Bolonia

Yo hasta ahora no estaba muy enterado del tema del Plan Bolonia, pero ahora lo estoy un poquito más (ambos dos son igual de informativos, pero el segundo se mete con el tema en más profundidad):

Vodpod videos no longer available. Vodpod videos no longer available.

Bueno, que cada uno saque sus propias conclusiones. La mía particular en realidad se divide en dos:

  • Todo esto forma parte de la industrialización mundial que llevamos sufriendo desde hace 20 años.
  • Más que el hecho de que puedan estudiar más o menos según recursos u otros criterios, el hecho patente es que se trata de una forma de crear una nueva élite dirigida por las corporaciones para la creación de una ciencia dirigida. Naturalmente, todo aquello que no proporcione un beneficio directo a las empresas (como las humanidades) serán borradas del mapa lo antes posible (como dice el segundo vídeo, la primera en caer o de las primeras será antropología, algo que ya de por si me ha alarmado sobremanera).

Es cierto que la titulitis actual ya no tiene sentido. Como dice el decano en el primer vídeo, las empresas ya no saben que hacer con exceso de licenciados, y el título ya no les sirve como criterio de contratación. Yo soy la viva imagen: no tengo ningún tipo de licenciatura ni diplomatura en informática y he trabajado en empresas punteras del sector en proyectos importantes. Las empresas ya tienen que romperse la cabeza buscando a gente valiosa sin guiarse por de donde vienen o de que están “aparentemente” (porque el título universitario sólo da eso, apariencia de que sabes) preparados para la tarea concreta.

Al final, todo este tinglado se está montando para tener la capacidad de comerciar con la educación. Básicamente se trata de imponer el sistema anglosajón: sólo pueden estudiar los que tienen dinero en materias muy específicas y los que no tienen dinero tienen que pagar prestamos a los estudios durante años, que les endeudan y les impiden desarrollarse a no ser que consigan buenos trabajos. Eso sí, los universitarios que consigan pasar todos los grados, masters y ostias en vinagre tendrán trabajo casi seguro. El resto, o estudia estudios inferiores (que casi será recomendable) o tendrán que estudiar de forma “clandestina”, por su cuenta, y serán unos “intocables” en el sentido más hindú posible. Si ya teníamos una educación cojonuda, la que nos viene encima…

Fuente: http://noticiaserb.wordpress.com/2009/12/10/plan-bolonia-explicado-sin-rodeos/

Internautas y gaseosa » El Blog de Enrique Dans.

Un tazón de realidad de parte de Enrique Dans. Y tiene toda la razón: aún no ha terminado todo esto. Que no quede en el olvido como quieren hacer con todo, crisis incluida. En nuestras manos queda.

Actualización: pregunta de Público y respuesta del parlamentario europeo por el Partido Pirata Christian Engström:

¿Logrará alguna ley acabar con las descargas de contenido con copyright?

Es imposible, son imparables aunque cierren internet. Una memoria de un terabyte (1024 gigabytes) puede costar hoy en día 100 euros. Siempre quedará la venta en cualquier esquina, alguien que le pase una película a un amigo para copiarla. Si las compañías de discos no pueden sobrevivir en una sociedad en la que cualquiera puede copiar cualquier cosa, no pueden sobrevivir. No hay nadie que pueda hacer nada contra eso.

Más claro el agua: o eliminamos, no Internet, sino la tecnología informática entera (volviendo a como estábamos antes de 1950), o esta gente no parará nunca (o mueren antes ellos, claro).

Anoche estaba viendo un capítulo de The Big Bang Theory (hablaré de ella en breve, me parece que junto con Cómo conocí a vuestra madre, es la mejor comedia que probablemente se ha creado jamás para televisión) en el que Sheldon, un personaje más parecido a un robot que a una persona (pero encantador a su manera) intenta poner una sonrisa amable, con este resultado (capturado desde MegaVideo):

¿Sheldon? ¡Zapatero!

Me recordó automáticamente a nuestro ínclito presidente ZP. Pues buscando ahora sobre ello, veo que este parecido ha sido visto en la Red en innumerables blogs como demuestra una simple visita a esta búsqueda de Google. Y es que el pobre chaval (a Jim Parsons me refiero, el actor) tiene la desgracia de tener un cierto parecido razonable con ZP. Pero esa risa forzada lo lleva a extremos increíbles. En fin, una nota de humor para hacer más llevadera la crisis en la que nos han involucrado bancos y gobiernos.

Como ya sabemos todos, hoy día todo es Global. Algo muy útil y práctico para los mercaderes “globales” sin duda. Ya sabemos que para nosotros, no tanto. Lo único “global” interesante para los ciudadanos hoy día es Internet, pero claro, es una globalización totalmente opuesta a la que buscan gobiernos y corporaciones. Es una globalización que les molesta, e incluso les infunde terror, como se ha demostrado esta semana pasada. Ahora el gobierno de España ha quedado, al menos formalmente, a la altura de China en lo que se refiere a defensa y promoción de los derechos fundamentales, y eso quita votos.

Pero no voy a reincidir en el tema del Manifiesto, polémica de la que hay que seguir haciendo un seguimiento constante, si no de uno que me parece más preocupante e insidioso, que es nuestro querido “calentamiento global”. Soy consciente de que las opiniones que se vierten al respecto alegran y ofenden por igual a grupos contrarios. Pero al contrario que en asuntos como el aborto, que es un tema meramente moral y por lo tanto opinable por propio conocimiento-desconocimiento de causa, este otro tinglado es muy más complejo, porque… ¿Cuántos investigadores del clima hay en la audiencia? (ya, vale, que este blog no es El País, pero bueno, por probar suerte…). Quiero decir con esto que nosotros, simples mortales, sólo sabemos lo que nos cuentan, no tenemos acceso a nada más. Lo que nos cuentan los ecologistas, los políticos, los mass media, los científicos… ¡Pero es que cada uno nos dice una cosa! Y claro, a uno, que es escéptico hasta la médula, le da por pensar de todo y claro, la única conclusión a la que llego es que simple y llanamente, esto no es más que una “guerra global” (como la médica, la política, la económica, la propagandística, etc., a las que nos vemos sometidos a diario y que se han convertido en la nueva “guerra fría” de nuestra época) donde los distintos lobbies se dedican a intentar convencernos incesantemente de que su posición es la correcta. Pero… ¿Quienes son los lobbies? Los lobbies son los ejércitos de los poderes fácticos, los que se pelean lo que sus amos les dicen que hagan. Si el interés es hacer creer que hay un calentamiento global, pues Greenpeace entre otros se lo pelea para convencernos a todos de que es así; si es todo lo contrario, pues lo mismo (lo siento, sinceramente ahora no conozco ningún lobby al respecto y no tengo ganas de buscar). Luego están los científicos, que no se ponen de acuerdo ni hartos de vino malo. Unos que sí, otros que no, otros que todo lo contrario… Así llegamos a un status quo caótico que se resumen en que miremos donde miremos, alguien tiene una opinión “confrontada” con hechos “científicos” (recordemos la espantada de los últimos días sobre esos “correos de la infamia” que falseaban datos a favor del calentamiento) que al ciudadano de a pie no le soluciona nada y que lleva de una forma sistemática a engaño. A eso, hablando en claro, se le llama Desinformación. Mientras los ciudadanos estamos confusos sobre lo que pasa, ellos, tanto unos como otros, se buscan la vida para sacar tajada de donde sea. La última tajada interesante es la del mercado de CO2, auténtico hito en el procedimiento de “meter la mano en la saca”. Kyoto fue grande en ese aspecto, permitiendo el mercadeo de gases de efecto invernadero. Si alguien se preguntaba si alguna vez las corporaciones comerciarían con el aire, que sepa que lleva ocurriendo ya una década.

Que nadie se lleve a engaño. El hecho constatado (eso lo podemos apreciar todos por inspección directa sin necesidad de datos científicos) es que nuestra acción industrial fundamentalmente (añadiendo los transportes y algunas cosas más) es nociva, tanto para nosotros como para el planeta. Es de cajón y me da igual las cifras que se saquen por ahí al respecto: es un hecho empírico. Ahora bien, nosotros llevamos aquí dos días como quien dice (y “poniendo en peligro” al planeta, menos de dos siglos), y la Tierra ha tenido que enfrentarse a cataclismos mucho más impresionantes que la emisión masiva de gases invernadero (de hecho, así ha sido en varios episodios no consecutivos en estos 4.600 millones de años de vida del planeta, por lo que sabemos gracias a la geología), y hasta ahora hemos vivido en un remanso de paz respecto a lo que ha sido la vida planetaria en todo este tiempo. En este tiempo, la tierra se ha secado, congelado, inundado, arrasado por volcanes y terremotos, separados sus continentes y creado desiertos y selvas por igual de forma incesante. Los seres vivos han tenido que sufrir esto durante miles de millones de años (aunque los pluricelulados como tales sólo tengamos unos 800 millones de años). La vida ha afectado a la Tierra de innumerables maneras. Por ejemplo, si hoy día tenemos oxígeno es porque la cianofíceas se dignaron en empezar a hacer la fotosíntesis, consumiendo el dióxido de carbono para producir energía. El oxígeno es un veneno para la vida, eso ya lo sabemos: genera radicales libres y oxida las células, acelerando su muerte. Pero lo necesitamos para vivir. Si esas bacterias primigenias no hubieran causado el primer desastre biológico de la historia terráquea, ahora no estaríamos aquí, puesto que es el oxígeno lo que permite la creación de colágeno y por lo tanto la formación de seres pluricelulados. Y alguno se estará preguntando: ¿a donde va el Lainon con todo esto? Pues a lo siguiente.

Nos están acoquinando entre unos y otros con memeces de calibre máximo. Sí, la responsabilidad de la especie humana, siguiendo al Dr. Dawkins, es salvaguardar nuestro acervo genético, y eso implica, egoístamente hablando, que debemos salvaguardar el medio ambiente en el que vivimos. ¿Pero cómo vamos a hacerlo si constantemente nos bombardean con datos contradictorios y nunca definitivos? No existe ningún tipo de acuerdo en la comunidad científica sobre el problema, si es que lo hay, y por supuesto, de los políticos y los lobbies no te puedes fiar por definición. Y por supuesto tampoco de las corporaciones, pero tanto de las “contaminantes” como de las “ecológicas”. Recordemos que, sea cual sea el mercado en el que se mueva una corporación, su objetivo último e incuestionable es conseguir el mayor beneficio trimestral posible. Las corporaciones defensoras de las “energías limpias” son ahora mismo el negocio más en auge, y sus lobbies son poderosos. Las corporaciones “contaminantes” siguen peleándose su sitio y van a por todas en lo que se refiere a mantener su predominio energético, aunque sepan (porque lo saben) que debido a su propia esencia (energías no renovables, excepto las provenientes de biomasa), tienen que desaparecer en un cierto plazo aún no definido.

Mi conclusión es que, sintiéndolo mucho, no me caso con nadie. Entre unos y otros consiguen el objetivo final de todo este asunto: confundir a la población para que no seamos capaces de pensar racionalmente sobre la cuestión. Si a eso le sumamos la más que generalizada ignorancia científica de la población, conseguimos lo que los poderes fácticos quieren: que dejemos de pensar en los problemas y nos centremos, post-modernisticamente hablando, en nosotros mismos, y no le demos importancia a nada más. Además, la ciencia está quedando en entredicho porque no está sabiendo posicionarse correctamente en el problema, no sabiendo aportar los datos y pruebas fehacientes necesarias para que la población sea capaz de articular una opinión al respecto. Mientras este caos continúe, seguiremos enganchados al marasmo mediático proveniente de los lobbies, los soldados de fortuna de los gobiernos y corporaciones. Mientras, en Copenhague, nuestros jefecillos y sus acólitos se dedican a mercadear con nuestro aire (porque tengámoslo muy claro: su objetivo final no es solucionar el supuesto calentamiento global, sino simplemente comprar y vender CO2) a golpe de talonario y con unos canapés de caviar entre pecho y espalda, unas limusinas de la ostia y tomándose unas vacaciones pagadas por los ciudadanos y los nuevos impuestos ecológicos. Claro que, quien a estas alturas crea que nos representan de alguna manera, debería volver a la escuela y estudiar lógica, asignatura de la que parece que todo el mundo pasaba como de la m. en el instituto. Así nos va, claro.

Actualización:

ClimateGate: El Secuestro del Movimiento Ecologista y su Reconquista.

Actualización: interesante vídeo y artículo sobre como se captan a los “pro-ecologistas” (aunque esto en realidad vale para los pro-loquesea, simplemente en este vídeo se muestra como se capta a supuestos pro-ecologistas, con un sueldo anual bastante elevado, para hacer causa pública y en Internet). Esto hace preguntarte cuanta gente no hay pagada para promocionar determinados productos o ideas. En un reportaje sobre el tema vi hace tiempo que actualmente este tipo de marketing directo se está imponiendo a marchas forzadas. Lo que hace la necesidad…

Actualización: Artículo de The Guardian donde se especula con la posibilidad de que el mercadeo de gases de efecto invernadero sea dos veces superior al actual del petroleo en una década. A eso yo le llamo COMERCIAR CON EL AIRE.

Actualización: el biodiesel y semejantes tampoco son la solución. Bueno, ya lo sabíamos, contaminan tanto como el petroleo y además eliminan zonas de cultivo enteras (si es de primera mano, pero también lo han intentado con aceite de cocina y tampoco). En fin, ¿este fracaso, de quién es culpa? Yo ya paso de entenderlo…

Siguiendo la noticia de Me quedo más ancho que la hoja de un pino, he firmado la petición que se ha abierto para apoyar el manifiesto que durante estos días hemos estado defendiendo a capa y espada. Son ya casi 5.000 los firmantes y tenemos que ser muchos más. Animaros y poned vuestro granito de arena, igual que lo hemos hecho estos días atrás:

En defensa de los derechos fundamentales en internet Petition.

¿Qué es la Cultura?

Hay un artículo que me ha hecho reflexionar sobre una cuestión tan en boca de todos estos días: la Cultura.

Lady Gaga no es cultura | iGeorge’s.

Como dice el autor, hay cosas que son cultura y otras que no lo son. Pero claro: ¿qué es la cultura y qué no lo es? ¿Qué criterios hay para definir algo como cultura? En sus ejemplos, el autor del post dice que Lady Gaga no es cultura (cosa que comparto), pero que Los Beatles sí (cosa que también comparto). ¿Por qué uno sí y otro no? Esta es la cuestión interesante de analizar.

Cuando nacieron Los Beatles, muchos dijeron que eran bazofia, que no eran Cultura. Eran algo tan radicalmente nuevo como el rock en su momento, y para las mentes conservadoras de su época no tenía mucho sentido que unos supuestos artistas se dedicasen a una música tan extraña y a letras tan endiabladamente fuera del sistema. Pero han pasado a la historia como grandes artistas y creadores de un género musical, el Pop, que por otro lado se ha convertido en el género de masas por excelencia. El Pop de ahora no se parece mucho al de entonces, la verdad (con excepción de algunos grupos, especialmente algunos británicos, que han mantenido la tradición en cuanto a melodías y letras), y lo llamamos Pop por llamarlo algo, pero ellos fueron los creadores. Son Cultura con mayúsculas porque más de 40 años después de formación como grupo siguen siendo considerados los reyes del Pop y genios musicales.

Ahora bien, ¿qué ha creado Lady Gaga? Que sepamos, nada. Su estilo musical es una especie de pop mezclado con tecno bailable muy manido y que no aporta nada de particular. Como ella existen una gran variedad de artistas que hacen básicamente lo mismo una y otra vez. Varían un poco la melodía, otro poco las letras, y ya está, tienen una nueva canción. En mi opinión (yo también me considero artista, puesto que escribo libros y cuentos), eso no es crear cultura. Ahí va mi opinión al respecto: creo que crear Cultura es crear algo tan diferente y nuevo que se distinga del resto de forma y manera que pueda considerarse un nuevo paradigma. Y no sólo en arte, sino también en ciencia, política, religión, etc… Porque la cultura, según la definición de Wikipedia: “La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad regula el comportamiento de las personas que la conforman. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias”. Es decir, la Cultura es lo que rige la vida de las personas en un momento dado de la historia y en un modelo cultural concreto. Se trata de un modelo de vida creado a lo largo de la historia de esa sociedad y que trasluce en un momento concreto de una determinada forma. Pero para que se forme esa cultura, han tenido que ocurrir momentos, circunstancias y avances que lo hayan hecho posible. Es decir, han tenido que ocurrir descubrimientos de nuevos paradigmas que han modelado la sociedad de una determinada manera. Los Beatles, por ejemplo, crearon el Pop. ¿Qué ha inventado Lady Gaga? Que yo sepa, nada. Su música es simple y llanamente una copia y extensión de otras anteriores que no aporta nada al momento cultural. Esto objetivando sobre Lady Gaga, pero claro, esto lo podemos extender a una cantidad de gente enorme, y poner una lista aquí sería parcial y sesgado por mis gustos (aunque comparto la lista del post que reseño arriba). También es enorme la lista de creadores culturales, desde el que inventó el fuego hasta el descubridor de la Teoría de Cuerdas. Todos los que de una forma u otra han creado o descubierto algo que ha hecho avanzar a la humanidad de alguna manera son sin duda creadores de Cultura.

Ahora fijémonos en el momento actual de la “cultura” en España. Por ejemplo, la música. Se dice que Chenoa, Miguel Bosé, Sabina, Rosario, etc, son creadores de cultura. Bien, según el razonamiento anterior, esto es falso. No han creado movimientos musicales nuevos, simplemente han ampliado los anteriores con alguna variación. No podemos asegurar, por ejemplo en estos casos concretos, que ninguno de esos artistas haya creado nada diferente de lo ya existente. Sí, cada uno tiene su estilo particular, sin duda, pero eso no es crear cultura. Así pues, ¿podemos decir de algún artista que haya creado cultura musicalmente en este país en los últimos 40 años? Probablemente los podamos contar con los dedos de la mano. Serrat es prácticamente el único que se me ocurre, al fusionar música y poesía de una manera muy particular y que ha sido muy imitado, pero que incluso no es algo que haya creado por si mismo, ya que eso se ha hecho siempre. Hace poco hablaba del Esperpento, la original forma literaria creada por Valle-Inclán, para defender la serie Padre de familia. Valle-Inclán fue un genio creador que hizo aparecer de la nada un nuevo género literario sin parangón anterior. Eso es crear Cultura. Ramón y Cajal descubrió la sinapsis como la forma de comunicación entre las neuronas. Eso es crear Cultura. Manuel de Falla creo algunas de las obras musicales imperecederas más importantes de los últimos 200 años en España. Eso es crear Cultura. El Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo es Cultura. Bienvenido Mister Marshall de Berlanga es Cultura. La movida madrileña fue Cultura. Y puedo seguir mucho más. Hay cientos de ejemplos de arte y ciencia que son cultura, no sólo nacional, sino mundial. ¿El Amante Bandido de Miguel Bosé es Cultura? ¿Opá, Voy a hacer un corral es Cultura? ¿Poker Face es Cultura? Pues permitanme disentir: racional y categóricamente, estas manifestaciones culturales (eso sí lo son), no son creadoras de Cultura. Son, como digo, simples manifestaciones de la cultura creada por otros antes. Por lo tanto, cuando estos señores y señoras salen a manifestarse al Ministerio de Industria diciendo que son “Creadores de Cultura”, deberían pensárselo bien antes de hacer semejantes aseveraciones, porque me da la impresión de que están exagerando en gran medida su papel en el mundo cultural. A lo mucho, puede decirse que forman parte de la industria cultural (de ahí que la verdad sea dicha, fue muy propio que se fueran a manifestar a Industria y no a Cultura). Y la industria cultural, como su nombre indica, está sujeta a las normas del mercado: oferta y demanda. Esto da para otro post y no me voy a alargar aquí con ello, pero todos entendemos lo que quiero decir.

Por terminar ya mi soliloquio, quiero simplemente resumir que para que haya creación cultural ha de haber algún tipo de originalidad, algo que no se haya hecho antes de ninguna manera parecida, para otorgar tal mérito a un artista, científico, etc…, con el detalle de que además pasará a la historia y será recordado por ello mismo. Cualquiera que quiera abrogarse el mérito de ser creador cultural debe también considerar si en su carrera ha creado algo que haya sido iniciador de un movimiento nuevo en la cultura, o haya permitido descubrir algo que haya supuesto un avance para la humanidad en algún sentido. Si no es así, yo les rogaría, más que nada para no seguir insultando la inteligencia del personal, que se quedasen en su casa, tal vez con la sana intención de investigar como conseguir ese algo nuevo que les permita autodenominarse creadores. Hasta entonces, hagan el favor de cerrar el pico, leñe, que ya cansan con tanta tontería.

Esto me lo he encontrado en el Facebook:

Público.es – Internet divide a la música.

Algo que en realidad ya sabíamos y era patente. Los artistas están cada vez más hartos de las discográficas (los de verdad digo, los que no hacen música de usar y tirar, como dicen en el artículo) y entienden de hecho que Internet y las descargas les benefician y facilitan la vida, ya que uno de los puntos fundamentales para el éxito de un artista es ser conocido y la promoción de Internet es gratis y masiva. Luego, estos artistas, lejos de no vender discos, los venden, además de los directos, y los tan cacareados derechos, que claro está, y esto lo sabe cualquiera con dos dedos de frente, no tienen nada que ver con los discos.

Aquí hay dos aspectos diferentes: los que entienden como funciona Internet y le sacan partido, y los que simplemente quieren vivir de la basura que hacen (porque además, los que más se quejan son precisamente los que hacen esa “música” de usar y tirar), que son los que, como dice Carmen Paris (paisana por cierto), se dejan acoquinar por las discográficas para hacer chorradeces del tipo la manifestación del otro día en el ministerio de industria. Los primeros son los que se están llevando el gato al agua, claro, porque los internautas nos estamos dando cuenta de que la posibilidad de probar antes de comprar da la posibilidad de decidir si quieres comprar algo o no en virtud de si en global te parece suficientemente interesante o no. Anda que no hemos comprado todos discos de los que nos hemos dado cuenta que sólo valían la pena dos o tres canciones de las 10, y hemos tenido la sensación de que hemos tirado el dinero de forma estúpida. Que hay que cambiar el modelo es claro, pero al final, en un libre mercado, somos los consumidores los que decidimos por donde tira el mercado, no la oferta (que es lo que quieren ellos, claro). Al final, el mercado se va a convertir en un sistema mezcla entre iTunes y Spotify, donde los artistas directamente podrán vender su música o darla a probar para que los usuarios decidamos si compramos una canción suelta o el disco entero, con mayores beneficios para ellos. Y además, les proporcionará una promoción increíble que hasta ahora sólo podían conseguir si su discográfica pagaba los suficiente como para hacerles publicidad en la radio-fórmula.

En resumidas cuentas, sólo aquellas empresas y artistas que se adapten a un modelo democrático de mercado podrán sobrevivir. Ya que si incluso lograran imponer sus criterios y eliminasen las descargas en la red, el daño ya está hecho: no subirán ya sus ventas de discos, porque la gente no lo va a comprar. Tendrían que reducir al menos en un 50% los discos (digo “al menos”, porque probablemente no podría ser un monto superior al 30% del precio actual) para que la gente vuelva a querer comprar discos. Además, se encontrarán métodos alternativos (yo ya he pensado un par de ellos, y gente más lista que yo encontrará más) para seguir compartiendo, con lo que su victoria será agua de borrajas. Cambia o muere. Es simple evolución. No existe el creacionismo en Internet, y no quieren darse cuenta de ello.

Añado más fuentes sobre el tema:

La SGAE entrega al ministerio de Industria una lista de 200 webs piratas
¿Cómo se cierra un sitio web de descargas directas?

O si no, diganme que significa esto:

Yahoo, Microsoft finalize search deal | Relevant Results – CNET News.

Básicamente, resumiendo mucho, que Microsoft compra el negocio de búsquedas de Yahoo. ¿Y por qué supone la muerte de Yahoo? Porque era lo más interesante de esta empresa, por lo que ha estado luchando durante años con Google y que ahora pasa al monopolio de Microsoft. Aunque pendiente de aprobación por parte del gobierno, es casi seguro que les darán permiso, con lo que podemos decir sin riesgo a equivocarnos que esto supone la caída de uno de los más grandes que ha tenido la Red desde la aparición de la web. Se va reduciendo la capacidad de acción, y ahora prácticamente sólo quedan dos grandes buscadores (sí, ya sé que hay más, pero no seamos pánfilos: no tienen ni un 2% de cuota). ¿A qué nos puede llevar esta situación? Aún está por ver, y siempre puede haber sorpresas, pero la neutralidad de la Red está cada vez en menos manos. La neutralidad de la Red no depende sólo de los gobiernos: si de repente Google o Bing (como ya hacen con mucho porno o el aborto, por ejemplo) dejan de dar resultados de los sitios que no les interesan… Lo dejo para que o piensen.

El alzheimer es una enfermedad realmente fastidiosa, no sólo para el que la sufre (que muchas veces no se da cuenta de los problemas que ocasiona), sino para los que están alrededor. Lo tengo cerca por mediación de unos conocidos que tienen un familiar en ese estado. Y ciertamente es doloroso para todos los familiares y amigos.

Ahora estoy viendo un documental sobre el tema. Es complejo, pero me ha llamado la atención un par de temas que están poniendo como argumento sobre la enfermedad: que los antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno) parecen retrasar la aparición de la enfermedad, y que las famosas placas que se suponen aparecen en los enfermos parecen no ser ni causa ni efecto claros de la enfermedad, ya que se ha demostrado en una investigación de más de 15 años con mujeres octogenarias y más (monjas para ser exactos) ha demostrado que esas placas aparecen incluso sin que se manifieste la enfermedad. Al final es más complejo, claro, pero el documental ha terminado derivando en una conclusión: existen formas baratas de combatir la enfermedad, pero casi todas las investigaciones que se están realizando son con medicinas nuevas, proporcionadas por las farmacéuticas, claro está, más caras. Como son nuevas, no han sido suficientemente probadas y en ocasiones han producido muertes, sobre todo por problemas inmunitarios, y además no evitan la inflamación del cerebro, que es la causa fundamental de la enfermedad.

Con la experiencia que tenemos ya con las mega-corporaciones médicas (sobre todo con la gripe a), ya nos imaginamos que están bloqueando todas las investigaciones que se realizan con antiinflamatorios y otros métodos alternativos más baratos que, lógicamente, no les interesan. Por lo que a mi respecta, creo que es más sencillo probar con medicamentos como el ibuprofeno, que no tiene prácticamente efectos secundarios y que parece que ayuda realmente a las personas con alzheimer. Naturalmente, todo hay que hacerlo bajo supervisión médica, pero yo no me fiaría mucho de un médico que niegue radicalmente el uso de estos antiinflamatorios. Me olería a que está un pelín “comprado”. Y tendería a irme a otro médico más equilibrado.

Revisad estas fuentes sobre el tema a ver que os parece:

Antiinflamatorios prevendrían Enfermedad de Alzheimer
Un estudio revela el modo de prevenir el Alzheimer con antiinflamatorios
Los antiinflamatorios no esteroideos sólo pueden retrasar la aparicion del Alzheimer
Antiinflamatorios genéricos para prevenir el Alzheimer

« Página anteriorPágina siguiente »



A %d blogueros les gusta esto: