Posts Tagged ‘animación’

Érase una vez…

Una vez descubierto el streaming, te engancha. No te tienes que bajar nada “ilegalmente” y tienes una cantidad importante de material que puedes ver como y cuando quieras. Es la nueva tele. Pero bueno, voy al grano. Soy aficionado a la animación, y un tanto por nostalgia y otro tanto por recordar, me he estado viendo la serie “Erase una vez el hombre”. Sí, es una serie de los 70 y por lo tanto adolece de una calidad de producción inferior a lo que estamos acostumbrados, pero aún así te pegas en la pantalla para verlo y además, el iletrado en Historia aprende cosas. Pero no me esperaba ver lo que vi, anoche, al visualizar el último capítulo de la serie. Mientras que en el resto de episodios van narrando sucintamente distintos episodios de la Historia (con los reconocibles personajes de Pedro, Gordo, el Maestro…) desde los orígenes, poniendo siempre un cierto acento crítico a la naturaleza hostil y bipolar del ser humano, el último capítulo me ha sorprendido agradablemente en muchos aspectos. Desde un punto de vista del futuro, narra como es nuestra época actual, en la que vivimos ahora. Alguno dirá que como podían hablar de ello hace 30 años. Pero os puedo asegurar que aciertan de una forma alarmantemente importante. Describen nuestra sociedad post-moderna prácticamente al dedillo. Incluso aciertan con ciertas cifras, como las de la población.

Pero lo más impresionante de todo es que describe una sociedad basada en el consumismo, la producción exagerada de oferta, la destrucción del medio ambiente, la creación de bandos a nivel mundial que entran en conflicto para satisfacer sus necesidades de autoridad y poder, y económicos, la sumisión de la población a los poderosos y a la economía, y la destrucción final del planeta a nuestras manos (cosa que obviamente no ha pasado pero que si las cosas no cambian radicalmente terminará ocurriendo). Lo que pasa es que al final deciden darle un toque de esperanza, suponiendo que sobrevivirán los más sabios e inteligentes que intentarán comenzar de nuevo, pero claro, eso ya es ciencia-ficción…

Recomiendo vívidamente su visionado. No dura mucho. Aunque no se pueden insertar videos de MegaVideo aquí, os dejo el enlace para que lo sigais. Si no estais apuntados al sistema tendreis que dar algún click de más. Disfrutadlo. Algunos lo reconoceréis con nostalgia y otros lo veréis de nuevas, pero observar hasta que punto unos dibujos animados pueden darnos información sobre como es nuestro mundo.

http://www.megavideo.com/?v=YB26OI10

Anuncios

Serial Experiments Lain III

(Continuación del post Serial Experiments Lain y Serial Experiments Lain II)

Sin embargo, los problemas no hacen más que crecer para Lain. Su disociación se hace cada vez más patente, y no consigue averiguar porque le está ocurriendo todo eso. Mientras, descubre, por medio de sus indagaciones en la red, que su familia no es su familia. Nunca ha tenido familia. Ni siquiera puede decir que sea adoptada. Las personas a las que consideraba su familia, su padre, su madre, su hermana… Todos estaban contratados para hacer de su familia. Ella simplemente fue colocada en aquella casa para tenerla controlada, aunque en realidad ella era libre para hacer lo que quisiera, desde el principio.

El protocolo de la red está cambiando. Lleva mutando incansablemente desde su aparición, y desde que el hipertexto dio una nueva perspectiva sobre el potencial humano. El proyecto Xanadú de Ted Nelson y su predecesor el Memex de Vannevar Bush eran los desarrollos más espectaculares sobre el avance de la información en el mundo real. La empresa Tachibana desarrolla los mejores navegadores y son la empresa que se encuentra en la vanguarda de la red. Uno de sus ingenieros, Masami Eiri, descubre que gracias a la resonancia Schuman es posible que los humanos puedan conectarse si alguna vez se descubre la forma de sincronizar la resonancia con el sistema de señales del cerebro humano. Entonces comenzó en secreto la elaboración de la versión 7 del protocolo, que daría a la gente la total libertad para intercambiarse entre el mundo real y el virtual. Pero al mismo tiempo hizo algo que se convertiría, a posteriori, en su maldición: creo a un ente todopoderoso en la red, guardian de los secretos del protocolo, y que permitiría la supervivencia del mismo más adelante. Masami, consciente de que su cuerpo no era necesario y de que podría vivir en la red de forma consciente, se suicidó, o al menos eso hizo creer, pero ya había sembrado la semilla que daría lugar a todo lo que ocurrió posteriormente. Ese Dios de la red es un ente imparcial que examina sin intervenir los hechos de los usuarios. ¿Pero quién es ese Dios? ¿Y por qué existe?

Mientras, los caballeros están siendo eliminados uno a uno. Los mejores hackers de la red están siendo asesinados despiadadamente por los mismos que vigilan a Lain, por encargo de un cliente, la empresa Tachibana. Ellos eran los que persistían en la actitud de mantener la versión 7 del protocolo, y Tachibana es una empresa de hardware, con lo que no les interesa que ese protocolo se convierta en el estándar. Ahora lo reescribirán para que sea necesario seguir usando hardware para que los humanos se conecten a la red. Pero lo que no pueden evitar, y es algo que está desesperando a muchos, es que ese Dios continue mientras la implementación siga activa.

La situación de Lain no mejora. Descubre que en realidad la disociación que tanto le preocupaba no era una disociación. En realidad, ella era ella todas las veces. Lain es Lain en todas las situaciones. Simplemente estaba ocupando a otros usuarios, y eso hacía que la Lain de la red fuera muchas Lain, y la Lain del mundo real fuera desapareciendo poco a poco. Lain intenta reconciliarse con Alice, pero la chica tiene sus propios problemas. Se encuentra aislada de los demás por los rumores, y no soporta la situación, decidiendo enfrentarse a Lain para encontrarse con sus miedos y derrotarlos antes de que la consuman inevitablemente. Mientras, Lain se encuentra con Masami Eiri en la red, y este le explica que el la creó, que Lain no es más que con una agrupación de ribosomas artificiales cuyo único objetivo era preservar el secreto del protocolo. Pero Lain se revela ante su creador, indicándole que ella ha cambiado el protocolo, y que lo ha reescrito para adaptarlo a sus necesidades. Masami, impresionado, sin embargo no puede permitir que eso ocurra, y se enfrenta a ella. Todo esto ocurre mientras logra rehabilitar su amistad con Alice, aún a costa de poner en peligro su propia vida…

————

No voy a contarles el final, claro. Eso se lo dejo para que vean la serie y comprueben por ustedes mismos lo interesante que es esta obra. Esta serie, anterior a Matrix y en realidad en gran parte madre involuntaria de la película de los hermanos Wachowski, es una obra cumbre del cyberpunk y es postmodernismo. Y no es baladí el hecho de que sea una serie japonesa. Lo que se explica en ella posiblemente no tendría mucho sentido, ni social ni conceptualmente hablando, si hubiera sido realizada en otro país. Es tan sui generis que es difícil encontrar parangón anterior, y posteriormente, como hemos dicho, sólo Matrix llega a niveles de complejidad y abstracción semejantes. Interesante es su profundidad psicológica, pero su interés social es aún mayor, describiendo a una sociedad, la japonesa, que se desestructura imparablemente día tras día. El problema puede ser que, dado que terminamos copiando lo que hacen los japoneses aunque sea diez años más tarde, esa desestructuración puede llegar a occidente de la forma más inoportuna, empezando por Estados Unidos y continuando en Europa. Tal vez no ocurra nunca, pero uno no puede dejar de pensar en como puede ser el mundo del mañana y en lo que nos podemos llegar a convertir. Que se lo digan a los de Second Life

Serial Experiments Lain II

(Continuación del post Serial Experiments Lain)

Mientras tanto, Lain se hace cada vez más sociable, acompaña más a sus amigas y se interesa también más por la red. En su cajetín del instituto recibe un sobre con una especie de cajita extraña que nadie sabe lo que es. Intrigada, decide investigar por su cuenta y por fin decide dirigir sus pasos hacia el Cyberia, donde está segura que podrá encontrar a alguien que le ayudará con ese tema. Por fin encuentra a un grupo de muchachos, y al enseñárselo, esto flipan en colores. Resulta que el aparatito es lo que llaman una “Psyche”, un acoplamiento al ordenador que potencia tanto el acceso a la red del navegador que prácticamente puede hacer e ir a donde quiera dentro de la red. En el mundo de Lain, la red está controlada por una especie de “ministerio de la información” que gestiona como funciona la información en la red, pero con la Psyche es posible sobrepasar esos límites y hacer lo que a uno le de la gana. Además, la Psyche es ilegal y es fabricado de forma clandestina por un grupo llamado “Los caballeros”.

Mientras tanto, algunos muchachos están muriendo misteriosamente suicidándose sin razón aparente. Nadie sabe porqué ocurre esto, pero Lain descubre que se trata de un juego llamado Phantoma. Resulta que los chicos han estado jugando al juego con una versión adulterada, y no pueden salir de él. Además, parece ser que el juego se ha interconectado a otro juego para niños y están empezando a morir también niños pequeños a causa de esto. Lain decide investigar un poco más y descubre que quince años antes, un científico estuvo investigando secretamente con los poderes parapsicológicos de los niños en un proyecto llamado KIDS. Se trataba de potenciar sus poderes y de reunirlos en una unidad Kids que contuviera ese poder, pero algo salió mal y todos los chicos murieron. El científico pensaba que se había desecho de todo, pero al parecer alguien se había hecho con ello y estaba replicándolo en la red. Parece que “Los caballeros” también pueden estar detrás de todo esto. ¿Quienes son los caballeros?

Mientras Lain realiza sus pesquisas, Mika, su hermana, empieza a sufrir una especie de ataque mental hasta que llega un momento en que su cuerpo y su mente se disocian. Por un lado, queda un cuerpo físico, como sin alma, como un zombie, y su espíritu ha quedado en la red. Empieza a hacerse evidente que la separación entre el mundo real y la red es cada vez menor, y el límite está cada vez menos claro. De hecho, esto mismo le acontece a Lain, puesto que hay una Lain en el mundo real y una Lain en la red, que se dedica por su cuenta y riesgo a hacer y deshacer cosas. En una de esas, lanza un rumor sobre que Alice, su amiga, se ve con un profesor del instituto y que practican sexo. Eso, por supuesto, enfrenta a Lain con sus amigas, y ella no entiende porqué, ya que la Lain del mundo real no ha hecho nada para que sus amigas se enfaden. Sin embargo, Alice no cree que haya sido ella, y decide no culparle. Lain (la real) no soporta la situación y decide que no quiere que eso haya ocurrido nunca. Su poder en la red es tal que efectivamente consigue borrar el rumor de la mente de todos, y al día siguiente todo parece haberse olvidado. Sin embargo, la disociación que ha sufrido Lain es tan grande que la Lain real ya no es real. Ahora está encerrada en la red, y la Lain de la red ha tomado su cuerpo.

Esto último pasa intermitentemente y hay momentos en que Lain es Lain y otras veces que no. Mientras todo esto ha ido pasando, se ha obsesionado tanto con su navegador que lo ha hecho tan grande y potente como un superordenador de la NASA. Refrigeración por agua, sistemas de aireación automáticos, nuevos y más grandes acoples para crear un ordenador aún más grande. Tal es el interés que está despertando que se siente vigilada, y efectivamente así es. Dos hombres le vigilan, de forma que día tras día ella se obsesiona aún más con ellos y un día decide plantarles cara. Estos hombres le piden que les acompañe a un sitio, y ella acepta. Cuando llegan, Lain habla con otro hombre que le pone un acertijo para adivinar hasta que punto Lain ha llegado a un nivel superior en la red. Cuando realmente se da cuenta de su potencial, le avisa de que las cosas están cambiando, que están cambiando el protocolo de la red y que si las cosas no cambian, pronto no habrá diferencia entre el mundo real y la red. La Lain de la red se ríe de él y se marcha, porque en realidad ella disfruta con ello, ya que puede cambiar entre los dos mundos sin problemas.

Continuará…

Serial Experiments Lain

Ahora estoy volviendo a visualizar la serie Serial Experiments Lain, a la que considero como una de las mejores series de animación de la historia. Si, me gustan los dibujos, y creo que no dejarán de gustarme nunca. Esta historia es, además, particularmente interesante y adulta, y me gustaría dedicarle una serie de posts para explicarles la historia… Hasta cierto punto claro. Me gustaría que la vieran, aún está disponible en las tiendas y se la pueden bajar por la mula. Yo me compré la serie en su momento en VHS, pero como ya no uso este formato, me baje los DivX y lo veo en el DVD con tranquilidad. Puedo asegurarles que, les guste o no, no les dejará indiferentes en absoluto.

Lain Iwakura es una niña que acaba de entrar en el instituto. Es muy retraída y poco sociable. Sólo tiene unas pocas conocidas en su clase, y de esas chicas sólo Alice le hace un poco de caso. Es una jovencita que vive una vida anodina, no sólo fuera, si no también fuera de casa. Resulta que una compañera de su instituto se suicida (algo que en Japón cada vez es más común, según dicen), y esto no dejaría de ser una anécdota de no ser porque varias chicas del instituto han recibido, una semana después de su muerte, un mensaje de la misma chica que se ha suicidado. La cosa se complica un poco y sin embargo, Lain, que no sabe usar bien su ordenador (en la serie lo llaman “navegador”, y en el original lo llamaban “navi”), no sabe si ha recibido también el mensaje o no. Armándose de valor, mira su correo y descubre que efectivamente lo ha recibido. En el mensaje, la chica le invita a hacer lo mismo que ella, pero lógicamente decide no hacerle caso.

Entonces comienzan a suceder cosas extrañas. Comienza a ensoñarse y a ver extrañas formas y sombras, y voces que le hablan. Eso podría pasar por una paranoia si no fuera porque esas cosas extrañas que ocurren en realidad están ocurriendo. Lain comienza a darse cuenta de que esto tiene algo que ver con la red, pero al no estar muy interesada no piensa más en ello. En una visita que realiza a la discoteca Cyberia con sus amigas, ocurre un suceso peligroso. Un tio más pasado que un turismo a 150 por hora empieza a disparar a la gente de la discoteca, y mata a dos chicas. Lain se encuentra ante él, pero no puede moverse por culpa del miedo. El chico le habla pero ella no le contesta. Nervioso, le apunta con el arma y le dice que se vaya, pero antes al contrario, Lain empieza a acercarse a él y le dice que no puede huir de lo que le da miedo, ya que todos estamos conectados a la red. El chico, entonces, al ver que está totalmente acorralado, decide suicidarse, y lo hace. En realidad, todo esto ha ocurrido porque el chaval ha tomado una especie de cápsula llamada “Accela” que acelera el tiempo mental y hace que todo transcurra más despacio para él, entrando en una especie de estado de consciencia alterado, que le hizo pensar que estaba ligado a la red. Por ese motivo intenta deshacerse de ello, pero al darse cuenta de que no es posible, decide terminar con todo.

Al volver a casa tras el acontecimiento, a altas horas de la mañana, descubre otra cosa preocupante. No hay nadie en su casa. Ni sus padres, ni su hermana están durmiendo en sus camas. Por alguna razón esto no le preocupa, al menos aparentemente. Al día siguiente, al volver al colegio, ve como un transportista le ha traído un nuevo ordenador. Su padre, a petición de Lain, decidió comprarlo para que la joven se introduzca en Internet y se sienta más integrada con sus compañeros de instituto. Es un último modelo, y ella no sabe hacer más que lo que hacía con su ordenador para niños, pero pronto descubre que tiene posibilidades insospechadas para ella un poco antes. A partir de este momento, todo comienza a acelerarse para Lain. Introducirse en la red le dará una perspectiva diferente del mundo que hará que los siguientes momentos de su vida se conviertan en realmente interesantes.

Continuará…





A %d blogueros les gusta esto: