Posts Tagged ‘corrupción’

Aunque a todas las cosas hay que darles una credibilidad limitada, os invito a leer este artículo (que forma parte, aunque os pueda sorprender, de un blog enteramente dedicado a criticar a la empresa que ha realizado Planet 51):

Planet51: Planet51 …. La película.

Al parecer se trata de unos señores que como el menda, se dedica en parte a dar servicios de programación a otras empresas, y que al parecer han sufrido en sus carnes como alguien mayor que ellos (económicamente hablando, claro, porque moralmente ha quedado a la altura del betún) les ha mandado a la bancarrota (para una Pyme, perder 200.000 euros es irse al carajo con todo el equipo), siendo que parece ser que ese dinero ha terminado destinándose a la realización de la película. No sé muy bien como va la polémica, hasta que punto uno exagera o el otro es realmente tan cabrón, pero ahí queda. Un ejemplo más (probablemente) del despotismo que las corporaciones (incluso las de chichinabo como la productora esta Ilion Studios) pueden ejercer con la sociedad. No tenía intención de ver la película, pero vamos, después de esto se te quitan las ganas de todas todas…

Por el Canon Municipal

Por el Canon Municipal « El Club del Tetraedro.

Leedlo, es entretenido. Y además, no sé si cárcel, pero ya puestos a pagar, que paguen X millones por los posibles robos que van a cometer. ¿No somos los ciudadanos unos ladrones porque vamos a usar los CDs para piratear? Pues estos politicuchos lo mismo. No van a ser menos.

Una factura de 2.100 euros por cambiar una baldosa

Lo dijimos hace poco, este es el país que nos merecemos. Nosotros hemos elegido a estos líderes. Así que ya vale. Tenemos que decir basta de una vez ante este atropello masivo a los ciudadanos. No podemos seguir consintiendo cosas así. Tenemos que denunciar, aunque sean nuestros vecinos, a los que roban y defraudan la confianza de los ciudadanos. Los políticos corruptos deben, simplemente, desaparecer, y, como mínimo, sufrir el escarnio público. De una vez.

España

Estaba leyendo un artículo, muy correctamente titulado “No es país para honrados“, y bueno, qué decir. Sin contar nada nuevo ni recóndito, nos dice claramente algo que por desgracia en realidad sabemos, pero que aparte de eso no llega mucho más lejos: que somos el país de la pandereta y picaresca, aunque desde luego no de ahora. Llevamos siglos predicando con el ejemplo. Una de las razones por las que España perdió todo lo ganado, nada menos que a lo largo de 4 siglos, es por esa capacidad de autoengañarnos y engañar a los demás que al parecer está grabada a fuego en nuestros genes. En el artículo se dan unos pocos ejemplos, pero hay tantos… ¿Pero saben qué? Que no todo es culpa nuestra.

Nuestros gobernantes nos han hecho así a lo largo de los siglos. Es sabido que Castilla era una tierra de prohombres (y de hecho llegó a convertirse en la cultura occidental más exitosa durante un cierto tiempo, sin desmerecer por supuesto al resto de reinos de la península, pero Castilla era el reino más grande y exitoso de su época, aunque Aragón no le iba a la zaga), pero terminó convirtiéndose en el hazmereir del mundo entero tan sólo dos siglos más tarde (ya convertida en España como tal), gracias a los pazguatos, impropios y desagradecidos gobernantes que teníamos,  y a una administración pública que hacía aguas por todos lados. Eso creo incontables generaciones de ciudadanos desagradecidos y timoratos, y así hemos llegado a nuestros días. Mientras que el resto de países iban convirtiéndose poco a poco en potencias mundiales, España se iba reduciendo a la mínima expresión, acentuando nuestra incapacidad para sacar adelante un país que ya habíamos dado por perdido tiempo antes.

Tenemos los líderes que nos merecemos, como ya hemos dicho otras veces. Esos líderes son reflejo exacto y completo de nosotros mismos. De hecho, no es que haya precisamente un clamor popular por el caso Gürtel, por decir algo. Es más, estoy plenamente convencido de que si esto no afecta demasiado negativamente a Camps, este sería capaz de volver a ganar en unas elecciones. Gente como Costa, incluso, tiene la mala baba de sacar pecho y, como poniéndose delante del toro, retar a todo el que se tercie ni siquiera a decirle ¡ladrón! En cualquier país de nuestro entorno, cosas como las que están pasando harían dimitir en manada a todos los implicados, sólo por la vergüenza pública que supone, pero como aquí ninguno tiene la más mínima vergüenza, simplemente se van de vacaciones, y vuelven frescos para capear de nuevo el temporal. Aquí paz y después gloria.

Esto es España, señoras y señores. Ni más ni menos, la que llevamos construyendo entre todos unos 500 años. Pero como digo, esto no escandaliza a nadie. Las cosas están bien así. No es necesario cambiar nada. ¿Para qué hacer tal esfuerzo? Eso sí, espero que todo aquel que se sienta satisfecho y orgulloso de saltarse las normas de tráfico, sortear a Hacienda de mil formas diferentes, racanear a los empleados hasta el rato del café, contratar inmigrantes ilegales, irse de los sitios sin pagar, engañar inflando los precios, ir de botellón, traficar con drogas, no hacer facturas para librarse del IVA, usar prefijos telefónicos para engañar a la gente, ensuciar las calles con todo tipo de basura, y un sinfín más de actividades que realizamos habitualmente en este país como una forma normal de comportamiento, no se les ocurra ni por un momento criticar al PP, ni al PSOE, ni a ningún corrupto. Somos todos los que hemos creado a esta basura de líderes. Vamos, no quiero oír ni una voz.

Actualización: Como de costumbre, Gabilondo diciendo lo que no dice nadie.

Nos la han vuelto a jugar

camps-tomas-sastre-trajePues sí, lo ha vuelto a conseguir. En esta ocasión, los amigos Camps y Costa se han librado, de momento, de un juicio que se antojaba prácticamente asegurado. Sin demostrar nada (es más, los jueces ni siquiera se han leído lo enviado desde Madrid para la causa), y encima quedando de mentiroso, el tío y sus colegas se libran de un más que seguro espadazo justiciero que se ha quedado en palmaditas en la espalda. ¿Por qué? Pues a decir verdad, casi se veía venir.

Porque el presidente del tribunal de la causa es coleguita suyo. Prevaricación al canto. No sólo le dicen que mintió, sino que sin mirar nada más simplemente dicen que eso no implica que cometiera ningún delito. Vamos a ver, señores: ¿me van a decir que hasta el más tonto del pueblo entiende que alguien con poder puede conseguir que se den tratos de favor aunque no se los den ellos mismos? Vienen a decir que el que recibieran los regalos no implica que ellos actuasen de ninguna forma a favor de las empresas encausadas (sólo en Madrid, porque aquí directamente han terminado el proceso). Vaya, ahora no es posible decirle a la persona correspondiente: oye, dale a este este proyecto que es amiguito mío. Vamos, de toda la vida de Dios.

Como digo, lamentablemente se veía venir. Camps y sus acólitos son alguien con mucho poder en Valencia (ese juez tenía que haber sido RECUSADO ipso facto en cuanto se supo que sería el presidente de la mesa; es más, tenía que haberse recusado a si mismo si tuviera un poco de decencia), y su capacidad de influencia es gigantesca. Ahora veremos que decide el Tribunal Supremo, pero hasta tanto no llegan (espero). Si también en el Supremo salen de rositas, pongo el grito en el cielo. Nos están dando por saco inmisericordes y nosotros aguantando marea, y además poniendo la cama. Esto ya empieza a ser un poquito insostenible: Gobierno incapaz de nada y oposición corrupta hasta las orejas. Que jodido país.





A %d blogueros les gusta esto: