Posts Tagged ‘transporte’

Mi motoooo, me la robaaaroooon…

La paranoia con las motos en la DGT está llegando a límites insospechados. Ahora, Tráfico estudia prohibir las motos de más de 100 caballos, con lo que se supone que esperan conseguir que caiga el número de accidentes mortales en los vehículos de dos ruedas. Esta decisión, como otras que se toman en el calentón del momento, nace de no saber qué otra cosa hacer para evitar este problema creciente. La cuestión es que el problema no son las motos de gran cilindrada, sino las personas que las montan. La actitud sobre el manillar y la forma de conducir son las que provocan los accidentes (no cuento, claro está, los provocados por otros vehículos, turismos mayormente). Pero les voy a ser sincero: me parece bien la idea. Soy motorista, mi moto no tiene tanta cilindrada ni mucho menos, pero me gustan las motos, y para mi una moto es un medio de transporte, al igual que lo es un turismo, y sirve sólo para eso, para llevarme de un sitio a otro. Pero parece ser que para mucha gente una moto o un coche son para algo más, concretamente para correr a la velocidad que les da la gana y hacer piruetas en la calle o en la carretera. Esa actitud, ni el gobierno la puede cambiar. Y ante esta imposibilidad (impotencia diría yo), los de Madrid se montan este rollo prohibicionista. Pero yo digo una cosa: para motos, y también para coches. Que sí, que una moto mal llevada es más peligrosa para el conductor, pero un coche mal llevado es peligroso para el conductor, los acompañantes y el resto de la humanidad. Si nos ponemos a limitar cilindradas, capacidades y velocidad, hagámoslo en todos los casos y para todos. Eso, no sólo sería justo, si no además conveniente para la sociedad. Y al que no le mole, pues chico, ajo y agua. Que yo prefiero que a ti no te dejen pasar de 100 que el no poder salir a la calle sin tener que temer que alguien me pase por encima, la verdad.

Derecho a fastidiar

La huelga de transportistas se está calentando mucho, ha muerto ya un huelguista y otro ha estado a punto en un incendio provocado. Nos encontramos en un momento en que el derecho a la huelga se está convirtiendo en derecho a fastidiar, y eso es, como mínimo, peligroso. Hace unos días daba mi apoyo a las reinvindicaciones razonables que tienen los huelguistas (transportistas, pescadores, agricultores, etc.), pero una cosa es tener derecho a exigir, y otra cosa es violar la libertad de elegir ejercer tu derecho al trabajo y a otras cosas (porque no sólo los transportistas no huelguistas son los perjudicados, ya que lo estamos siendo también los ciudadanos de a pie).

¿Que si no metes presión no ejerces fuerza y la huelga no sirve para nada? Eso es según como te lo montes, pero hay una cuestión muy clara: si pierden el apoyo popular la huelga dejará de tener sentido y estaremos ante una confrontación social muy importante. Las negociaciones no van tampoco nada bien, y precisamente los autónomos son los que están dificultando en mayor medida la toma de un acuerdo con el gobierno. El desabastecimiento es cada vez más acusado (el menda, por si acaso, ya ha tomado medidas al respecto), y al menos la gasolina la llevan los polis, porque si no la cosa sería aún peor.

El problema es serio y los transportistas más imperterritos deberán bajarse de la burra en algún momento porque si no les bajarán, y no de forma tranquila y sosegada. El gobierno también deberá forzar un acuerdo, y en su caso, proteger el derecho al trabajo de los que quieren trabajar y la llegada de productos a sus destinos para no crear una crisis social de imprevisibles consecuencias.





A %d blogueros les gusta esto: