Posts Tagged ‘mentiras’

Hace unos días publiqué un artículo sobre cuestiones relacionadas con el cambio climático y lo que a mi entender son falsedades que se están poniendo de manifiesto continuamente por parte de los líderes globales. Estas cuestiones, observadas aisladamente, son complejas, más que nada porque nosotros, como simples ciudadanos, estamos completamente “invalidados” para comprobar por nosotros mismos la veracidad de la información que se nos indica. Bueno, eso realmente nos pasa con casi todo lo que ocurre en el mundo, pero cuando se trata de ciencia, aún más. Tal vez es una de las razones por las que se insiste en que sepamos cada vez menos ciencia, y por lo que en vez de hablarnos de ciencia de verdad se nos meta por el cogote engendros como “El hormiguero”. También interesa crear confusión, de manera que no sepamos distinguir entre lo real y lo falso, y que lleguemos incluso a dudar unos de otros. Lamentablemente, es algo que consiguen de forma alarmantemente eficaz.

No contento con esto, decidí seguir mirando porque soy un fan de la ciencia “de verdad”, de la que no se habla tanto pero está desarrollada por científicos comprometidos y que sólo buscan aumentar el conocimiento humano (paradójicamente, los pro-globalización también se apoyan en esa ciencia, tergiversándola según sus fines, y convirtiéndola en ciencia falsaria, como se ha destapado por ejemplo con el caso ClimateGate). La cuestión es que, se mire por donde se mire, nosotros, como simples ciudadanos, estamos muy limitados para entender algunas cuestiones, bien por inacción, o bien por limitación, lo que constituye un problema e impide que nos formemos una opinión libre e independiente. Porque tanto los que siguen a los lobbies como los que no, terminan confundidos y se forma una indiferencia y despreocupación por las ideas alternativas que genera que nos tengan en sus manos. Fruto de esto me he encontrado con esto:

¿SABÍAS QUE quienes en los 70 defendían la teoría del Enfriamiento Global, son los mismos que hoy defienden la del Calentamiento? | ANTIMPERIALISTA.

Uno puede pensar de primeras que puede tratarse de una simple cuestión de revanchismo, pero como uno siempre es escéptico, investigué un poco más sobre el tal Stephen Schneider, y entre otras páginas, podemos ver su entrada en la Wikipedia (en inglés), donde se dice claramente que en los 70 defendió la idea del “enfriamiento global”, básicamente con las mismas características que el “calentamiento global”, sólo que cambiando el signo de la temperatura. Claro, si contamos con que este señor es uno de los más importantes defensores de la idea del calentamiento global, sólo hay dos conclusiones razonables: o el hombre es muy mal científico y no sabe por donde se anda (antes o después, dejo al lector juzgar el caso), o ha sido parte de la mentira, tanto antes como ahora. Sea como sea, el objetivo es meter miedo y crear confusión. Pero mientras que la idea del “enfriamiento global” se olvidó adecuadamente a partir de los 80, los que ahora dicen que el calentamiento global (que eran los defensores anteriores del enfriamiento global) lleva décadas produciéndose, parecen olvidarse de que los mismos “problemas” que indican para una cosa también producían la otra, pero con un efecto radicalmente contrario.

¿Qué tenemos que pensar los ciudadanos cuando vemos cosas de este calibre? ¿Tiene algún sentido todo esto? La finalidad, a poco que lo piensas, está clara: confundir y atemorizar. En el tiempo del enfriamiento global se quería potenciar la energía nuclear como la salvadora del mundo en detrimento de los combustibles fósiles. Resulta que tanto antes como ahora, el petroleo es el problema. ¿No es muy raro? En cualquier caso, como decimos en mi tierra, “ni frío ni calor”: ya no sabemos si van o vienen, si tenemos que ir en tanga o con albornoz, y una mentira tras otras, todos con el culo al aire. Y Copenhague, una vez más, no ha servido para nada. A partir del año que viene veremos más impuestos relacionados con el cambio climático (para el que no esté enterado de la vida, ya nos cobran un impuesto específico para el cambio climático en las gasolinas). Todo esto se irá haciendo paulatinamente y de manera que no nos demos mucha cuenta, hasta que encontremos que nos cobran hasta para respirar. Y mientras, aunque no nos enteremos porque ningún medio oficial hablará de ello, a nivel de naciones, habrá luchas intestinas para conseguir mayores cuotas de gases, los países en vías de desarrollo verán como son cada vez más pobres porque no podrán comprar cuotas necesarias para su desarrollo, y los más ricos podrán seguir polucionando a sus anchas sin mayores complicaciones. Y mientras, el ciudadano de a pie con complejo de culpa por usar el coche. Terrible.

Anuncios

2012… El año del descojone

Esta es la crítica de la película que no iré a ver seguro:

2012 estupideces.

Sólo quiero reflejar un pensamiento, más allá de la película en si, que sólo uso como excusa… En ella se habla de desastres tan increíbles que no pueden ser imaginados, excepto por los “enormes” guionistas de Jólibuz en su máximo apogeo. Ok. Pero hay un pequeño fallo: Por lo que sabemos, esto pasa cada 25.800 años aproximadamente, es decir, cada ese lapso de tiempo la Tierra y el Sol se alinean con el centro de la galaxia. Si lo que cuenta la película es cierto, esto debió pasar también hace 25.800 años, aprox. Ahora bien, fue por aquel entonces cuando aparecieron los primeros humanos, cosa que me lleva a pensar que de ser un cataclismo tan increíble, no existiríamos, ya que en esta película prácticamente casi toda la humanidad (excepto los protagonistas, claro, que hacen las cosas más chorras para sobrevivir) desaparece. Y no sólo los humanos, claro, sino prácticamente las especies más importantes de entre los pluricelulares se hubieran ido a tomar por saco. En resumidas cuentas, que no estábamos aquí ni de coña. Es más, sabemos que con la excepción de las placas tectónicas, la mayor parte del planeta que conocemos hoy día, orográficamente hablando, ha permanecido intacto desde hace millones de años. Lo que lleva a preguntarse porque unos señores que saben leer y escribir no han llegado a estas mismas conclusiones y se han preguntado que coño estaban escribiendo este guión. A no ser que el único objetivo, claro, sea ganar dinero fácil y rápido. Si esa es la razón, entonces totalmente de acuerdo.

Porque encima lo han conseguido. Claro, esto sigue la política, auspiciada fundamentalmente por los grandes poderes políticos y económicos, de meternos miedo por un tubo con una amenaza cada vez mayor. Y esta, claro, es la definitiva. La primera semana ha sido un éxito. Probablemente esta será mucho menor y la siguiente mucho menor. Pero es lo que tiene la primera impresión, que es la que queda. Y en nuestro caso, como simples humanos, es la que gana siempre.

Hagan lo que quieran, por supuesto, vayan a verla si lo que les apetece es ver simples efectos especiales (algunos dirán que no son tan simples, pero cuando metes 200 millones en una película puede hacer lo que te de la gana) y un guión totalmente chorrero, pero vamos, si tienen el más mínimo respeto a su tiempo y dinero (lo recomendable es no pagar por ver semejante chorrada), mejor hacen cualquier otra cosa que seguramente les va a reportar muchas mejores sensaciones. Y por lo menos no se aburrirán, como parece que les ha pasado a muchos.

Ejemplo de artículo inexacto

A continuación os presento un artículo que podríamos denominar, cuanto menos, inexacto:

Público.es – Los 10 momentos más importantes de la historia de las Tecnologías de la Información.

Y vamos a ver porqué:

  • Cobol: sí, es un lenguaje antiguo, sin duda, que todavía tiene una gran implantación en bancos principalmente, pero de ahí a ser uno de los 10 momentos más importantes de la historia va un paso. Lenguajes como Algol, Pascal o C merecen ese puesto bastante más.
  • Arpanet: efectivamente, el inicio de la red de redes, sin duda alguna, pero las notas a las que hace referencia el artículo no son de 1969, sino de 1962. Nos tenemos que informar un poquito más, señor quien sea que ha escrito esto, porque no sale por ninguna parte.
  • Unix: bueno, estamos de acuerdo también en la importancia de este sistema, sin duda alguna, y por una vez no ha ninguna incorrección.
  • El primer ordenador portátil: nada que decir al respecto ya que en los comentarios del artículo se especifica claramente que el modelo Compass no es de 1991, sino de 1982.
  • Linux: bueno, bueno, bueno… Frase “legen-daria”: “Linux HA TRAÍDO LA LICENCIA GPL Y EL CÓDIGO ABIERTO…”, y no sigo porque todo lo que dice ese párrafo es una cantidad de chorradas como una casa. Primero, la GPL existe desde 1984, cuando el señor Stallman se la inventó porque estaba hasta los guichis del código cerrado que imponían las nuevas compañías de informática. ESE y no otro es el origen del open source o software libre. Linux simplemente fue liberado bajo esa licencia, pero la licencia como tal ya era conocida desde hace mucho tiempo antes, y el software libre y el código abierto, también, por supuesto, no sólo con la GPL, sino con otras licencias como la MIT y la BSD. Lo único que puede llevar a Linux a esta lista es que efectivamente, ha supuesto una revolución al llevar un sistema potente a todo el mundo, sin excepciones.
  • Window 95: la madre de diox nuestro señor… Atención a la frase: “el escritorio se estandarizó con la barra de herramientas, el menú de inicio, los iconos y el área de notificación”… ¡Si eso ya existía desde hacía mínimo 10 años antes! Tanto Macintosh como los sistemas gráficos para Unix ya poseían esas características de largo cuando apareció Windows 95. Y la frase final es de órdago. Viva el conocimiento informático. Windows 95 fue una de las peores lacras que hemos tenido que vivir los sufridos usuarios de PC en décadas.
  • La burbuja de las puntocom: la primera en la frente. Dice que pasó en 1990… Pues será con permiso del señor Berners-Lee y del CERN, porque no existía la web todavía… Pasó en el 2000, a ver si nos enteramos, señores de Público. El resto del párrafo, pura palabrería.
  • El regreso de Steve Jobs a Apple: que cantidad de paridas por palabra cuadrada. Primero, el señor Jobs YA ERA el puto amo cuando fundo Apple con el señor Wozniak hace como 30 años (un poco antes, de hecho). Ya creaba “hype” en el mundo informático mucho antes del iPod, el MacOS X y todas las chorradas que fabrican ahora. Y recordemos que es el creador de Pixar, NeXT y otra cantidad de cosas que lo convierten en el maldito amo del chip. Y lo del iPhone… Yo ya tenía teléfono táctil como 5 años antes de que apareciera el iPhone. Contrastando noticias, sí señor.
  • Napster: que tuvo una influencia clara en el P2P, eso no lo duda nadie, pero fue un estrepitoso fracaso tanto tecnológica como comercialmente. Además, lo compara curiosamente con el BitTorrent, cuando no tienen absolutamente nada que ver tanto técnica como estructuralmente.
  • Wikipedia: reconozco que es un momento importante del mundo público de la informática, pero como resaltan en los comentarios del artículo, no es un momento de la informática, sino de la información, como mucho. Pongamos a cada uno en su sitio.

Todas las listas son parciales y no se pueden cubrir los aspectos realmente importantes, pero es que esta lista tiene tantas incorrecciones, inexactitudes y falsos positivos que da miedo, aparte de dejarse cosas realmente más importantes, como la invención del PC como tal, la Web, la invención del móvil, que sí son tecnologías de la información, y no Napster o Wikipedia, o lo de Jobs, que hay que tener narices de meterlo ahí con calzador. A ver si nos ponemos las pilas, señores de Público, que publicamos cualquier cosa y esto no está bien para la imagen de un periódico que aspira a ser serio.

Esta página que os presento llevaba meses en la recamara y por fin la lanzo, aunque no garantizo que pueda continuar con ella en breve, pero lo intentaré.

Básicamente, os ofrezco la lectura de un libro en mi opinión imprescindible para cualquiera mínimamente interesado en la religión (cultural e intelectualmente hablando, me refiero) y en lo que ha sido la religión más grande de la historia, desde los inicios. Naturalmente, los creyentes serán recelosos y no podrán soportar fácilmente que les digan algunas cosas, pero si se tiene la mente lo suficientemente abierta, se pueden aprender un buen montón de cosas que yo, al menos, considero necesarias para un desarrollo cultural adecuado en el mundo en que vivimos. Para aquellos que no sean creyentes, este libro abrirá nuevas posibilidades de entender este mundo nuestro y como se ha llegado a convertir en lo que es. Porque aunque muchos no se den cuenta, a decir verdad el cristianismo ha modelado nuestro mundo hasta límites insospechados.

La conspiración de Cristo





A %d blogueros les gusta esto: