastante el plumero a estos pendencieros.

Actualización: he visto las noticias en Cuatro y hacían referencia al hecho, pero no daban pie con bola de lo que decían, dando mal tiempos y los hechos en si mismos. No sé si por no contrastar (mal) o simplemente por interés (peor), pero estos “periodistas”, tan profesionales ellos, a veces no les llegan a la suela de los zapatos a los “blogueros” (esa tan despectiva palabra que hoy usa El País para referirse a los internautas).

Siempre observo las novedades en informática con cierto escepticismo, no porque dude de ellas (que a veces también) si no porque, sobre todo en los tiempos que corren, generalmente ningún producto suele estar lo suficientemente maduro como para ser usado con la mayor de las garantías (a falta de una garantía absoluta). Vivimos en la época del “Beta version” y las corporaciones, con el buen ojo que las caracteriza, nos han acostumbrado a usar productos a medio hacer sin quejarnos demasiado. Atrás quedaron los tiempos en que te presentaban un producto y este debía ser un producto completamente finiquitado en todos sus aspectos y términos, útil y válido por si mismo y con una proyección de futuro de cierta autoridad.

Desde hacía tiempo se hablaba de que Google estaba preparando un sistema operativo. Bueno, no es que sea lógico, pero después de lanzar el Android pues te podías esperar cualquier cosa. Que estaría basado en Linux era un hecho constatado (es idiota hoy por hoy iniciar un sistema operativo de cero a no ser que vaya a ser muy revolucionario, y porque además Google no se ha caracterizado nunca por hacer cosas desde cero, aparte del buscador como tal), y que tendría una orientación a Internet era un hecho constatado, porque claramente la pretensión de esta corporación es la de triunfar de forma total en el mundo de la Red. Hasta aquí todo correcto y podemos estar o no de acuerdo, pero es lo que hay.

Ahora bien, lo que ha salido, el famoso Google Chrome OS es, por decirlo finamente, “la cosa más estúpida que he visto en años”. Aclaro: no digo que Google sea estúpida ni haga cosas estúpidas. Es el producto en si mismo lo que es estúpido, desde su idea inicial al resultado final. Resulta que nos entregan un Linux capado en el que sólo se puede ejecutar UN programa (su Chrome) para ejecutar, exclusivamente, aplicaciones en “la nube” (vamos, Gmail y todo eso). Más egocéntrico no se puede ser. Primero, se pretende que esto llegue al gran público en forma de netbooks el año que viene. Por supuesto, cualquier usuario avisado pasará como de la m…, y el que no lo esté, lo devolverá a la semana siguiente (si no antes, porque no podrá ni acceder al disco duro. Sí, vale, exagero un poco, se supone que se podrán instalar otros programas y que se podrá acceder al resto del sistema. Pero para Google, “el resto del sistema es inseguro”, con lo que te va a impedir de todas las formas posibles que uses cualquier otra cosa que no sea Chrome). Si a eso le añadimos que la gente aún no está preparada para dejar todos sus datos en la red, que la red no está siempre accesible y que no hay confianza suficiente (Google está bajando muchos enteros en la confianza de muchos de sus usuarios), pues como que la cosa probablemente no va a funcionar. Nadie se va a gastar 200 o 300 euros en un aparato que sólo le va a dejar usar un navegador. No tiene sentido económico ni práctico.

Visto lo visto, creo que es un producto que llega con un par de años de antelación mínimo. Ya en el 2000 Microsoft, Oracle y demás intentaron colarnos lo del Net PC, y claro, no funcionó ni de coña. Fallos de cálculo como estos hacen también la industria. ¿Qué esta gente se lo habrá pensado mucho antes de nada? Lo doy por supuesto, lo que no significa que no se puedan equivocar. De errores está el mundo hecho. Vamos, lo que es el menda no va a comprarse ningún equipo con semejante engendro, y tampoco se lo instalará siquiera en una máquina virtual. Tiene la misma utilidad que un grillo cojo. Mucho tienen que cambiar esta “beta” para que pueda ser interesante y atractiva al usuario.

Por cierto, cinco “porqués” por los que Google Chrome OS no triunfará:

Five Reasons the Google Chrome OS Will Flop

NSA helped with Windows 7 development.

Pues si ya empezamos así, mal vamos… La NSA es conocida por ser un enemigo abierto de la libertad y los derechos humanos, así que el hecho de que hayan participado de alguna forma en la construcción del sistema operativo puede dar lugar a sospechas (parece que fundadas) de que haya puertas traseras que permitan la intercepción de comunicaciones… Tal vez otra razón para no actuarlizarse, o cambiarse a Linux, por ejemplo…

La última brillante idea de nuestros políticos, metidos a informáticos:

EU wants consent for every web cookie | News | TechRadar UK.

En resumen: que cada sitio web europeo tendrá que pedir permiso al usuario por cada cookie que queramos usar (si se llega a aprobar, válgame el cielo). Esto implica que cada sitio dinámico del continente (millones) tendrá que solicitar constantemente ese consentimiento cada vez que entres con tu usuario y contraseña, por ejemplo, pero también tiene implicaciones en la publicidad y el funcionamiento de los sitios, que por ejemplo permite guardar características del usuario mientras va navegando. Google guarda cerca de dos o tres cookies cada vez, y no digamos si te vas a cualquier otro servicio de la empresa. Entramos en miles de sitios semanalmente. ¿Realmente piensan que los usuarios van a aguantar tener que decir que sí cada vez? Claro que no. Eso va a afectar a que millones de sitios, intranets y demás aplicaciones web tengan que reescribirse, si quieren conseguir que los usuarios vuelvan. Sitios como Facebook usan varias cookies, no sólo para identificar al usuario. Si Windows Vista fue confinado a los infiernos por su maldito UAC (ya saben, el sistema de seguridad que te pregunta cada vez que quieres configurar o instalar algo, por ejemplo), ¿cuánto tiempo aguantarían las cookies y sus aplicaciones en estas condiciones? Como desarrollador, sé que las cookies son inevitables para programar en web, y si vamos a estar en estas, las aplicaciones van a costar más (tiempo y dinero), y eso a los clientes no les va a interesar. Por mi experiencia, muchos clientes están muy al tanto de estas cosas y exigirán que sus webs trabajen sin cookies. Pero eso, de hecho, es inviable en muchas aplicaciones (sí, ya sé que hay métodos alternativos, pero son más laboriosos y costosos de programar). En fin, esta gente molestando como siempre. A ver si dejan de tocar las narices por una vez en su vida.

Aviso para navegantes

No, no estoy haciendo un chiste cruel sobre el Alakrana… Aunque quiero hablar de ello próximamente (tal y como van las cosas, ya puede ser pronto…), tengo tan poco tiempo que de hecho este post lo escribo casi telegráficamente. Pero me parece que es importante darle a este tema cuanta más publicidad mejor.

Como ya sabreis algunos, se ha aprobado una directiva europea por la cual se da permiso a los estados miembros para ejercitar el famoso “apagón” de Internet para la peña que se baje archivos “protegidos por derechos de autor”. Aunque ni ellos mismos saben bien lo que han aprobado, puesto que ahora se discute si es sólo para los que suben cosas (sea o no con ánimo de lucro), si también para los que se descargan, si es obligatorio o no… Vamos, un caos. Francia y Reino Unido han vuelto a ejercer su poder de presión y han conseguido que sus respectivas leyes estatales hayan dado el salto al ruedo europeo. Desde aquí, ZP & company dicen que no se va a aplicar… Y un carajo. Ahora que la SGAE sabe que puede llegar a ejercitar ese tipo de posibilidad, presionará rápidamente al gobierno para que se haga realidad. Lo veremos en poco tiempo.

Estamos perdiendo constantemente derechos y libertades a marchas forzadas. Las telecos, incluso, han llegado a unirse para hablar de la posibilidad de eliminar la tarifa plana y que se pague por descarga. ¿Qué quieren? ¿Destruir Internet? O sea, nos empiezan a dar conexiones de 50 MB de bajada, pero las vamos a usar para bajarnos el correo? ¿Pero la gente se ha vuelto tonta o que? Es decir, hasta ahora las telecos no quería aplicar medidas contra los usuarios porque pensaban que eso les iba a hacer reducir sus ingresos. ¿Y esto no? En cuanto la gente tenga que volver a pagar por descarga (algo que ya habíamos olvidado), volveremos a conexiones de 2 MB, o directamente muchos ni contrarán, porque no tendrá ningún aliciente para ellos. Pero para mi es mucho más grave. Desde hace tiempo, desde USA vienen presionando a otros países para que se impongan medidas muy restrictivas de acceso y de uso. Yo me plateo si todo esto no vendrá porque ya se están cansando de la libertad que da Internet y quieren, básicamente, reducirlo al intercambio comercial y científico. Porque si no, no comprendo todas esta medidas estúpidas. Todo esto les viene grande y están intentando limitarlo de múltiples formas.

Ahora no tengo tiempo pero quiero escribir otro post haciendo un estudio más profundo de todo esto. Creo que es importante que nos defendamos como internautas, y más teniendo referentes como Finlandia, que ha protegido el acceso a Internet como un derecho ciudadano. ¿Qué tendremos que hacer para que nos dejen en paz?

Google Wave

Por el motivo que sea (no sé si por feliz coincidencia de base de datos o porque alguien se ha acordado de mi, el mensaje no lo especifica), he recibido un correo de Google indicándome que me dan acceso a Google Wave, la famosa y portentosa nueva herramienta que según Google sustituirá al correo electrónico en un futuro más o menos cercano.

Según he podido leer últimamente por ahí, este asunto ha creado mucho hype entre los tecnólogos de la blogosfera y más allá. Parece como si tener una cuenta de este cacharro fuera poco menos que el santo grial y muchos se desesperan por conseguir algo así. Tan difícil no será cuando me han mandado un invitación a mi. Pero disquisiciones aparte, quiero indicar que aún no he confirmado mi cuenta. No sé si lo haré. No sé si quiero entrar. Explico porqué. Cuando Google o cualquier otra empresa del sector y sobre todo de su tamaño quiere que la gente entre a probar sus productos, es por esa única y exclusiva razón: probar el producto. Tengo que recordar que Gmail estuvo unos 5 años en beta, lo que sería inaceptable para cualquier producto, pero parece ser que es lógico y razonable para cualquier cosa que quiera llevar la etiqueta “web 2.0”. Hasta Microsoft ha entrado a ese trapo. Es decir, básicamente lo que me están diciendo es: entra, pruébalo, dinos lo que falla, jódete si la cosa no funciona hasta que hagamos los arreglos y además haz de evangelista (término acuñado por Microsoft para sus fieles marketineros) de nuestro producto para que el hype sea aún más grande. Y joder, lo consiguen. Montones de blogueros idiotas se dedican a hablar de ello incesantemente, diciendo que han entrado y lo han probado, y luego soltando lindezas a favor o en contra como si tuvieran autoridad para ello. En resumidas cuentas, la misma trampa de siempre.

Sinceramente, no estoy tan desesperado por esto. Si sacan Wave adelante, me alegraré, porque todo en esta vida es digno de ser admirado si sirve para algo y hace un bien a la comunidad. Pero que no me usen de conejillo de indias. No soy un beta-tester gratuito, alguien que por el mero hecho de lo guay que parezca el asunto va a correrse de gusto. Hasta ahí no llego. También tengo betas de Windows 7 y Visual Studio 2010 y las tengo muertas de risa. Tengo cosas mucho más importantes en esta vida que hacer que estar probando los productos de los demás cuando con los míos tengo bastante. Si ellos no tienen recursos o simplemente no quieren invertir en ello para sacar adelante sus productos, pues bueno, que intenten aprovecharse de los demás. Cantera tienen mogollón, con eso cuentan. Pero conmigo, al menos de momento, no.

(No quería dejar de comentar el tema político del día, aunque no tenga nada que ver: ¿Qué hará hoy Rajoy? Es un misterio, pero como dijo aquel, probablemente el hombre está más que caducado. Si no se va él lo van a terminar echando, así que…).

La ICANN ha aprobado (por fin, porque no se sabe los años que llevamos con esto) que se puedan escribir nombres de dominio en caracteres distintos de los occidentales (más concretamente latinos simples). Aunque hay quien dice que esto es uno de los mayores avances de Internet en 40 años (sinceramente, hay cosas mucho más importantes que esto, como la IPv6, pero claro, quien es uno para decir otra cosa…), y la verdad, tengo mis discrepancias siquiera de que sea algo útil.

Me explico. Hasta ahora, existía una universalidad en Internet. Tú podías escribir una dirección web en tu navegador e ir a una página de cualquier parte del mundo, tuviera esa página el idioma que tuviera. Si lo entendías, fantástico. Pero ahora nos vamos a encontrar con un problema bastante importante. Mucha gente, en un arrebato fanático-patriótico, empezará a crear web con direcciones inaccesibles para la mayoría de la gente. Ya sea en chino, japonés, ruso, sánscrito… Empezaremos a parcelar Internet por motivos nacionales. Vamos, nuestro odiado nacionalismo tecnificado. Yo tengo un colega que sabe chino. Y hasta ahora, podía ir a cualquier página de China con su teclado normal y corriente. Hasta ahí todo bien. Ahora no podrá. Si se le ocurre ir a un sitio que sólo tenga una dirección en chino, no podrá. Tendrá que hacer mil pirulas para escribir la dirección o tendrá directamente que comprarse un teclado en chino. ¿Absurdo? No tanto. Porque sí, algunos dirán que siempre pueden asociar al dominio un nombre en letras occidentales, pero, ¿y los que no lo hagan? Su página será accesible sólo por aquellos capaces de escribir su dirección.

Entre esto y que quieren terminar con la neutralidad de la Red, estamos arreglando Internet a ostias. Vamos a terminar parcelando la red como se parcelaban las tierras en Inglaterra hace 300 años. Vamos a restringir hasta límites insospechados la capacidad de acceso a la información. Y lo que parecerá a los nacionalistas como un adelanto soñado, en realidad terminará volviéndose, en muchas ocasiones, en su contra. O no. Desde luego, los que puedan y quieran se comprarán también direcciones occidentales, pero aún así, hemos creado un problema nuevo donde antes no lo había. Así de fácil.

Vía Barrapunto.





A %d blogueros les gusta esto: