Posts Tagged ‘europa’

Bolonia

Yo hasta ahora no estaba muy enterado del tema del Plan Bolonia, pero ahora lo estoy un poquito más (ambos dos son igual de informativos, pero el segundo se mete con el tema en más profundidad):

Vodpod videos no longer available. Vodpod videos no longer available.

Bueno, que cada uno saque sus propias conclusiones. La mía particular en realidad se divide en dos:

  • Todo esto forma parte de la industrialización mundial que llevamos sufriendo desde hace 20 años.
  • Más que el hecho de que puedan estudiar más o menos según recursos u otros criterios, el hecho patente es que se trata de una forma de crear una nueva élite dirigida por las corporaciones para la creación de una ciencia dirigida. Naturalmente, todo aquello que no proporcione un beneficio directo a las empresas (como las humanidades) serán borradas del mapa lo antes posible (como dice el segundo vídeo, la primera en caer o de las primeras será antropología, algo que ya de por si me ha alarmado sobremanera).

Es cierto que la titulitis actual ya no tiene sentido. Como dice el decano en el primer vídeo, las empresas ya no saben que hacer con exceso de licenciados, y el título ya no les sirve como criterio de contratación. Yo soy la viva imagen: no tengo ningún tipo de licenciatura ni diplomatura en informática y he trabajado en empresas punteras del sector en proyectos importantes. Las empresas ya tienen que romperse la cabeza buscando a gente valiosa sin guiarse por de donde vienen o de que están “aparentemente” (porque el título universitario sólo da eso, apariencia de que sabes) preparados para la tarea concreta.

Al final, todo este tinglado se está montando para tener la capacidad de comerciar con la educación. Básicamente se trata de imponer el sistema anglosajón: sólo pueden estudiar los que tienen dinero en materias muy específicas y los que no tienen dinero tienen que pagar prestamos a los estudios durante años, que les endeudan y les impiden desarrollarse a no ser que consigan buenos trabajos. Eso sí, los universitarios que consigan pasar todos los grados, masters y ostias en vinagre tendrán trabajo casi seguro. El resto, o estudia estudios inferiores (que casi será recomendable) o tendrán que estudiar de forma “clandestina”, por su cuenta, y serán unos “intocables” en el sentido más hindú posible. Si ya teníamos una educación cojonuda, la que nos viene encima…

Fuente: http://noticiaserb.wordpress.com/2009/12/10/plan-bolonia-explicado-sin-rodeos/

Aviso para navegantes

No, no estoy haciendo un chiste cruel sobre el Alakrana… Aunque quiero hablar de ello próximamente (tal y como van las cosas, ya puede ser pronto…), tengo tan poco tiempo que de hecho este post lo escribo casi telegráficamente. Pero me parece que es importante darle a este tema cuanta más publicidad mejor.

Como ya sabreis algunos, se ha aprobado una directiva europea por la cual se da permiso a los estados miembros para ejercitar el famoso “apagón” de Internet para la peña que se baje archivos “protegidos por derechos de autor”. Aunque ni ellos mismos saben bien lo que han aprobado, puesto que ahora se discute si es sólo para los que suben cosas (sea o no con ánimo de lucro), si también para los que se descargan, si es obligatorio o no… Vamos, un caos. Francia y Reino Unido han vuelto a ejercer su poder de presión y han conseguido que sus respectivas leyes estatales hayan dado el salto al ruedo europeo. Desde aquí, ZP & company dicen que no se va a aplicar… Y un carajo. Ahora que la SGAE sabe que puede llegar a ejercitar ese tipo de posibilidad, presionará rápidamente al gobierno para que se haga realidad. Lo veremos en poco tiempo.

Estamos perdiendo constantemente derechos y libertades a marchas forzadas. Las telecos, incluso, han llegado a unirse para hablar de la posibilidad de eliminar la tarifa plana y que se pague por descarga. ¿Qué quieren? ¿Destruir Internet? O sea, nos empiezan a dar conexiones de 50 MB de bajada, pero las vamos a usar para bajarnos el correo? ¿Pero la gente se ha vuelto tonta o que? Es decir, hasta ahora las telecos no quería aplicar medidas contra los usuarios porque pensaban que eso les iba a hacer reducir sus ingresos. ¿Y esto no? En cuanto la gente tenga que volver a pagar por descarga (algo que ya habíamos olvidado), volveremos a conexiones de 2 MB, o directamente muchos ni contrarán, porque no tendrá ningún aliciente para ellos. Pero para mi es mucho más grave. Desde hace tiempo, desde USA vienen presionando a otros países para que se impongan medidas muy restrictivas de acceso y de uso. Yo me plateo si todo esto no vendrá porque ya se están cansando de la libertad que da Internet y quieren, básicamente, reducirlo al intercambio comercial y científico. Porque si no, no comprendo todas esta medidas estúpidas. Todo esto les viene grande y están intentando limitarlo de múltiples formas.

Ahora no tengo tiempo pero quiero escribir otro post haciendo un estudio más profundo de todo esto. Creo que es importante que nos defendamos como internautas, y más teniendo referentes como Finlandia, que ha protegido el acceso a Internet como un derecho ciudadano. ¿Qué tendremos que hacer para que nos dejen en paz?

Toca en esta ocasión hablar del partido al que he votado, Ciudadanos – Partido de la ciudadanía. Como este tema me toca de cerca, quiero comentar ciertos aspectos, además de dar cierta publicidad a una opción política que creo que es de sumo interés para los ciudadanos que realmente creen en una democracia de verdad y no la fiesta que tenemos actualmente.

Partido nacido con una clara vocación ideológica e idealista (realmente fue el fruto de un conjunto de intelectuales y pensadores que pensaron que había que crear un partido de cero que realmente fuera símbolo de democracia), tiene una gran cantidad de virtudes. Reconozco que comulgo con la mayor parte, por no decir con todo, de su proyecto político y su programa electoral. No quiero extenderme mucho en esta cuestión, pero ideológicamente es un partido de centro-izquierda progresista no nacionalista (ni regional ni nacionalmente hablando). En él han recabado muchos descontentos tanto del PSOE como del PP, y consiguieron hace tres años tres escaños en el parlamento catalán, todo un éxito teniendo en cuenta que era la primera vez que se presentaban a unas elecciones. Sin embargo, no todo es de color de rosa, y no por ellos, sino porque las circunstancias, a veces, ya sabemos que no acompañan.

Este está siendo un “anus terribilis” para Ciudadanos. Primero, para las europeas se alían con la coalición europeísta Libertas, lo que no gustó a un conjunto de afiliados y líderes del partido. Y para terminar de rematarla, se eligió en asamblea a Miguel Durán como candidato de la coalición a las elecciones, algo que tampoco gustó a según y quien. Y vamos a ver porqué. Libertas es una coalición que tiene como mayor defecto que no le importa mucho el pelaje político de quien se integra en tal coalición: derecha, izquierda, radicales… Eso tiene la problemática de que se ha tildado a la coalición entera de “ultra-derecha”, aunque sólo sea por joder, porque como en el caso de Ciudadanos, también estaba integrada por partidos de izquierdas. Pero las cosas pesan mucho. La cuestión es que se llegó a un acuerdo con ellos que además terminaron por no cumplir todo lo bien que debían, y eso se ha terminado notando durante la campaña electoral. Además, parece ser que la propia Libertas no se lo ha montado muy bien, dado que en la anterior legislatura tenía 3 escaños y ahora ha quedado con 1, pues desde luego la cosa muy bien no ha ido. Y luego está la cuestión de Miguel Durán. A mi me ha parecido un candidato muy adecuado, pero no gustaba en parte de las filas del partido, que lo veían como alguien negativo por su problemas con la justicia, que finalmente no son tales, ya que fue absuelto por los juzgados en su momento (y hace un tiempo ya). En resumidas cuentas, tal vez la estrategia no ha sido correcta en algunos aspectos y esó se tendrá que arreglar, pero además hay otros problemas.

Sólo se han conseguido poco más de 22.000 votos estas elecciones, y si miramos a las generales de hace un año, fueron unos 46.000, así que algo no cuadra. Vale que ha ido menos gente a votar, pero también es cierto que algo ha debido pasar para que no se haya conseguido animar al voto al menos a una cantidad parecida de gente. Es que han sido menos de la mitad, y eso hace daño. Está claro que ha habido un fallo claro de estrategia que ahora tienen que solucionar los líderes del partido (hay habido ya una dimisión por esto). A esto le sumamos que, por intereses políticos, dos de los tres escaños del Parlament han decidido salirse de la disciplina de partido, uno devolverá su acta de parlamentario en verano y el otro ha quedado poco menos que de tránsfuga. Albert Rivera ha quedado como único representante válido de Ciudadanos, y eso lógicamente merma la capacidad de actuación en las deliberaciones y las votaciones. Albert Rivera es además el presidente del partido, con lo que tiene que lidiar con dos problemas muy de cerca.

Otro problema añadido, esta vez externo, es el de los medios de comunicación. Han decidido hacer el vacío a Ciudadanos y otros partidos de igual índole, mientras que otros como UPyD de Rosa Díez disfrutan de una visibilidad muy diferente, sobre todo gracias a medios como El Mundo. Sorprende, porque mientras que en Internet se ve mucho a Ciudadanos, que lo usa como plataforma de comunicación con los votantes, no se ve a UPyD por ninguna parte, y sin embargo consigue escaños a diestro y siniestro. Esto es algo que los dirigentes de Ciudadanos tienen que estudiar con mucha atención. De hecho, he podido comunicarme con el portavoz del partido y tras responderme muy amablemente he podido indicarle mi preocupación por el hecho de que no se ha aprovechado en absoluto el tirón mediático que podía haber tenido alguien como Miguel Durán, que fue presidente de la ONCE y Tele 5 en su día. Para mi, sinceramente, es algo bastante incomprensible y que necesita ser explicado.

En resumidas cuentas, este es el panorama. Sin embargo, y a pesar de los pesares, sigo pensando que es la mejor opción política progresista que hay en estos momentos. Los que comulguen con ideas de izquierda deberían revisar su ideario y probablemente encuentren una gran cantidad de cosas a favor que les puede animar a simpatizar con ellos. Necesitan voz y visibilidad (como otros partidos pequeños, por supuesto). Son la opción frente a los grandes partidos y hay que apoyar las opciones que dan realmente espectativas frente al espectáculo que dan los políticos hoy en día.

Ciudadanos en Facebook

Autoreflexión: PSOE

Siguiendo con el artículo del otro día, me gustaría continuar con el tema enviando al PSOE una serie de ¿recomendaciones? ¿avisos? sobre lo que han sido estas elecciones y lo que significan. Porque claramente no se han enterado: han perdido. La autocrítica brilla por su ausencia en este partido. Todos, empezando por Zapatero, cierran filas alrededor de la idea de que la cosa no ha ido mal, que podía haber sido peor, y que han salvado los muebles. Y además, cuentan con otra cuestión: son el único partido socialista europeo que no se ha ido al garete estas elecciones. Terrible.

Señores socialistas, hagan el favor: han perdido por una cantidad muy apreciable de votos, 4 puntos de diferencia respecto al PP, y con un claro aviso de su base votante: no les gusta lo que estais haciendo. Porque claramente, admitámoslo, a la gente le importa tres narices Europa (irónicamente, ya que ahí es donde se decide todo nuestro futuro, en realidad), y como los grandes partidos han basado toda su estrategia en asuntos internos, eso es lo que realmente ha calado en la ciudadanía. Y ahora mismo la gente sólo está pensando en una cosa: no piensa en Europa, ni en los trajes de Camps, ni en el Falcon… Piensa que está en paro, que no llega a fin de mes, que los sueldos no crecen (y de momento, por suerte, los precios tampoco), que no puede comprarse una casa, etc… Y eso es crisis, señor Zapatero. Eso que usted, muy “acertadamente”, definió como “ligera recesión” hace un año. Y los españoles, especialmente los votantes del PSOE, han dicho que no les mola nada todo esto. El perfil de votante del PSOE es, curiosamente, antagónico al que se supone que debería ser un votante de izquierdas: activo, reinvindicativo, espasmódicamente chillón… El votante de izquierdas se han convertido en alguien pachón, tranquilo, al que no le preocupa nada más allá de sus narices, y claramente el votante del PSOE ha abandonado a su partido de toda la vida. La crisis y la falta de voluntad para afrontarla es lo que ha definido la decisión de estos votantes. Si a eso le sumamos que muchos de los dirigentes y cabezas visibles del partido y ministros son de risa, pues apaga y vamonos. La restructuración del gabinete ministerial no fue más que una pantomima, como las que acostumbra Zapatero, para hacer ver como que hace algo contra la crisis, pero como es lógico, el público no se ha dejado convencer. Señores socialistas, se han ganado a pulso perder la confianza de los votantes, más que nada porque lo que perciben estos es que ustedes la han perdido en ellos. Ya no se gobierna para el pueblo, se gobierna de cara a la galería, para parecer los más guays, y eso, en algún momento tenía que pasarles factura.

Es evidente que en época de crisis el votante de izquierdas se abstiene más de lo habitual. Ya paso con González y ha vuelto a pasar ahora. Si lo de la crisis se hubiera sabido antes de las generales del año pasado, desde luego Zapatero no hubiera salido de nuevo. O tal vez sí, pero tan a la mínima respecto del PP que casi hubieran tenido que pegarse por los escaños. Pero la abstención, en el caso de Zapatero, tiene más significados. La diferencia más notable con Felipe González es que este último era más un hombre de acción, y aunque fallase, hacía cosas. La gente lo castigó porque no supo afrontar la crisis, pero tampoco Aznar tuvo un respaldo muy importante en las primeras elecciones que ganó, por lo que tuvo que hacer pactos hasta con el diablo. Sin embargo, en este caso Zapatero ha perdido precisamente por todo lo contrario: inacción total y absoluta. El Plan E hace aguas por todo sitios y es pan para hoy y hambre para mañana. Tiene encima la suerte de que no hay elecciones generales hasta dentro de tres años, cuando susceptiblemente se habrá superado la crisis (aunque hay quien no está muy seguro de eso), con lo que si no media alguna que otra huelga general, tenemos ZP para rato. Sólo pediría que no fueran tan soberbios y bajasen la cabeza un poco, que se les ve hasta la coronilla.

Autocrítica

Acaban de pasar las elecciones europeas y quiero hacer autocrítica. Y además de hacer autocrítica, quiero que los demás la hagan también. Han sido unas elecciones bochornosas, en muchos sentidos: los partidos en general (con algunas excepciones) han sido totalmente inadecuados tanto en la forma como en el contexto. La gente está totalmente desinteresada por Europa y lo han demostrado con creces. Y los que tenían algo que ofrecer simplemente están desaparecidos. Quiero escribir varios artículos en los próximos días dando a cada uno lo suyo, y voy a empezar por mi, que es bueno dar ejemplo.

Sí, yo no me presentaba a las elecciones, pero me tengo que poner en mi sitio. Mi voto ha ido por la coalición Libertas-Ciudadanos de España, y así lo estuve recomendando días atrás. Pero claramente no ha sido suficiente. No me arrepiento de mi decisión, pero tras los resultados, me planteo cuales han sido los problemas, y es algo en lo que me extenderé pronto en los próximos artículos.

De alguna forma, el partido de Rosa Díez, UPyD, ha conseguido una cantidad de votos enorme (al menos en Madrid), como para lograr un escaño. Lo más sobresaliente de la cuestión es que es un partido infimo, cuatro gatos se diría, pero que por algún motivo tiene predicamento en fuentes como El mundo, que le han hecho una publicidad preciosa, mientras que otros partidos bastante más interesantes, como Ciudadanos, han sido denostrados por esos mismos medios en pro de la ex-socialista. Las varas de medir, extrañamente, no son las mismas, ya que ideológicamente son partidos muy parecidos, y además, no les pega nada a esos mismos medios, tradicionalmente afines a los conservadores.

Mi creencia es que he votado correctamente, pero, llamémosle suerte o como queramos, la cosa no ha acompañado. Ni siquiera teniendo a alguien como Miguel Durán en cabeza de lista. No ha tenido la proyección mediática debida, y extraña incluso, teniendo en cuenta que se trata de un conocido empresario que ha manejado medios de comunicación, entre otras cosas. Me ha parecido una candidatura abierta, sincera y entregada, aunque muchos la han criticado por efectista, fundamentalmente. En mi opinión creo que ha sido desmerecido desde el principio, fundamentalmente por los contrarios, fundamentalmente seguidores de UPyD y compañía. Y la coalición con Libertas creo que también ha sido un detonante negativo para mucha gente, que no lo ha visto con buenos ojos. Pero esto lo comentaré en un próximo artículo.

En definitiva, creo que estas elecciones han sido sucias, estúpidas y decadentes. Nuestros dirigentes han presentado su peor cara, y han enviado al electorado al ostracismo más recalcitrante. Esto seguro de que mucha gente ni siquiera sabía de que eran las elecciones, si es que sabían que había elecciones. Y teniendo en cuenta que en Europa se decide todo lo importante que ocurre en nuestro país y entorno, creo que el desprestigio que día a día se van ganando nuestros políticos está llegando a límites insospechados. Tiempo al tiempo.

Acabo de ver un documental sobre populismo y sinceramente me ha preocupado. Bueno, es una tendencia política que siempre me ha producido resquemor, pero después  de ver el tema desde una perspectiva europea, sinceramente me ha dejado tieso. Los radicalismos y los nacionalismos están aprovechando las crisis (locales y mundiales) para sacar tajada política a costa, como siempre, de los bienpensantes ciudadanos.

Pero vámonos al lado contrario, a los tecnócratas. Los que piensan para el pueblo, pero sin el pueblo. Nuestro mayor exponente hoy día es ZP, que desde que salió elegido el año pasado ha sido un desproposito con patas permanente. Pensándolo detenidamente, se ha convertido en un tecnócrata populista, si es que es posible semejante cosa. Se dedica, las 24 horas del día, a lanzar eslóganes y soflamas chorras que el ciudadano de a pie se traga porque son políticamente correctas. Pero ninguna de esas frases vacías significa realmente nada. No cumple sus promesas, como ha quedado patente en el último debate del estado de la nación (acto que por otro lado no vale para nada, se lo inventó en España Felipe con la sana intención de revalidar cada año su mandato haciendo, como nuestro coleguita, promesas vacías que no iban a ninguna parte). En vez de pensar en soluciones y ponerlas en práctica, lo único que estamos presenciando es un teatro del absurdo en el que los políticos se alejan cada vez más del pueblo, pero engañándonos, haciéndonos creer que efectivamente piensan en nosotros. Las elecciones europeas ya son la risa. No dicen absolutamente nada sobre Europa, sólo se atacan entre ellos y manipulan hábilmente a los indecisos. No hay que pensar en Europa, esa es su idea general. Luego les extraña que haya tanta abstención. Los únicos partidos que están hablando realmente de europa, como Ciudadanos, son silenciados sistemáticamente en los medios de comunicación, y es realmente costoso que se les vea o se les oíga porque, simplemente, deben desaparecer de la vista de los grandes partidos. A Rajoy no me refiero porque tiene tan poco carisma que prácticamente sólo convence a los que ya están convencidos, o sea, que llueve sobre mojado.

En conclusión, tan malo es ser populista como tecnócrata. Los primeros porque intentan convencerte con banales esperanzas y subterfugios, y los segundos porque el pueblo no les interesa un carajo. Y que nadie se confunda. A los populistas radicales no les importa el pueblo. Simplemente se aprovechan de él para conseguir sus prebendas políticas. Por suerte hay vías intermedias pero poco conocidas. Decid no a unos y otros, votad puramente en conciencia y si no veis alternativas reales a vuestras necesidades, votad en blanco. Al cabo del tiempo me he dado cuenta de que abstención lo único que hace es beneficiar a los de siempre. Si no quieres votarles, al menos castígales. Diles que no en su cara.

Estaba llegando a casa y me sobrevino esta: hace 10 años vivíamos mejor que ahora. Sí, teníamos algunos avances menos y Fernando Alonso aún iba al colegio, pero vivíamos mejor, y voy a demostrarles por qué.

Hace 10 años era muy normal cobrar alrededor de 100.000 pesetas. Era un sueldo muy normal, muy estándar. Y se vivía con ese dinero. Pagabas la hipoteca, mantenías una familía y al abuelo, pagabas el coche y además salías por ahí, aunque no pudieras tampoco darte unas vacaciones como es debido. Pero vivías. Sin demasiadas preocupaciones. Las justas.

10 años después, vivimos peor, sin duda. 100.000 pesetas son ahora 600 euros, y con ese dinero no pagas ni la casa. Es difícil mantener una familia de 4 personas, sacas menos el coche porque la gasolina cuesta. Y las vacaciones… Eso sí, no dejamos de salir de copas ni que nos muramos, pero esa es otra historia (sólo es un indicador de la estupidez de nuestra cultura, nada más). Me he percatado de que las 100.000 pesetas de hace 10 años vienen a ser equivalentes, más o menos, a 1.200 euros o tal vez algo más de lo de ahora. El problema es que la equivalencia en pesetas es 200.000. El doble.

Cuando alguien ganaba 100.000 pesetas era lo que ahora llamamos un mileurista. Por una simple regla de tres, el coste de la vida ha aumentado un 40% aproximadamente desde que existe el euro. Es descorazonador. Se supone que ganamos el doble pero todo nos cuesta a su vez un 50% más, con lo que a resultas, perdemos poder adquisitivo a pasos agigantados. Y encima, lo más interesante de todo es que la culpa no es del euro como tal, si no de la avaricia y la desvergüenza.

Reconozco que en su momento fuí un defensor de la idea de una Europa unida. Claro, hasta que abrí los ojos y me di cuenta de como funcionan las cosas en la realidad. La Unión Europea es la forma que ha adoptado el Sistema para seguir sacando más de nosotros sin que de ello resulte un perjuicio para los poderosos. Fue un error. Ciertamente no perdimos el tren de Europa, pero si el de la libertad, la igualdad y la solidaridad. Es un momento triste darse cuenta de cosas así. Pero es mejor darse cuenta e intentar que las cosas sean mejores que vivir con el velo de la ignorancia y la oscuridad. Que deprimente es esto, leñe.

Se dice, se comenta, que la comisión europea se plantea reducir el IVA para los transportistas, a petición de Sarkozy. En realidad, muy de acuerdo no están, y con razón. Europa siempre se ha opuesto a dar ayudas a grupos concretos, sobre todo si pertenecen al mundo privado. Pero lo que no saben ellos ni nosotros es si realmente es necesario o beneficioso que esto sea así, y no sólo a los transportistas. El IVA es el santo grial de los impuestos. Se cobra sí o sí. Esto, junto con el tabaco y los combustibles, son las principales fuentes de ingresos de un gobierno. Otros impuestos son variables, dependen de una serie de circunstancias. Pero el IVA no, y cuanto más se consuma, más ingresa el Estado. Por eso siempre se incentiva el consumo. Podría haber muchas razones para que eso fuera así, pero la fundamental, la realmente importante, es seguir ingresando vía impuestos indirectos. Sí, pueden revitalizar la economía, pero sobre todo, las arcas de los jefes de Madrid.

El IVA es un impuesto injusto y que no es más que un sacaperras. No ajusta nada. Se supone que sirve para reajustar los precios a medida que pasan por las manos de los intermediarios. De esa manera, el coste de un producto final elaborado no es el mismo que el de las materias primas que inicialmente sirvieron para desarrollarlo. Y ese remanente, en vez de pertenecer a esos pasos intermadios, pasa a formar parte del grueso de la hacienda estatal. Es un puro y simple engaño que nosotros asumimos porque pensamos que no nos queda más narices. Hasta el primer gobierno del PSOE el IVA no existía en España. Simplemente se instituyó porque era una forma rápida y sencilla de ingresar dinero. Y mientras, las empresas y autónomos tenemos que cobrar el “impuesto revolucionario” para ellos. Tenemos que cobrarles a ustedes más dinero del debido sólo porque ellos quieren. Piensen en esto un momento y planteense la cantidad de dinero que se dejan al año en este impuesto, junto con el del tabaco y el petroleo. Muchísimo. Por cada euro diario que los 43 millones de españoles se gastan, el estado recauda casi 7 millones. Calcule cuanto dinero se gasta en un día y eche cuentas. Así, yo también tengo superavit, no te jode.

Italia desmadrada

No sé a ustedes, pero mi lo que está pasando en Italia me flipa sobremanera. Un país donde se han inventado gran parte de los sistemas jurídicos y políticos modernos y contemporaneos, donde existe una democracia rara, pero consolidada, y además con un sistema de valores en buena parte parecido al nuestro, y que sean capaces de apoyar semejantes salvajadas como las que se están realizando contra ciudadanos europeos. Esto es como mínimo inaudito. Y luego tienen las santas narices de criticarnos a nosotros porque les damos lecciones de democracia e igualdad de derechos. ¡Y encima hay que disculparse! O nuestro gobierno está formado por calzonazos redomados o alguien es idiota y no me doy cuenta. Esta vez estoy totalmente con Fernández de la Vega: lo que se está haciendo allí es casi un genocidio, y es casi porque no han asesinado a nadie, pero es una caza al hombre que no puede permitirse en el mundo en que vivimos, en la Unión Europea y en el mundo civilizado. Mal por Berlusconi, Bossi y toda su calaña. Malos, malos.





A %d blogueros les gusta esto: